La Universidad de Granada ofrecerá un curso sobre anime

"Historia, estética y proceso de producción"

animeUGR

La excelentísima Universidad de Granada, a través de la Fundación General UGR-Empresa, impartirá un curso sobre el amplio mundo de la animación nipona “Animación Japonesa. Historia, estética y proceso de producción” entre el día 4 de mayo y el 2 de junio. Analizará su historia, estética, las técnicas de animación y su relevancia como fenómeno sociocultural, amén de añadir un bloque de prácticas con software profesional.

La ficha del curso, accesible desde la Secretaría General de la UGR, da la siguiente información:

En este curso se propone analizar profundamente el amplio mundo del “Anime”, desde el punto de vista histórico, estético, técnico y como fenómeno sociocultural. Se repasará su evolución histórica, dando a conocer los últimos descubrimientos en torno a su origen a principios del siglo XX, se estudiará la técnica y estética de las series de animación japonesa más populares de la última década, y por último se reproducirá el proceso de elaboración de un “Anime” comercial mediante una serie de prácticas con el paquete de software profesional RETAS Pro HD (Revolutionary Engineering Total Animation System), utilizado en el 90% de los estudios de animación japonesa y considerado líder en la industria del “Anime”.

La inscripción, ya abierta, se podrá realizar hasta el día 30 de abril en el edificio de la Fundación UGR-Empresa en Gran Vía de Colón. El precio del curso será de 60 euros.

 

“Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.”

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.




“Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.”

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.