La dura vida de un animador en Japón

Nos lo cuenta Henry Thurlow, un animador de Pierrot

NarutoGif

Henry Thurlow es un animador nacido en Nueva York. Actualmente está en el estudio Pierrot y ha trabajado en obras como Akatsuki no Yona, Tokyo Ghoul y Naruto: The Last. Creó un hilo en Reddit donde le preguntaron acerca del trabajo como extranjero en la industria del anime, y creemos que encontraréis sus respuestas muy interesantes.

Henry llegó a Japón sin tener un gran dominio del idioma. Trabajó como profesor de inglés y comenzó a buscar un puesto en el mundo de la animación cuando ya llevaba un par de años allí. La mayoría de los estudios de animación están en Tokio. La cercanía entre unos y otros hace que las colaboraciones sean muy frecuentes: en muchos casos, los animadores sólo tienen que cruzar la calle para ir de un estudio a otro. El primer lugar en el que trabajó fue Nakamura Production, un estudio de soporte que generalmente colabora con otros más grandes. Las condiciones eran pésimas, dado que tenía que trabajar gran cantidad de horas para acabar ganando unos 300 euros mensuales.

NarutoHowto

Utilizó ese trabajo como trampolín para llegar a Pierrot, donde cobra unos 950 euros mensuales, lo que tampoco es exactamente una fortuna — en especial, si pensamos en el coste de la vida en Japón. Así es, los sueldos de los animadores son muy reducidos, pero gente como Henry está dispuesta a aceptarlos con tal de poder dedicarse a la industria del anime.

Además, es especialmente difícil abrirse paso para un extranjero. La mayoría de los estudios no contratan trabajadores foráneos y no suelen estar dispuestos a concederles una entrevista. Consideran la barrera idiomática una auténtica molestia y prefieren dar el puesto a oriundos japoneses. Si tu sueño es llegar a ser un animador de la industria japonesa, ten muy presentes las experiencias de Henry: un hombre satisfecho con la faceta artística de su vida, pero que ha sacrificado su vida social para llegar a donde está.

Si queréis conocer algo más sobre el tema, podéis hacerlo con una de las series que se emite actualmente en Japón, Shirobako, un anime que narra en clave de humor muchos pormenores sobre el funcionamiento de un pequeño estudio de animación en Japón, y refleja con cierta fidelidad los niveles de estrés y las condiciones de trabajo a las que muchos animadores están sometidos.

shirobako-episode-5-14

Soy un tipo nacido en un pueblo perdido de la provincia de Jaén que colabora en Deculture cuando no está ocupado trabajando en libros y guiones de manga o videojuegos.




Redactora de artículos variados (Neon Genesis Evangelion, Utena, Nier Automata, Berserk, D.Gray-man) sobre worldbuilding, personajes o narrativa. De vez en cuando alguno de opinión. Tengo un blog donde hago lo mismo pero con libros.