El gobierno surcoreano dedicará más de 300 millones de euros a la industria de animación

Las ayudas llegarán en 2019

poropo penguin

Noticia de contrastes. Mientras en nuestro país se da la espalda a los escasísimos proyectos de animación que salen, con el cierre de estudios y la falta enorme de ayudas en la industria —y cualquiera relacionada con la cultura; no voy a hablar, por supuesto, de la innovación y el desarrollo— al otro lado del planeta, la situación es bien distinta. El gobierno de Corea del Sur ha anunciado que prevé ayudas por valor de más de 300 millones de euros para la industria de la animación, cuyo pago está previsto para 2019, tal y como cuentan desde Cartoon Brew.

Un plan de inversión a cinco años comandado por el Ministerio de Cultura, Deportes y Turismo. Yoon Tae-yong, viceministro de cultura, ha dicho que “el gobierno va a intensificar sus esfuerzos para levantar los ánimos de las empresas dedicadas al trabajo creativo y favorecer un entorno que pueda ayudarles a llegar al mercado internacional”. Un compromiso firme que pretende llevar a su país a la vanguardia de la animación de países como Estados Unidos o Japón-

Todo un ejemplo de buena política para un país que en 2013 vio como de depender de empresas extranjeras para la creación de contenido animado, su producción propia pasó a ser de un 70% del producto total. Corea del Sur seguirá así el ejemplo de Francia, cuyo presupuesto para la industria de animación es de 700 millones de euros.

En España, la última vez —no sé si la primera— que se destinaron ayudas a la creación de contenidos animados fue en 2011. Ese mismo año, nuestro país generaba casi 730 millones de euros en facturación y un total de 8.600 empleos, de los cuales 5.150 fueron directos.

Seguiremos esperando.

Amigo de lo ajeno y pillado con las manos en la masa, por eso me echaron de aquí.




Redactora de artículos variados (Neon Genesis Evangelion, Utena, Nier Automata, Berserk, D.Gray-man) sobre worldbuilding, personajes o narrativa. De vez en cuando alguno de opinión. Tengo un blog donde hago lo mismo pero con libros.