Reseña: ‘Maléfica’

No creas en los cuentos de hadas

Hace poco os traje mi opinión acerca de Into the Woods, el nuevo musical de imagen real de la compañía Walt Disney. Pero hubo otra película, aparte de ésta y Big Hero 6, nominada a los Oscar de este año por parte de la factoría Disney, en este caso al Mejor Vestuario. Maléfica llegaba en Blu-ray a mi filmoteca y llegaba con grandes expectativas. Consiguió no sólo estar a la altura, sino superarse. El éxito de Maléfica prosigue con el estreno de Cenicienta a finales de este mes, y hasta hace poco hemos sabido que Emma Watson interpretará a Bella en la próxima adaptación de Walt Disney. Una vez más, la casa del ratón más famoso del mundo demuestra no sólo hacer buenas películas de animación, sino sorprendernos con giros totalmente inesperados en los momentos más recónditos de los cuentos clásicos que la empresa ya adaptó cincuenta años atrás. Maléfica es un claro ejemplo.

Como todos sabemos, Maléfica está basada en el cuento clásico de La Bella Durmiente, anteriormente adaptada por Walt Disney en el año 1959. Robert Stromberg debutaba como director con este largometraje, trabajando anteriormente en el puesto de dirección de arte en grandes proyectos como Avatar (James Cameron) o Alicia en el País de las Maravillas (Tim Burton).

Todos conocemos el cuento, aunque no desde la perspectiva que nos plantea la nueva cinta de Walt Disney. Esta vez nos adentramos en el mágico reino de Aurora desde el punto de vista de Maléfica, la villana de la historia. Ella no nació así, fue bondadosa como cualquier otro ser mágico de su mundo, y sin embargo, una serie de acontecimientos hacen endurecer su corazón hasta tal punto de lanzar una temible maldición sobre el reino de los humanos, pensando que la venganza acabará con su dolor. Con el paso del tiempo se dará cuenta de que cometió un grave error.

Como dije en la anterior reseña, a Walt Disney le gusta últimamente darle una vuelta de tuerca a sus historias, sorprendiendo de forma grata a la mayoría de espectadores. Maléfica no está basada en un musical tan oscuro como el de Into the Woods, pues prácticamente es una adaptación de la cinta de finales de los 50. Pero conserva esa mezcla tan fantástica entre el amor y el odio. Cómo fácilmente un acontecimiento puede cambiar la historia de una persona hasta llevarla a cometer errores cegada por el rencor, en ocasiones irremediables.

Esa es la maldición de la propia Maléfica, interpretada por la magnífica Angelina Jolie, que estaba siguiendo el proyecto desde sus inicios — allá por el 2011, cuando Tim Burton estuvo interesado en dirigirla. Y sí, recalco que sin esta actriz, el personaje no habría alcanzado el auge al que esperaba llegar. Soy de esas personas que esperó impaciente los primeros carteles del marketing, mostrando a la actriz oculta bajo la mirada de una de las villanas más aclamadas de Disney. “Es perfecta”, pensé. Su interpretación estaba a la altura, y permitió que Maléfica atravesara los trazos de un dibujo y se convirtiera en una mujer de carne y hueso. Imagino que sí, pero os pregunto, ¿quién no se ha enamorado de su cínica pero radiante sonrisa? Angelina Jolie nos muestra a un ser mágico bueno y bondadoso que, a causa de una traición, deja atrás todo en lo que creía para vengarse, aún a costa de la felicidad de sus propios amigos del bosque. Deja de creer en el amor verdadero y lo usa a modo de burla y desprecio contra un ser inocente que nada tuvo que ver con su desgracia. Es más, Aurora (interpretada por Elle Fanning) será la persona que verá a través de ella y que tendrá la cura de su tormento. Y ambas serán la clave para conseguir de nuevo la paz entre sus reinos.

Destaco en especial la interpretación de Sam Riley como Diaval, el cuervo y fiel siervo de Maléfica. Me resultó bastante curioso el hecho de caracterizarlo en la película y que se convirtiera en la molesta conciencia de su ama, como si se tratara del nuevo Pepito Grillo. Bocazas y fiel a sus principios, intentará guiar a la bruja por el camino correcto. El papel del padre de Aurora, el Rey Stefan (Sharlto Copley) es digno de recalcar por la evolución del personaje a lo largo de todo el filme, que si bien podría hablar de él acabaría pifiando a nuestros lectores la trama y aquí una servidora no desea eso. También quiero mencionar a las torpes hadas madrinas de Aurora y al príncipe (Brenton Thwaites), que si bien tenían un papel muy importante en el clásico de animación, en este largometraje pasan a ser meros espectadores de lo que sucede. Y aunque las tres hadas madrinas intentan hacer algo por Aurora… Son inútiles. Pero de esa torpeza te acabas encariñando con ellas, y verles una utilidad aún mayor que el propio príncipe Philip — aún así, lograron decepcionarme un poco. Además que es bastante cómico ver a Imelda Staunton (la archiconocida profesora Dolores Umbridge de Harry Potter) vestida una vez más de rosado pomposo e interpretando a un personaje completamente diferente como lo es Claveline (Flora en la adaptación animada), acompañada de June Temple (Fronda, Fauna) y Lesley Manville (Violeta, Primavera).

Aparte del acertado reparto de personajes y el guión, que aunque sencillo es aceptable, hay algo que destaca por encima de todo lo demás en este largometraje y es, sin duda alguna, la puesta en escena y el vestuario. Se eligieron escenarios que posteriormente se adaptaban al reino de Aurora y Maléfica por ordenador, escogiendo como sitios para rodar algunos de los parques más bonitos de Inglaterra, tal y como hizo Into the Woods, pero usando más presupuesto en posproducción. Por otro lado, el vestuario de Maléfica es exquisito y está muy bien cuidado. El diseño de la protagonista pasó por varias fases, y se decidió no caracterizarla con piel verdosa, conservando aún así sus hechizos de ese color. Porque, seamos sinceros, las llamas de Maléfica en su versión animada siempre serán recordadas por la mayoría de nosotros durante nuestra infancia y hubiese sido doloroso olvidarse de ellas. La razón por prescindir, en todo caso, de piel verde, fue porque querían humanizar a Maléfica, no convertirla en un ser tan ficticio como el resto de seres de su mundo. Angelina tardaba unas cuatro horas diarias en caracterizarse, y el diseño de sus cuernos fue costoso. Los hicieron lo más ligeros posibles y con imanes que permitieran mantener su posición durante todo el rodaje. Anna B. Sheppard, encargada del vestuario de la película, estuvo estudiando el siglo XV y el arte renacentista francés para conseguir el resultado final. Angelina Jolie también tuvo que llevar pequeñas prótesis que marcaran sus pómulos y las lentillas que le dieron la mirada de Maléfica fueron diseñadas por ella misma. ¿Curioso, verdad? Y es ese interés, el de Angelina Jolie, el que me dijo que esta película estaría hecha para mí. Sobre todo por saber que una actriz a la que admiro desde sus principios hubiera trabajado tanto por conseguir lo que tantos esperábamos: Una villana de carne y hueso con un encanto hipnótico.

Antes de irme por las ramas, quería finalizar con la música, compuesta por James Newton Howard, quien ya había colaborado con Walt Disney en algunos de sus largometrajes de animación, como Dinosaurio, Atlantis: El Imperio Perdido o El Planeta del Tesoro. Los temas transmiten perfectamente los sentimientos deseados a lo largo de la película, aunque ninguno de ellos ha llegado a quedarse grabado en mi mente como una composición digna de recordar. Es más, lo que me llamó más la atención fue la canción final que suena en los créditos, una cover de la tan conocida Once Upon a Dream interpretada por Lana del Rey, quien fue elegida previamente por la misma Angelina para cantar el sencillo. Para los más curiosos, la letra de la canción cambia un poco con respecto a la versión original, pero os recomiendo ver antes la película. Y comprenderéis el significado de la nueva adaptación.

Los cuentos tradicionales se quedan estancados con la ideología de la época actual. Walt Disney ha pecado de ello, pero en otros tiempos. Hemos visto crecer a las princesas Disney, pasando de ser chicas inocentes y puras (Blancanieves, Aurora, Cenicienta) a mujeres fuertes, aventureras y que luchan por lo que quieren (Ariel, Mulán, Tiana, Esmeralda), aunque haya habido excepciones en los últimos años. También algunos villanos no han resultado ser tan malos como lo parecían en un principio. Maléfica nos enseña a comprender el mundo oculto tras la maldad, el odio nacido de la tristeza, el rencor y el odio. Y como es posible remediar y curar las heridas de un corazón roto.

No sé vosotros, pero aunque Maléfica no sea la mejor película de imagen real que haya hecho Walt Disney, la considero imprescindible tanto para niños como adultos. Tiene un guión sencillo, con sus fallos, y puede ser predecible (obviamente, conocemos el cuento a pesar del cambio de perspectiva), pero es mágica y agradable de ver. Con una puesta en escena asombrosa y un gran espectáculo visual, Maléfica nos transporta de nuevo a los cuentos de hadas. A las hadas que nunca habíamos conocido. A una como ella.

Maléfica
Lo mejor
  • Angelina Jolie brilla por encima de todo en esta película. Ha hecho un gran trabajo con Maléfica y sin ella puede que el resultado no hubiese sido el mismo.
  • La escenografía y el vestuario, al igual que el trabajo posterior por ordenador, nos regalan un auténtico espectáculo visual, entremezclando un lienzo del siglo XV con la fantasía de los cuentos de hadas.
  • El cambio de perspectiva y el giro de acontecimientos resulta curioso y llamativo.
Lo peor
  • El guión tuvo problemas desde el principio y aunque cumple con las expectativas, es predecible cuando entiendes la perspectiva que nos quiere mostrar la película.
  • El papel de algunos personajes deja mucho que desear, quedando tristemente en un segundo plano.



  • Linkale2

    No me gustó, me pareció muy tonta

  • Kipik

    “La escenografía y el vestuario, al igual que el trabajo posterior por ordenador, nos regalan un auténtico espectáculo visual, entremezclando un lienzo del siglo XV con la fantasía de los cuentos de hadas.” Pues yo he visto fragmentos de la peli y da vergüenza ajena de lo mal hechos que están todos los entornos y los efectos. 0 integración y 0 realismo

  • May

    A mi me gustó mucho y visualmente me pareció una pasada, lo único que me chirrió un poco fue eso de que el hada de niña y buena se llamase maléfica, es como “Qué esperabais? “

  • Nayuki

    A mi me gustó el argumento, tampoco puedes esperar nada del otro mundo siendo una nueva adaptación de ese cuento. Creo que una de sus mejores bazas son los entornos que tiene, visualmente es una maravilla