‘Shonen Note’ de Yuhki Kamatani, licenciada por Tomodomo

Llegará a España durante el segundo trimestre de 2015

shonen-note-big

Los chicos de Tomodomo se siguen ganando un hueco en el mercado del manga en nuestro país, y este 2015 promete ser importante para ellos. A las licencias de Orange y El pupitre de al lado, ahora se suma Shonen Note de Yuhki Kamatani, una serie cerrada de 8 tomos que llegará a España en el segundo trimestre de 2015.

Publicado originalmente en la Morning Two de Kodansha —otra editorial que se sube al carro de una de las editoriales de mayor catálogo y variedad en Japón— se trata de una obra costumbrista de corte dramático que desde la editorial definen como “una obra sinestésica sobre el cambio y la búsqueda de la propia identidad, que fusiona sonido y dibujo con un resultado sorprendente”.

shonen-note

Podéis leer unas páginas en japonés del manga de forma gratuita a través de este enlace.

Yutaka Aoi es un chico que percibe el mundo a través de la música. Traduce los sonidos de la ciudad en melodías y las canciones le emocionan hasta el punto de hacerle llorar. Al mudarse a Kawami y comenzar la secundaria, entra en el coro del instituto, donde sorprende a todos con su cristalina voz de soprano. Junto a él, iremos conociendo a los demás integrantes del coro, así como a sus familias y a sus profesores. Pero la adolescencia es una época de transición y los cambios no tardarán en afectar a sus vidas y a la propia voz de Yutaka.

Amigo de lo ajeno y pillado con las manos en la masa, por eso me echaron de aquí.




  • Kipik

    Pues pinta bien, habrá que leer los primeros caps por Internet a ver qué tal…

  • Joaquín Teepo

    Nabari no Ou (primera obra de esta autora) me encantó, así que le daré la oportunidad.

“Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.”

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.