‘GoGo Monster’ y ‘Sunny’ de Taiyo Matsumoto, licenciadas en España por ECC

La editorial recupera al autor de Tekkonkinkreet en España

sunny-matsumoto

ECC Ediciones ha dado un golpe encima de la mesa durante el 33º Salón del Cómic de Barcelona. Van a ampliar su catálogo de manga fuertemente, y lo van a hacer apostando donde casi nadie apuesta: obras de autor. Las primeras y más sonadas licencias que han desvelado son dos de Taiyo Matsumoto, el popular creador de Tekkonkinkreet, que vuelve a nuestro país tras la desaparición de EDT.

El primero de ellos es Sunny, un manga con cinco tomos publicados hasta la fecha que se publicaba en la Ikki de Shogakukan. Una historia protagonizada por unos niños de orfanato y un Nissan Sunny 1200 que les permite salir de sus aburridas vidas y dar rienda suelta a sus aventuras. Fue nominado a los Harvey el año pasado.

gogo-monster

GoGo Monster, el segundo título confirmado de Matsumoto, es un tomo único publicado en el año 2000 ganador del premio especial de los 30º Japan Cartoonists Association Award y nominado a Angoulême en 2006. Narra la historia de Yuki Tachibana, un estudiante convencido de que en el cuarto piso de su escuela habitan una serie de criaturas sobrenaturales que algunos niños son capaces de ver.

Amigo de lo ajeno y pillado con las manos en la masa, por eso me echaron de aquí.




  • Kipik

    NO PUEDE SER ASDÑKLFNASÑKDJFAÑKDSJNFÑJKDASJNFÑLKDJASNFL-JKDASJFAS compra segura *w* y si en un futuro traen Ping Pong les hago un monumento

    • Marc Serra Llop

      Cuando EDT se cerró e hicieron su outlet para vender los mangas que tenían guardados pude conseguir el primer tomo de Ping Pong en japonés, por lo que puede que ECC también lo haya conseguido de la desaparecida editorial.

      • Kipik

        También me encantaría conseguir Ping Pong, pero al tener la temática que tiene lo veo bastante jodido.

“Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.”

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.