Las ‘amiibo’ de Mario dorado y plateado se acercan a Europa

¡Pero el sombrero es nuevo!

amiibo mario dorado plateado

Aquellos coleccionista de amiibo que busquen sus Stacy Malibu particulares están de enhorabuena, puesto que Nintendo ha confirmado que las amiibo de Mario dorado y Mario plateado saldrán de Norteamérica.

Por ahora ha sido Nintendo Australia quien ha confirmado la llegada de las figuras tanto al país australiano como a Nueva Zelanda. Ambas estarán disponibles el 30 de mayo, con la versión dorada exclusiva para tiendas EB Games y la versión plateada exclusiva para tiendas Target. Su precio, 17,95 dólares australianos, unos 12,7 euros.

Si bien la compañía del fontanero aún no ha remitido nota que haga referencia explícita a la llegada de ambas figuras a Europa, tampoco es necesario recibirlas para saber que las tendremos. Al igual que con los juegos y consolas de Nintendo y otras compañías, las figuras amiibo que llegan a Australia parten de la misma tirada que las del viejo continente. No tenéis más que mirar la parte inferior de cualquier blister de un amiibo y ver que aparecen reflejadas como distribuidoras tanto Nintendo of Europe como Nintendo Australia. Ahora, eso sí, para conocer las fechas que tendremos por estas tierras sí que será necesario esperar.

Las amiibo de Mario dorado y Mario plateado pertenecen a la colección Super Mario. Tienen funciones exclusivas para Mario Party 10, aunque también cuenta con las funciones de una figura normal de Mario (ya sea de la colección Super Smash Bros. o de la colección Super Mario), siendo compatible con aquellos juegos que le den soporte.

Fundador, redactor jefe y editor de Deculture.es. Jugón desde la vieja escuela, amante de JRPGs y SRPGs, a poder ser de estilo clásico. Lector de cómics, amante del manga clásico.




«Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.»

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.