‘El diario gatuno de Junji Ito’: Tomodomo bautiza su nueva licencia

Gatos con manchas de calavera

diario-gatuno-junji-ito-tomodomoTomodomo Ediciones se sube al tren de moda: licenciar manga de gatos. Pero lo hace con estilo, destacando sobre el resto de editoriales. Nada de historias adorables, abrazos llenos de ternura ni travesuras que acaban en dulce sonrisa por parte de los personajes. No. Se trata de Itou Junji no Neko Kikki: Yon & Mu (Ito Junji’s Cat Diary) una historia del motherfucking Junji Ito, maestro conocido por sus mangas de horror como Tomie, Uzumaki y Gyo. Ya hablamos de esta licencia con anterioridad, pero ahora la editorial española lo bautiza oficialmente y nos comenta que en España se llamará El diario gatuno de Junji Ito. Saldrá a la venta este verano.

Os dejo con la información recogida de su página web.

El diario gatuno de Junji Ito
Serie cerrada de 1 tomo

Título original: Ito Junji no Neko Nikki: Yon & Muu
Género: costumbrista, humor
Fecha de salida: verano de 2015

Un manga autobiográfico de Junji Ito que te hará temblar… de la risa.

Sinopsis: J., famoso autor de cómic de terror, estrena un nuevo y reluciente hogar, que se dispone a compartir con su prometida. Pero ella no llegará sola, sino que vendrá acompañada de otro par de inquilinos: Yon, el gato con el que vivía en casa de sus padres, y el peludo Muu. J. -que es más de perros que de gatos- se verá obligado a contemplar cómo su casa va siendo tomada por los dos felinos contra su voluntad. A pesar de ello, y por muy terrorífico que parezca, no podrá evitar acabar queriendo a esos mininos, que a veces parecen salidos del mismísimo averno. ¡Son tan espeluznantemente adorables!

Junji Ito Cat Diary

Fundador, redactor jefe y editor de Deculture.es. Jugón desde la vieja escuela, amante de JRPGs y SRPGs, a poder ser de estilo clásico. Lector de cómics, amante del manga clásico.




“Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.”

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.