‘Fire Emblem if’ cambia su triángulo elemental

Y añade más waifus y husbandos de esos. Era estrictamente necesario.

fire_emblem_3ds

Fire Emblem if es una olla de cambios en la clásica saga de los padres de Advance Wars y Code Name: S.T.E.A.M. Nuevos modos de dificultad, ayudas para los novatos, la desaparición de la durabilidad de las armas y ahora un cambio del clásico triángulo elemental de Espadas-Lanzas-Hachas.

La complejidad seguirá siendo la misma, ya que seguirá siendo un Piedra-Papel-Tijeras, aunque ahora tendremos piedras de dos colores en la forma de espadas y magia, variedad en la celulosa con hachas y arcos y variedad en el departamento tijeril gracias a las lanzas y armas ocultas.

De esta forma, el nuevo orden establecido será Espadas/Magia > Hachas / Arcos > Lanzas/Armas ocultas > Espadas/Magia. Una decisión extraña por parte de la compañía pero que no nos costará mucho memorizar.

Por otro lado, también se han revelado nuevos personajes para el título. Felicia, una sirvienta; Joker y Gunther, mayordomos y otro personaje de clase ninja llamado Suzukaze aparecerán en ambas versiones, pero los ninja Kagerou y Saizou serán exclusivos de la versión blanca.

Los mayordomos y sirvientas, así como los ninjas, contarán con armas ocultas que, aunque débiles, causarán efectos negativos en el enemigo.

Fire Emblem if se lanzará en Japón el 25 de junio y llegará el próximo año a tierras occidentales.

«Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.»

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.




«Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.»

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.