‘Disney Infinity 3.0’ recibe a ‘Kingdom Hearts’ con los brazos abiertos

Poco a poco, pero es un buen comienzo

yasue-keyblade

La lo predijimos hace un par de días, pero sí, finalmente Disney Infinity ha abierto la veda de Kingdom Hearts. Y lo han hecho mediante el objeto más icónico de la saga, la Llave Espada, que estará disponible para todos los jugadores que completen su colección, como ya estuvieron en su día la espada láser o el landspeeder como adelanto de lo que sería Disney Infinity 3.0 y su colección de Star Wars.

Por otro lado, también han regalado un Power Disc muy especial a todos los presentes, uno que hará las delicias de todos los fans vistiendo a Mickey Mouse con sus ropajes de Rey Mickey. Por desgracia, se trata de una exclusividad del D23 y sólo existirán cinco mil unidades en todo el mundo. Los precios en eBay, como es previsible, se están disparando.

No os preocupéis, no obstante, ya que no es la primera vez que ocurre algo así: ya tuvimos en su día a Mickey (Aprendiz de Mago) como adelanto en el D23 y otros Power Disc que más tarde se convertirían en una realidad al alcance de todos. ¿Podríamos tener una figura de Rey Mickey en la cuarta edición? Sólo el tiempo nos lo dirá.

Por otro lado, también se ha revelado el bonus que nos traerá esta edición por escanear nuestro brazalete de Disney Land: la archiconocida estatua de Walt que podemos encontrar en los parques.

Podremos hacernos con las primeras figuras y el disco de Disney Infinity 3.0 a partir del cuatro de septiembre.

walt-disney-di

“Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.”

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.




“Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.”

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.