La espera por ‘Final Fantasy XV’ se debe a la localización y solución de errores

El juego se encuentra entre el 65% y 70% de desarrollo

Final Fantasy XV noctis friends

Seguimos recibiendo nuevas noticias relacionadas con Final Fantasy XV. En esta ocasión, en lugar de venir de Europa, las informaciones proceden directamente desde Japón, donde el director Hajime Tabata ha concedido una nueva entrevista a la revista Famitsu.

En primer lugar se recuerda que Final Fantasy XV llegará a todo el mundo antes de 2017, algo que ya se confirmó con anterioridad — llegará, si no nos fallan, en 2016. Tabata comenta que Square-Enix ha dedicado gran cantidad de esfuerzos y recursos a la decimoquinta fantasía.

Para ser sinceros, hemos tenido que pensar concienzudamente nuestras decisiones de diseño. Es un juego en alta definición, por lo que no es posible ir por ahí implementando cosas nuevas de manera tan alegre. Lo que se decide hacer en un día es implementado meses después. No obstante todo está funcionando de acuerdo a lo planificado.

Con respecto al estado actual de desarrollo de Final Fantasy XV, Tabata comenta:

Se encuentra entre el 65% y 70% de desarrollo. Nos gustaría publicar la versión occidental tan pronto como sea posible [con respecto a la versión japonesa], y hay mucho más trabajo que de costumbre. Estamos trabajando en la localización y solución de errores y, a la vez, en la localización del juego, es por ello que el desarrollo está llevando un poco más de tiempo.

Final Fantasy XV está siendo desarrollado para las plataformas PlayStation 4 y Xbox One.

Via: SiliconEra

Fundador, redactor jefe y editor de Deculture.es. Jugón desde la vieja escuela, amante de JRPGs y SRPGs, a poder ser de estilo clásico. Lector de cómics, amante del manga clásico.




“Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.”

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.