‘Dragon Quest Builders’: nuevos detalles desde TGS 2015

Un Minecraft a la japonesa, pero con su propio carisma

Dragon-Quest-Builders-TGS-2015

Durante el Tokyo Game Show 2015, Square-Enix nos permitió echar un vistazo más amplio a Dragon Quest Builders. Pese a ser un juego de estilo Minecraft, también cuenta con elementos únicos y reconocibles de la franquicia que le dan “espíritu” propio. A continuación os detallo todo lo mostrado en el evento de Square-Enix sobre el juego.

La meta final del juego es la de rescatar y revivir a Alefgard, que ha sido capturado pro el Draconarius. Pero Roma no se construyó en un día, por lo que toca comenzar desde cero.

El jugador podrá obtener materiales realizando la simple acción de ataque. Golpeando el suelo, ramas o troncos obtendremos los materiales más básicos. Como no podía ser de otro modo, los enemigos más básicos son limos azules, al derrotarlos obtendremos aceite azul.

Con los primeros materiales ya recogidos es hora de jugar a los alquimistas. Uniendo el aceite azul y una rama podemos crear una antorcha.

De manera similar a la de Minecraft se nos muestran indicadores de salud y de hambre. Cuando el indicador de hambre se vacía, comenzará a tomar prestadas las reservas del medidor de salud. Al llegar a cero el personaje será derrotado.

Para hacer de una construcción un edificio será necesario que esta cuente con dos bloques de altura, que tenga puerta y que cuente con al menos una antorcha. El rango de nuestra casa irá aumentando si se cumplen determinados requisitos, como por ejemplo cuando se coloca tan solo una cama hecha de paja, esta pasa a llamarse “dormitorio con cama de paja”.

Una vez la casa adquiere el rango de base, comenzarán a aparecer los primeros habitantes. Tener a estos habitantes será muy útil, ya que utilizarán la mesa de trabajo para crear objetos útiles para el protagonista.

Para explorar los alrededores podremos utilizar una función que pone la cámara a modo de vista de pájaro. El ángulo de cámara nos traerá recuerdos de RPGs clásicos. También se comenta que el mundo será muy grande.

Por la noche la oscuridad impedirá ver apenas nada, por lo que el uso de antorchas será necesario para poder iluminar el camino. No obstante, las fases nocturnas y la iluminación están aún en desarrollo.

Echarse una siesta en una cama hará que directamente pase a ser de día, a la vez que se recupera salud.

Al ver una fuente de agua se podrá ir creando un canal para que pase cerca de la casa. De este modo podremos cultivar la tierra.

Al ser derrotadas, las quimeras dejan caer Plumas de quimera, que podrán ser utilizadas para fabricar objetos y herramientas.

Al explorar el mundo podrán aparecer NPCs de manera aleatoria. Estos personajes viven en sus propias casas y podremos interactuar con ellos para convencerlos y que se vengan a nuestra base o ciudad.

El protagonista puede equiparse con múltiples armas a la vez para así irlas intercambiando en función de las necesidades requeridas. Las armas también cuentan con características únicas, por ejemplo el martillo de madera puede romper rocas.

La construcción de edificios también será útil de cara a la obtención de puntos. Con el suficiente número de puntos la construcción irá subiendo de nivel y se podrán construir más cosas.

Se podrán amontonar bloques para construir edificios en zonas más elevadas. Entre los ejemplos gráficos mostrados se muestra la construcción de una posada por encima del nivel del suelo. Hay que tener cuidado cuando se realizan operaciones desde las alturas, pues si el personaje morirá si cae. Esto provocará que todos los objetos de su inventario aparezcan desperdigados por el suelo, obligándonos a regresar a ese punto si se quieren recuperar.

Dragon Quest Builders saldrá a la venta en Japón el 28 de enero de 2016, y estará disponible para las plataformas PlayStation 4, PlayStation 3 y PS Vita.

Vía: SiliconEra

Fundador, redactor jefe y editor de Deculture.es. Jugón desde la vieja escuela, amante de JRPGs y SRPGs, a poder ser de estilo clásico. Lector de cómics, amante del manga clásico.




«Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.»

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.