‘Lost Reavers’ presenta a sus protagonistas

Detalladas sus características

Japón ya disfruta de la beta de Lost Reavers, el proyecto de Bandai Namco para Wii U que nos lleva en busca de tesoros dentro de un free to play online de acción que requiere de la cooperación entre cuatro jugadores. Dicha beta permanecerá activa en aquel territorio hasta el 13 de septiembre, y a raíz de su liberación podemos obtener los primeros detalles de los cuatro protagonistas por ahora disponibles.

Sayuri-Lost-Reavers

Sayuri, un personaje equilibrado en estadísticas que se recomienda a los principiantes. Puede usar su catana para ataques cuerpo a cuerpo, así como dos pistolas para mantener a los enemigos a una distancia prudencial.

Dwayne-Lost-Reavers

Dwayne, un personaje de fuerza bruta que se sirve de un rifle de asalto para enemigos solitarios y de un lanzamisiles para manadas de criaturas hostiles. Cuida que el fuego de los disparos no alcancen a los aliados.

Victoria-Lost-Reavers

Victoria, un personaje que se centra en la cantidad de daño realizado por cada disparo. Con sus pistolas puede dejar tras de sí un reguero de muerte gracias a su precisión mortal, aunque habrá que prestar atención a los tiempos de recarga de munición.

Shadow-Stalker-Lost-Reavers

Shadow Stalker, un personaje capaz de utilizar a la vez un sable y una recortada, desatando su potenciar en los ataques a corta distancia. Con los combos especiales puede atacar mientras recarga la recortada. Hay un inconveniente, y es que se trata de un personaje difícil de dominar, por lo que no se recomienda a principiantes.

Fundador, redactor jefe y editor de Deculture.es. Jugón desde la vieja escuela, amante de JRPGs y SRPGs, a poder ser de estilo clásico. Lector de cómics, amante del manga clásico.




«Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.»

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.