El Pokémon Zygarde desata sus formas alternativas

Además se muestra el Greninja de Ash para el anime

Se han filtrado las páginas del nuevo número de la revista CoroCoro, que ha traido consigo las nuevas formas de Zygarde y un Greninja de aspecto peculiar.

Zygarde-formas

Se ha descubierto que este pokémon legendario es capaz de adoptar diferentes formas. La forma que hemos visto en Pokémon X y Pokémon Y es conocida como Zygarde Forma 50%, también adquiere una forma similar a la de un perro, llamada Zygarde Forma 10%, con dientes afilados y gran velocidad.

La pequeña masa amorfa es la célula, también conocida como Zygarde Núcleo, y sirve de cerebro para cualquier forma adoptada por la criatura. Es el misterioso Pokémon del que hablamos con anterioridad. La forma aplanada recibe el nombre de Zygarde Célula.

Zygarde Forma Perfecta

Forma Perfecta de Zygarde

Pero esto no es todo, el Pokémon puede adquirir su forma definitiva, conocida como Zygarde Forma Perfecta, que mantiene los tipos Dragón y Tierra. Mide 4,5 metros y pesa 610 kg. Se cree que su poder supera con creces al de Xerneas e Yveltal.

Greninja de Ash

Greninja-de-Ash

Por último, se nos muestra a un Greninja de aspecto renovado. En un primer momento podría pensarse que se trata de Mega Greninja, la megaevolución de Greninja, aunque en la revista es definida como “Greninja De Ash”, es decir, vendría a ser como las Pikachu cosplayers, tan solo sería un cambio cosmético aplicado sobre el Pokémon en su forma normal. Este Greninja aparecerá en la nueva temporada de la serie de animación Pokémon XY & Z, que se estrena el 29 de octubre en Japón.

Fundador, redactor jefe y editor de Deculture.es. Jugón desde la vieja escuela, amante de JRPGs y SRPGs, a poder ser de estilo clásico. Lector de cómics, amante del manga clásico.




“Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.”

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.