Curiosidades sobre ‘Digimon’ en diversas entrevistas

Ayumi Miyazaki, Genki Yoshimura y Kenji Watanabe hablan sobre la franquicia

En los pasados meses, el portal coreano DiGiFES ha estado compartiendo distintas entrevistas realizadas a personalidades vinculadas a la franquicia Digimon. Estas entrevistas han sido realizadas a Genki Yoshimura, Kenji Watanabe y Ayumi Miyazaki.

A continuación os traemos la traducción al castellano de estas entrevistas:


 

Ayumi Miyazaki

Cantante de  Brave Heart

Cuéntanos cómo llegaste a trabajar en Digimon

El presidente de la empresa de un conocido me dijo que una discográfica buscaba un cantante para un anime y me ofreció presentarme. Esa fue mi oportunidad.

Hace 16 años, por increíble que parezca, tenía gente en mi vida en contra de que cantase en un anime, pero fue mi oportunidad de oro.


 

Genki Yoshimura

Guionista

Empezaste a trabajar en la industria del anime con el productor Seki. Y en 1999 comenzaste a escribir para Digimon Adventure. ¿Tuvo Seki algo que ver?

Sí, había escrito ya en Marmalade Boy y otros shojo como Neighborhood Story Boys Over Flowers, así que acabar en Digimon fue algo raro.

Sí, una historia de amor es ciertamente un tipo distinto a la aventura. ¿Fue difícil para ti el cambio?

Al fin y al cabo no deja de ser escribir anime. Ya había trabajado en Sailor Moon, y sus batallas me prepararon para esto. De hecho, también trabajé en Ojamajo Doremi, que se me hizo más distinto del romance al que estaba acostumbrado que incluso Digimon.

Hay dos cosas que siempre han traído de cabeza a los fans de Digimon 02. En primer lugar, Ryo Akiyama, que aparece sin presentación alguna. Y, por otro lado, el océano del que aparece Dagomon sin ningún tipo de explicación (risas).

El océano de Dagomon aparece por primera vez en el episodio 13, y el director dijo que no opináramos sobre qué era, así que lo ignoramos durante un tiempo. Pero cuando escribí el capítulo 23, decidí de forma egoísta rescatarlo para traer más dudas. Y, como recordaréis, el Dispositivo Digital de Ken cambió en ese mismo océano. El director me preguntó por qué, que si podía explicarlo. No lo hice, y cuando volví a usar el escenario, le pregunté si estaba o no de acuerdo. Dijo que “vale, pero…”. No hay mucho más en esa historia. Hay cosas que quedan mejor sin explicar.

Por cierto, respecto a Ryo, inicialmente Ken iba a llamarse así, pero como el juego Digimon Adventure Anode/Cathode Tamer ya estaba en desarrollo, tuvimos que dejarlo de lado, así que le pusimos el nombre de Kenji Shimizu, uno de los productores de Fuji TV.


 

Kenji Watanabe

Diseñador de Digimon

¿Cómo llegaste a diseñar el primer Digimon?

Trabajaba en WiZ, la compañía detrás del origen de Digimon en su planificación y desarrollo, así que me pidieron diseñar sus monstruos desde el principio. Ya estaba ocupado con Tamagotchi, así que añadir Digimon se me hizo complicado.

¿Cuál fue el primero que diseñaste?

Tyranomon. De hecho, aparece en el blíster del primer V-Pet de Digimon.

¿Y cuáles fueron las circunstancias?

Me pidieron un monstruo que pareciera un dinosaruio, así que cogí la idea de “qué pasaría si criaras un dinosaurio en una jaula”.

En ese momento, los Digimon eran píxeles en una pantalla de poca resolución, así que tuviste que tener eso en consideración. ¿Cómo fue?

Cuando estaba trabajando en Tamagotchi, también hacía el pixel-art, pero aquí no me daba tiempo, por lo que se dedicaron otras personas. Al principio, diseñaba primero las ilustraciones y luego se reducían a píxeles, pero desde Digital Monster Ver. 2 me daban el sprite y desde ahí la imaginación hacía su trabajo. Llenar el hueco entre píxeles y un dibujo era ciertamente divertido.

Los últimos Digimon que has diseñado, como Hackmon, Jesmon y Mastemon han aparecido muy rápido. ¿Cómo los creaste?

Como cada vez hay muchos más juegos sociales, necesitabámos nuevos personajes para anunciarlos. Tenía que conseguir diseños que encajaran. Hackmon se creó con la idea de que Gankuumon lo criara para ser un Caballero Real y evoluciona a Jesmon.

Mastemon fue creado para para Digimon Story: Cyber Sleuth. Desde el principio, pensé en una ADN Digievolución de Angewomon y LadyDevimon.  “¿Una fusión entre ángel y demonio?” La etimología me llevó a Mastema, el líder angélico de las fuerzas demoníacas.

Desde Tyrannomon a Mastemon hay muchos Digimon distintos. ¿Hay algo en especial que tomes para diseñarlos? ¿Algo en lo que pienses muy conscientemente?

Al principio, queríamos mostrar a niños japoneses diseños basados en cómics americanos. En otras franquicias sólo íbamos a lo “mono”o o “guay”, así que con Digimon quisimos buscar particularidades que despertara algo en ellos cuando lo vieran.

Después oí que los chicos americanos, desde la cuna del cómic, alababan lo que molaba Digimon. Me hizo muy feliz.

Como el diseño es de una forma de vida digital, intenté mezclar conceptos de elementos digitales y orgánicos, aunque sin hacerlo de forma especialmente forzada.

¿Podrías explicar cómo se crea un Digimon de principio a fin?

Al principio el procedimiento es una lluvia de ideas, una imagen previa y, si nos gustaba, una ilustración, dibujada como si todas las ideas se fusionaran en una.

Después, echamos un vistazo al resultado y nos dividimos para hacer ilustraciones sobre la naturaleza del monstruo.

¿Qué Digimon ha sido el más difícil de diseñar para ti?

Probablemente, Jesmon. Las partes mecánicas son uno de mis puntos débiles, así que su diseño se me hizo difícil. Pero, por descontado, si hacen una figura de él, ¡la quiero! ¡Estoy convencido de que será muy chula!

Fuente: Kazarinn

“Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.”

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.




Redactora de artículos variados (Neon Genesis Evangelion, Utena, Nier Automata, Berserk, D.Gray-man) sobre worldbuilding, personajes o narrativa. De vez en cuando alguno de opinión. Tengo un blog donde hago lo mismo pero con libros.