‘Shin Megami Tensei x Fire Emblem’: imágenes de las formas Carnage y más

También se muestran pantallas con las vestimentas de ATLUS

De la mano de Famitsu, salen a la luz nuevas imágenes de Shin Megami Tensei x Fire Emblem, el RPG que fusiona ambas franquicias de ATLUS y Nintendo y es conocido en Japón como Genei Ibun Roku #FE.

Las pantallas muestran tanto los trajes DLC que se obtendrán en Japón con la primera tirada del juego como a los protagonistas luchando con las vestimentas de combate en sus formas Carnage.


 

Forma Carnage

Los maestros Mirage pueden transformarse en medio del combate. Tan solo necesitan tomar prestado el poder de sus MirageEspejismo — aliados, seres de otro mundo atraídos por el talento de las personas. Bajo esta forma, las vestimentas del personaje sacan a relucir su personalidad, haciéndole capaz de luchar de una manera más intensa.


 

Trajes de ATLUS

Los personajes también pueden portar otros trajes durante el combate, como por ejemplo los trajes de baño por DLC que se entregan a quienes hayan adquirido en Japón la edición limitada Fortissimo del juego, o los trajes colaborativos de ATLUS.

Itsuki Aoi — AV: Ryohei Kimura —, traje del protagonista de Devil Survivor 2.

Tsubasa Oribe — AV: Inori Minase —, traje de Rei en Persona Q.

Toma Akagi — AV: Yuki Ono —, traje de Walter en SMT IV.

Kiria Kurono — AV: Yoshino Nanjo —, traje de Princesa en Etrian Odyssey III.

Shin Megami Tensei x Fire Emblem saldrá a la venta en Japón el 26 de diciembre de 2015, en exclusiva para Wii U. En 2016 saldrá a la venta tanto en Europa como en Norteamérica.

Fundador, redactor jefe y editor de Deculture.es. Jugón desde la vieja escuela, amante de JRPGs y SRPGs, a poder ser de estilo clásico. Lector de cómics, amante del manga clásico.




“Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.”

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.