Análisis – Rodea: The Sky Soldier

El vuelo sin motor de Yuji Naka

No todos los días uno recibe la noticia de que Yuji Naka vuelve a realizar un título ambicioso. Después de pequeños proyectos e ideas locas, nos prometió la secuela espiritual de NiGHTS que sería este Rodea: The Sky Soldier. Unas primeras promesas que, como fan del creador y de la franquicia mencionada, celebré con ímpetu.

Porque todo pintaba bien. Quizá sin muchos alardes gráficos, aunque eso podía permitírselo en una consola como fue en su día la Wii, pasando sin pena ni gloria. Pero los altibajos en el desarrollo del título de Prope (esencialmente, los problemas por parte de Kadokawa, su distribuidora nipona) hicieron que tomara el testigo su sucesora, Nintendo Wii U. ¡Incluso con una versión para Nintendo 3DS!

rodea-s-1-1

Y ahí reside el primer problema del título: se nota a la legua que es un port. Y no uno muy bueno, desgraciadamente. Los gráficos, además de pobres, son discordantes entre unos y otros segmentos, como si hubieran rehecho algunas cosas (como los gráficos de los personajes) pero hubiesen dejado el resto como viniese de origen. Definitivamente, algo que necesitaba de un pulido del que carece para un salto generacional como es éste del que hablamos.

Y es una pena, puesto que sus diseños son simpáticos y entran por el ojo rápidamente. No hay más que ver la portada del título para atisbar qué quería ser y, evidentemente, no fue. Conceptualmente, las zonas son variadas y tienen su trabajo detrás. Los personajes cuentan con diseños atractivos y variados. Incluso los niveles están inicialmente bien ideados…  pero la ejecución, en todos y cada uno de los puntos, no es la que debería.

Rodea Sky Soldier limitada 08

Quizá el mismo fallo caiga en su diseño jugable. Está claro, al fin y al cabo quiere ser un NiGHTS, pero fracasa estrepitosamente. Además de contar con una curva de aprendizaje demasiado pronunciada para simplemente hacerte con el control del protagonista, no compensa en absoluto una vez que la conquistas. Sólo lo hace mínimamente jugable. Causa de ello son, por ejemplo, los bugs que plagan el título, con unas colisiones más que ilógicas o algunos enemigos que aparecerán o desaparecerán según se le apetezca a tu consola. Incluso, en una ocasión fui golpeado en el aire y el personaje comenzó la animación de caída… Ascendiendo hacia el cielo.

No es tampoco la historia uno de sus puntos fuertes, ya que es una de estas que simplemente acompañan. Una guerra milenaria entra la tierra y el cielo por recursos, un robot que no está seguro de su identidad y de hasta qué medida es un ser humano y… ya está. No aporta nada al título y como mucho podemos destacar que no molesta. Y, a decir verdad, es exactamente lo que se espera de un título como éste.

Rodea Sky Soldier marzo 01

Rodea Artwork

Si eres capaz de armarte de paciencia y hacerte finalmente con los mandos, queda un juego que hubiera podido ser correcto. Decenas de medallas coleccionables, cierta personalización e incluso algunos simpáticos desbloqueables conforme nos hacemos con dichas insignias, incentivos (como pudiera pasar en NiGHTS o Sonic) por completar los niveles de forma ágil en forma de rangos y materiales para realizar mejoras sobre el personaje o sus habilidades secundarias. Un gran acierto que habría dado una dimensión adicional al juego de haber tenido una base sólida.

Pero poco más es salvable del amasijo de escombros en el que se ha convertido este título. Quizá la música, que tiene ese espíritu de los juegos de Naka o algún que otro efecto de sonido que nos recordará al erizo azul más famoso de todos los tiempos, que queda bien como añadido. Quizá el hecho de que incluye selector de voces (entre inglés y japonés) además del de texto (que excluye el castellano), pero ni la traducción destaca ni su doblaje está demasiado bien planteado salvo que adores tener a una japonesita siendo aún más irritante que Navi. Pero oye, un gran punto a su favor es la opción de regular lo que nos molestará nuestra compañera durante las misiones.

Y ya está. Rodea: The Sky Soldier ha sido una gran decepción. Algo que comprendería si no fuera porque no esperaba grandes cosas del título. Pero no es que falle como juego. No es que falle como secuela espiritual de NiGHTS. No es que falle como creación de Yuji Naka.

Simplemente, falla.

«Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.»

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.

2
Rodea: The Sky Soldier
Lo mejor
  • Buen diseño e ilustración
  • Una banda sonora a la altura
Lo peor
  • Jugabilidad casi incontrolable
  • Demasiados bugs
  • Técnicamente desfasado

NISA


NISA es una subsidiaria de Nippon Ichi Software que brinda a occidente numerosos videojuegos RPG, como Disgaea o la franquicia Atelier.





«Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.»

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.