Análisis: ‘Amnesia: Memories’

Misterios por resolver cargados de emoción, intriga y romance

Era la primera vez que me adentraba en un otome. Y lo tomé con ganas con Amnesia: Memories. Sólo esperaba encontrar a una chica rodeada de cinco galanes con los que desarrollar una bonita historia de amor en un ambiente de instituto, un juego dirigido claramente al público femenino. Pero cuál ha sido mi grata sorpresa de encontrarme con algo totalmente distinto. Existe el romance, sí, pero dentro de una historia llena de intriga, donde se juega con la pérdida de la memoria, el engaño, las mentiras, la confianza… y resolver un misterio que envuelve a nuestra protagonista y al resto de los personajes.

Amnesia: Memories fue un otome de Idea Factory original de PSP que ha llegado a nuestro país a través de un port en PS Vita y en Steam, versión sobre la que se basará este análisis. La protagonista, de nombre anónimo, pierde la memoria tras toparse con un pequeño ser mágico llamado Orion. Éste le explica que ha “chocado” con sus recuerdos por accidente, ocupando su lugar en la mente de la muchacha. El pequeño, arrepentido por lo sucedido, le promete que le ayudará a recuperarlos. El día 1 de agosto, la protagonista despierta sin recuerdo alguno de su vida, pero sí acompañada en todo momento por Orion para ayudarla a lo largo de un mes donde tendrá que aprender a confiar en las personas que le rodean, pero también a desconfiar en otras pocas.

Antes de empezar la aventura, tenemos la opción de elegir entre cuatro rutas distintas, siendo la quinta un premio de desbloqueo cuando logremos superar las demás con el final bueno. Hay personas que comienzan las rutas por preferencia de su chico favorito (yo no fui menos), pero sí que la historia cobrará más sentido si se sigue el orden por el que aparecen las rutas en la pantalla.

Amnesia se decanta por no ser repetitiva. De hecho, en cada ruta, la historia de la protagonista con respecto  al resto de personajes será completamente distinta, y además, los chicos tendrán una personalidad y forma de ser algo diferente en cada una de ellas, teniendo la sensación de encontrarnos con nuevos personajes y sorprendernos con un cambio, radical o no, de los mismos.

2134

Cada personaje en la historia está representado por el palo de una baraja de naipes, tanto su diseño como su mundo: Shin es el protagonista de la ruta de corazones, rudo pero sensible y amigo de la infancia; Toma el de la ruta de diamantes, un muchacho cariñoso y protector que, al igual que Shin, en varias rutas toma el papel de amigo de la infancia; Ikki el de la ruta de picas, un auténtico galán que no tiene reparo alguno en lanzarse con desparpajo; y Kent el de la ruta de tréboles, un chico rudo y calculador que no sabe manejarse bien con las mujeres.

Por último, hablábamos al principio del análisis de una quinta ruta posible, la ruta del joker, protagonizada por quizás el personaje más interesante de todo el juego, Ukyo; callado y reservado, participar en el resto de las rutas con comentarios la mar de misteriosos.

Pero no sólo serán estos atractivos chicos quienes nos acompañen a lo largo de la historia. Aparte del pequeño espíritu Orion, tendremos a una gran lista de secundarios que, dependiendo de una ruta u otra, también se encontrarán en puntos distintos de la historia, incluso en las localizaciones. Por ejemplo, en el maid cafe (si es que no podía faltar este clásico en un otome japonés) donde trabaja nuestra protagonista a tiempo parcial, habrá un número determinado de personajes contratados, dependiendo de la ruta que elijamos.

Ahora bien, aunque nos encontremos ante un otome y el romance sea la base de todo juego de este género, debo decir que Amnesia me ha sorprendido muchísimo por la historia que hay detrás de los recuerdos perdidos de la protagonista. Habrá que ir descubriendo poco a poco quiénes son las personas que la querían, sus amistades, su vida y su rutina. La sensación de encontrarnos perdidos a través de la información que nos van proporcionando los personajes es palpable, tanto que nos sentimos identificados con ella, ¿y es que, de verdad puede confiar en esa persona que dice ser su novio? ¿Puede saber o no que alguien se está aprovechando de su situación? Además, nos encontramos con el hecho de que la historia comienza de una forma sencilla y, a la larga, su argumento va transformándose en algo mucho más serio a lo que podría prometernos un juego de estas características.

Hay un total de 26 finales diferentes con todas las rutas a completar, y sin duda merece la pena completar todas las rutas si queremos desbloquear la gran cantidad de bonitas ilustraciones que nos muestran a lo largo del juego cuando nos encontramos con un suceso importante entre la protagonista y su chico. Para moldear si obtendremos de un final malo a un final bueno, tendremos en el menú una opción que se llama Parámetros, donde podremos ir comprobando, con las acciones y decisiones tomadas, qué camino está llevando la relación de ambos. Sin embargo, aquí radica una de las pegas, y es que sin una guía, será algo complicado obtener todos los finales.

Además de la historia principal de Amnesia, tendremos la oportunidad de ir desbloqueando historias cortas centradas en cada uno de los chicos protagonistas para conocerlos mejor. Así pues, también existen dos mini-juegos basados en el piedra-papel-tijeras y en el hockey de aire -sí, lo que se juega en las recreativas, no sé si sabéis a cuál me refiero-, los cuales estarán disponibles desde el principio del juego en el menú principal.

Amnesia Character Art

El apartado visual es excelente, teniendo en cuenta que un otome está basado en capturas de ilustraciones cuyo únicos movimientos se centran en la boca al hablar y en los cambios de gesticulación de los personajes, los cuales son bastante variados. El diseño de los personajes está cuidado al detalle, sin olvidarnos de esas preciosas ilustraciones que obtenemos en momentos importantes de la historia.

Los temas musicales son una auténtica delicia, desde los temas principales de apertura y final del juego, como lo son los temas instrumentales que nos acompañan a lo largo de las rutas. Además, los famosos seiyuus (actores de doblaje japonés) son capaces de dar auténtica vida propia a sus personajes, acertando completamente con sus personalidades.

Aunque todo juego tiene sus pegas, y Amnesia no iba a ser menos. Ya comenté anteriormente que uno de los problemas del juego es que es bastante complicado obtener un final u otro si no dispones de una guía. Por otro lado, la narrativa tiene una serie de fallos que, si bien podrían haber sido uno o dos, para mí fueron más. Palabras que se repetían, alguna frase sin sentido… una traducción al inglés que debería haberse cuidado respecto a fallos tan tontos si se hubiera revisado con cuidado antes de lanzarlo al mercado. Lo que me lleva a otra decepción, y es que el juego no está traducido al castellano, lo cual es una verdadera lástima.

Sin mucho más que contar, Amnesia: Memories es un otome que toda persona debería jugar para romper la fama que tienen este tipo de juegos por estar dirigido al público femenino. Tiene una historia que despierta intriga, donde amaremos y odiaremos, decidiremos confiar o no… todo depende de nosotros.

7.5
Amnesia: Memories
Lo mejor
  • Historia bastante trabajada y cuidada en un género de estas características
  • Infinidad de posibilidades y finales
  • Personajes con un bonito diseño y muy carismáticos
  • Ilustraciones que roban el aliento
Lo peor
  • La narrativa falla a veces
  • La traducción a inglés cuenta con faltas ortográficas
  • Es complicado conseguir todos los finales sin una guía



“Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.”

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.