Análisis: ‘Pokkén Tournament’

Y el sueño de la infancia se hizo realidad

El 27 de febrero de 1996 Game Freak y Nintendo sacaban para la consola portátil Game Boy un videojuego llamado Pocket MonstersPokémon — que nos mostraba las aventuras de un joven emancipado que luchaba por convertirse en el campeón de una liga donde los protagonistas eran monstruos de gran tamaño que luchaban entre sí y podían ser guardados en una bola que cabía perfectamente en el bolsillo. Quién nos iba a decir por aquel entonces que, en 2016, estaríamos celebrando el 20 aniversario de este juego convertido en célebre e importante franquicia.

Las ediciones Roja y Azul de Pokémon fueron el Torchic de los huevos de oro, un éxito entonces inesperado que rompió barreras culturales y logró encandilar a niños y adolescentes de la época con una fórmula sencilla: dos cartuchos, Pokémon exclusivos para cada versión y la posibilidad de combatir e intercambiar más de 151 criaturas. Era la evolución lógica de los cromos, el tengi falti aplicado a los videojuegos que hizo que durante un tiempo muchos nos olvidásemos de los cromos de la liga para poder disfrutar de estos otros, con los cuales además se podía interactuar y originar rumores — cof, cof, llaves, cof, camión SS ANNE, cof.

En España, el éxito sin precedentes de los videojuegos hizo que Telecinco apostara fuerte por el producto y anunciara por todo lo alto el estreno de la serie de animación. Recuerdo mi gran emoción al conocer la noticia, que no paraba de repetirse en los espacios publicitarios de la cadena. Por fin podría ver en movimiento a aquellos monstruos que me tenían tan atrapados, era algo que ni yo ni ninguno de mis amigos nos podíamos perder, por lo que bocadillo y vaso de leche en mano esperamos con ansia a la cita. Y el momento por fin llegó.

Gengar_nidorino_pokemon

Recuerdo aún hoy en día el hormigueo y cosquilleo que me produjo ver aquel primer episodio, que sin lugar a dudas se ha convertido en uno de los más emblemáticos y significativos. Nada más comenzar, el propio Masamitsu Hidaka jugaba con nuestros jóvenes corazones al mostrarnos, sonido incluido, la escena inicial del videojuego de Game Boy: un Nidorino enfrentándose a un Gengar. Y cuando Nidorino se disponía a atacar, aquella escena, como por arte de magia, adquiría vida, tomaba color y convertía la transición de dos sprites a una escena repleta de movimiento y emoción. No era para nada complicado empatizar entonces con un Ash Ketchum que, al igual que nosotros, se encontraba realmente emocionado, con la excepción de que nosotros eramos testigos por primera vez de un combate Pokémon con semejante fluidez.

Hidaka sembró en nosotros la semilla de una idea, un sueño. El poder ver alguna vez un juego de lucha entre Pokémon que escapara de los sprites de combate que veríamos después en el resto de entregas de la franquicia hasta llegar Pokémon X y Pokémon Y. Es cierto que en el camino hemos sido testigos de juegos para consolas de sobremesa como Pokémon Colosseum o Pokémon Battle Revolution, pero ninguno lograba capturar la esencia de aquella escena entre Nidorino y Gengar, al fin y al cabo faltaba un ingrediente muy importante: la acción directa.

Machamp VS Suicune Pokken Tournament

Pokkén Tournamentポッ拳 — es la materialización de este sueño. Un juego con un apartado gráfico muy vistoso que nos permite elegir entre una plantilla concreta de Pokémon y romper con la tradición de los combates por turnos para poder recrear escenas similares a las vistas en el primer episodio del anime: criaturas de libre movimiento en intensos combates uno contra uno. Cuando en agosto de 2013 fuimos testigos de la primera imagen del proyecto, que mostraba a un aguerrido Lucario frente a un desafiante Blaziken, aún no éramos conscientes de lo que este juego iba a suponer. Por aquel entonces pensábamos en juegos al estilo Colosseum con un apartado visual mucho más realista, y Junichi Masuda nos ponía los dientes largos un mes más tarde al afirmar que la imagen mostrada podría suponer “el futuro de Pokémon”. Finalmente, Pokkén Tournament se anunciaría un año después, en agosto de 2014, confirmándose como juego de lucha para salas recreativas y, más tarde, siendo portado a Wii U. Se confirmaba además que detrás de su desarrollo se encuentra el prestigioso Tekken Studio de Bandai Namco.

Ferrum es la región donde se celebran estos peculiares duelos que rompen necesariamente con el canon de los combates por turnos instaurados en la franquicia. Incluso para cambios como este, que normalmente no necesitarían explicación, se ha decidido aportar un contexto, una justificación que es aprovechada para soldarla junto con la historia, por si Pokkén se pudiese convertir algún día en franquicia propia o incluso en un anexo del canon establecido. En esta región se encuentran unas misteriosas piedras llamadas piedras de sinergia que conectan al entrenador con su compañero Pokémon, pudiendo de este modo ponernos en la piel de las criaturas y controlarlas libremente en escenarios de combate habilitados para ello.

Ferrum Pokkén Tournament

A efectos prácticos, Ferrum se limita a un menú de opciones representadas gráficamente como lugares a los que ir. Nada más comenzar a jugar se nos acoplará nuestra simpática y habladora acompañante, llamada Nia — ¡qué haríamos sin los charlatanes acompañantes en un juego japonés! —, para tomar el primer contacto con el juego y sugerirnos comenzar con el modo Práctica, el tutorial de toda la vida. Un modo con bastantes guías interactivas que van desde los ataques normales hasta las cadenas de combo más complejas. Si bien es útil realizar un primer contacto con este modo nada más comenzar la partida, todos sabemos que el héroe se hace en el campo de batalla, por lo que nada mejor que luchar contra la CPU, amigos o desconocidos para poner en práctica lo aprendido.

Pero nadie sale de casa con el pijama y sin peinar, es por ello que, antes de medirse con los rivales, viene bien ponerse coquetos y visitar Mi zona, donde no solo se puede personalizar el avatar del jugador, sus comentarios, su título, etc; sino que además se tiene acceso a la elección del compañero Pokémon, los Pokémon que le servirán de apoyo en el combate, las técnicas de motivación de la guía y otras opciones como el idioma de las voces — no se incluye audio en castellano, sí en inglés y japonés.

Tras acicalarnos es hora de librar el combate, y para ello tenemos varias opciones: Combate individual, Liga Ferrum, Combate local para dos jugadores y Combate en línea. No hay nada más. Aquí ya vemos que la entrega para consolas está bastante limitada al contenido de la versión para recreativas y, si bien suma contenido y aplica todas las actualizaciones aplicadas al arcade, al final el jugador se ve con pocas opciones mientras se le invita a dirigirse al modo en línea. Que son los tiempos que corren, y de hecho es importante que se de apoyo y notoriedad al combate en línea, sí, pero también hay que cuidar aspectos del offline. Tenemos la Liga Ferrum, que es bastante completa e incorpora un breve modo historia, pero se echan en falta modos adicionales como el Arcade, para librar los habituales siete combates consecutivos adaptando la dificultad, Desafíos que nos animen a cumplir ciertas “tareas” a la vez que nos permite familiarizarnos y dominar la lista de movimientos del compañero Pokémon, e incluso un modo Supervivencia con combates encadenados y clasificación mundial que nos animen a medir nuestras habilidades contra jugadores nacionales y mundiales más allá de la suma de puntos y porcentajes de victoria. Modos como estos, que son un clásico en los juegos de lucha, podrían verse acompañados de otros más imaginativos como los que hemos visto en franquicias como BlazBlue.

Mewtwo Pokken Tournament

Pero esto, sumado al reducido número de compañeros Pokémon, no impiden que Pokkén Tournament se consolide como un juego que sabe hacer relucir al máximo sus virtudes, y lo hace de una manera muy atractiva. Los combates resultan sólidos, adaptables y variados, y cuentan con algo que es imprescindible para justificar la adquisición de un juego, y es que son adictivos, muy adictivos. Incluso si no eres muy ducho en el género podrás comprobar que apenas existen barreras de ejecución y tendrás tus opciones para defenderte y atacar mientras vas perfeccionando tu técnica, y eso incita al “venga, una partida más”.

El hecho de que el jugador novato pueda medirse orgulloso, e incluso plantearse cambiar de táctica entre ronda, contra un rival más experimentado, es algo que muchos juegos de lucha carecen pese a ser muy necesario a la hora de hacer crecer a la comunidad y afianzarla. Quien sabe que su esfuerzo se ve recompensado en una victoria — o casi victoria — no se rinde, se esfuerza para mejorar gracias a la adrenalina y la sensación de que podrá conseguirlo. Sin embargo, quien tiene barreras de ejecución a las primeras de cambio y ve que no progresa simplemente vende el juego y se compra otro.

La facilidad de adaptarse al juego tan pronto no impide que el juego cuente con profundidad en los combates. Es la filosofía de los juegos originales, todos pueden hacerse al juego pero dominarlo requiere un tiempo, y en Pokkén Tournament ese proceso se traduce en diversión. Además de poder atacar a distancia, zonear, realizar cancelaciones, agarrar, contraatacar y baitear al adversario, el juego cuenta con un sistema de combos a varios niveles cuya implementación resulta brillante. No es solo que se ofrezcan combos sencillos, intermedios y avanzados, también han sido diseñados para que sean todos útiles en el combate. Esto no nos va a librar de los habituales spammers que no cesan en lanzar una y otra vez el mismo ataque — por ahora estoy viendo bastantes de estos con Gardevoir, pero también es cierto que el juego aún lleva poco tiempo en el mercado —, pero pese a este inevitable problema cada compañero Pokémon cuenta con sus mecanismos para defenderse.

Braixen Pokken Tournament

Otro factor que aporta dinamismo al juego es la posibilidad de cambiar el punto de vista desde que se libra el combate, denominado fase. Existen un total de dos fases, fase abierta, de recorrido tridimensional, y fase de duelo, de scroll lateral. El cambio del punto de vista no es puramente cosmético, puesto que cada fase altera ciertas acciones, e incluso movimientos, del compañero Pokémon. Además, según nos interese, podemos forzar el cambio de fase para reducir las posibilidades de recuperación del adversario o hacernos con bloques que rellenan el indicador de sinergia, estos últimos tan solo disponibles en la fase abierta.

Para que nuestro compañero desate todo su potencial en pleno duelo deberá recurrir al denominado indicador de sinergia. Cuando se rellena por completo, podremos hacer que nuestro compañero Pokémon active la ultrasinergia y, dependiendo del monstruo de bolsillo que se trate, permitirle megaevolucionar. Durante este estado, el Pokémon es mucho más poderoso, su defensa se verá aumentada, recuperará algo de salud y algunos tendrán nuevos sets de movimientos. Pero lo más interesante de la ultrasinergia es el Ultrataque, un poderosísimo ataque que se acompaña de escenas de acción y todo tipo de efectos visuales y que dañará seriamente al contrincante.

Los Pokémon de apoyo también aportan ese punto de estrategia, frescura y diversión que nos permite salir airosos de más de un apuro. Son parejas predefinidas de monstruos de bolsillo que iremos desbloqueando conforme progresemos en la Liga Ferrum y que son capaces de realizar acciones como dañar al enemigo, otorgar bonificaciones de defensa, velocidad y ataque, curar puntos de salud, etc. En cada ronda solo podrá acompañarnos uno de estos Pokémon de apoyo y su uso será tan solo posible si el indicador de apoyo se encuentra lleno.

El online es sólido y estable, carente de lag — salvo ocasiones muy puntuales en la que uno de los dos combatientes cuente con una mala conexión a internet — y parece contar con una base de jugadores, puesto que se encuentran rivales en menos de diez segundos. Tendremos la opción de librar combates oficiales, donde el objetivo es ir subiendo de rango y ascender puestos en las competiciones nacional y mundial, o combates amistosos que no afectan a la clasificación y que pueden ser librados contra jugadores de cualquier parte del mundo o contra un amigo. De este modo se echan en falta salas donde varios amigos puedan reunirse e ir intercambiando combates mientras el resto actúa de mero espectador.Y si lo que apetece es echar una partida con el amigo que te hace una visita, o con un familiar, también hay un modo multijugador local donde poder medir destreza y habilidades en combates totalmente personalizables.

Avatar Pokken Tournament

Todo entrenador Pokémon sueña con alcanzar la cima de una liga, y esa filosofía no puede estar ausente en Pokkén Tournament. La Liga Ferrum representa ese concepto. Quizás la historia que alberga sea superficial y las ligas menores no sean un reto, pero resulta una opción útil para dar los primeros pasos a la hora de conocer y familiarizarse los movimientos del compañero Pokémon. Eso sí, que sea útil no quita que la IA no suponga un desafío.

El juego luce un apartado gráfico espectacular, poniendo especial énfasis en los Pokémon protagonistas de la acción y los efectos de luces provocados por sus movimientos. Los escenarios son vistosos, detallados y llenos de vida, aunque algunos contarán en los fondos con sprites poco definidos que tan solo son apreciables en el vídeo de presentación Los movimientos de las criaturas son fluidos y resultan naturales y creíbles, traduciéndose en un trabajo sobresaliente.

Chandelure Pokken

El apartado musical simboliza la unión entre el equipo de Tekken y el de The Pokémon Company, pues profesionales de ambos equipos se encuentran presentes, como pueden ser el director de sonido Katsuhiko Iwama y el compositor musical Hiroki Hashimoto, quienes trabajaron en Super Smash Bros. Wii U. El cuidado puesto en las melodías es minucioso, y tras decenas de horas de juego no siento que haya canción fuera de lugar o que taladre la cabeza. Según el escenario podremos disfrutar de canciones más animadas, incluso cañeras, y otras más simpáticas y rurales. Temas que acompañan perfectamente y que no roban protagonismo a la acción del combate, pero sí que ayudan a intensificarla.

Pokkén Tournament para Wii U es un juego que peca de basarse demasiado en el juego original publicado en Japón para salas recreativas. Pese a esto y a su discreta plantilla de personajes es un juego de lucha sorprendente y que sabe hacer relucir de manera sobresaliente sus virtudes. Un título que da mucho juego en los combates, es muy adaptable, logra atrapar y se amolda perfectamente al jugador experimentado, pero también al novato, favoreciendo la sensación de que se está progresando en el dominio del combate y el compañero Pokémon en cuestión.

Fundador, redactor jefe y editor de Deculture.es. Jugón desde la vieja escuela, amante de JRPGs y SRPGs, a poder ser de estilo clásico. Lector de cómics, amante del manga clásico.

8
Pokkén Tournament
Lo mejor
  • El juego con el que todos soñamos al ver el anime se hace realidad
  • Combates que se ajustan perfectamente a todo tipo de jugador
  • Variedad de extras en el combate que aportan dinamismo y diversión
  • Apartado gráfico que muestra criaturas muy detalladas, de movimientos fluidos y que se acompañan de vistosos efectos de luz
  • Sabe hacer relucir sus virtudes al máximo
Lo peor
  • Se echan en falta más modos de juego
  • Plantilla bastante discreta de personajes
  • No se pueden crear salas para varios amigos en el online



Redactora de artículos variados (Neon Genesis Evangelion, Utena, Nier Automata, Berserk, D.Gray-man) sobre worldbuilding, personajes o narrativa. De vez en cuando alguno de opinión. Tengo un blog donde hago lo mismo pero con libros.