Análisis: ‘Super Mario Maker’

La Ley de Sturgeon: El Videojuego

Theodore Sturgeon lo dijo bien claro: «el 90% de todo lo que se crea, es porquería». Y vaya si acertó con Super Mario Maker, la apuesta de Nintendo para Wii U en la que los usuarios crearán los niveles del bigotudo fontanero.

Pero antes de explicar por qué empiezo así el análisis de un juego tan esperado, nos toca felicitar a «Mr. Videogame Himself» por el trigésimo aniversario de Super Mario Bros., un archiconocido título que marcó época y cuyo cumpleaños es la excusa perfecta para el lanzamiento del juego que nos ocupa en estas líneas. Una treintena muy bien cumplida y de la que Super Mario Maker intenta hacer un gran homenaje a través de la creación, la jugabilidad y el imaginario colectivo (amén de los obvios recordatorios de la grandeza en la sociedad de la que participó Mario Paint).

En Super Mario Maker podremos, como ya he adelantado, crear niveles para los más destacados títulos de la franquicia Mario 2D. A saber: Super Mario Bros., Super Mario Bros. 3, Super Mario World y New Super Mario Bros. U. Y desde aquí ya se ven las carencias en contenido del título, echando en falta de la más flagrante de las formas a los títulos para Game BoyPero, durante un rato, no nos importará dada la aparentemente abrumadora variedad de opciones que nos presenta poco a poco el juego, (casi) todo adaptado a los cuatro motores ya mentados. Ciertamente, un trabajo encomiable a la hora de rediseñar objetos, enemigos y música para cuadrar con las estéticas y jugabilidad de cada una de las plataformas.

long mario

Por desgracia, la teoría deja algunos agujeros, haciendo que el producto final unifique parte de las físicas y elimine de un plumazo ciertos detalles diferenciadores (por ejemplo, a los enemigos bailando al son de la música o que al hacer un giro cerca de una flor caigan monedas en New Super Mario Bros. U. Ninguna pérdida dramática pero, a veces, un castigo a nuestra memoria muscular.

Pasado el periodo de adaptación, que por suerte es corto, nos encontramos ante un magnífico editor en el que crear niveles es tan divertido que podría considerarse un juego por sí mismo. Gracias al más que intuitivo entorno (que, a pesar de ello, se las apaña para esconder unos simpáticos huevos de pascua), podremos crear inteligentes niveles en un abrir y cerrar de ojos mientras nos lo pasamos pipa.

Pero por favor, mientras hacéis ese parpadeo, pensad un poco.

Si bien concuerdo en que el 90% de las creaciones son una verdadera patada en los huevos, no puedo culpar al juego de esto. Cientos de veces me ha tocado un nivel tan sencillo como correr hacia la meta (puntos bonus si hay cien trillones de enemigos a los que matar con una estrella), no tener que hacer nada en un insulso auto Mario o simplemente un nivel con elementos puestos al azar para ver qué pasa. O, al otro lado del espectro, niveles que serían perfectamente disfrutables de no ser por la enorme calidad de peligros que podrían hacer que no llegaras al final según apeteciese al Dios Generador de Números.

super-mario-maker-2

De lo que sí que puedo culparle es de dar malas herramientas de evaluación y de búsqueda de niveles (paliadas en cierto modo con Super Mario Maker Bookmark, una aplicación web que sí que nos permite poner algún que otro filtro, pero llegó tarde y no fue la ayuda que todos esperábamos). Si te ha gustado el nivel, deja una estrella. ¿Que no te parece lo suficientemente bueno para darle una estrella? Ah, es tu problema. Si eso, deja un comentario haciendo referencia a la progenie de su creador, pero no esperes algún medidor de a cuánta gente le gusta, a cuánta no o un sistema de etiquetas para organizarlo de forma más clara. Lo que al menos nos proporciona, y de una forma muy acertada, es un sistema de notificaciones sobre a quién le ha gustado un nivel que hayas creado y una perfecta integración con Miiverse a tal efecto. Por dicha red social se compartirán automáticamente los códigos de tus niveles, y podrás escribir comentarios para que aparezcan en ellos.

La búsqueda, en caso de que vayas a por niveles concretos, tampoco será tu amiga. Para compartir niveles volveremos al incómodo y tedioso sistema de códigos ya mencionado, sin la opción de ver los niveles de un autor sin que antes lo localicemos (ya sea explorando o accediendo a uno de sus niveles mediante código), mientras que para la exploración general sólo podremos servirnos de rankings de popularidad o destacados, con no más que un par de filtros que no nos ayudarán demasiado.

Lo que sí que se ha añadido recientemente y le da un poco más de vidilla al jugador que quiere tener objetivos claros es una sección de niveles oficiales, ya sean desde las oficinas de Nintendo o creados por personalidades como Arino (Game Center GX) para promocionar productos, programas o simplemente siendo ganadores de concursos, le darán una vida extra al mostachudo fontanero.

super-mario-maker-3

Pero no nos engañemos: no deja de ser un Mario, y no lo deja de ser a todos sus efectos. Un título inherentemente divertido y que, con los niveles adecuados (y hay no pocos de ejemplo), podrá traernos horas y horas de diversión corriendo, saltando, aplastando Goombas y lanzando caparazones. Con melodías pegadizas y gráficos vibrantes, es lo de siempre, pero más.

Super Mario Maker personaje

Y si bien contamos hay cosas como las rampas y algunas mecánicas o enemigos que se han quedado fuera de la fiesta de cumpleaños, Nintendo ha sabido traer un centenar de invitados en forma de trajes para el fontanero. Luigi, Peach, Bowser y otros tantos personajes de Mario podrán ser manejados con efectos de sonido y animaciones propias, así como todo el elenco de Super Smash Bros. for 3DS / Wii U, los protagonistas de Splatoon y otras tantas sorpresas que no me gustaría desvelar. No obstante, al basar esa funcionalidad en las figuras amiibo, la representación, salvo sorpresas, no deja de ser un escaparate de figuras, con especial descaro en las colecciones de Yoshi’s Woolly World Animal Crossing, para ser más concretos. Es una verdadera pena que un quinto de la representación en un juego de Mario caiga sobre los hombros de los vecinos del bosque de los animales. Pero viendo que podría ampliarse este armario se está ampliando poco a poco con colaboraciones, estrenos, o simplemente diseños antiguos que han querido rescatar como a Daisy, puede que nos quede un poco de esperanza aún para otros personajes de Nintendo.

En resumen, no dejamos de estar frente a un producto sólido, marca de la casa de Kyoto. No sé si Super Mario Maker será uno de esos títulos que pasen a la Historia. Ni siquiera sé si lo recordaremos de aquí a cinco años. Pero ahora mismo, es una mina casi infinita de la magia de Nintendo.

«Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.»

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.

7.8
Super Mario Maker
Lo mejor
  • Juego sólido y tan divertido como siempre
  • Gran celebración de los treinta años del fontanero
  • Hace la construcción totalmente intuitiva y divertida
Lo peor
  • Estadísticamente, vas a encontrar muchos niveles malos
  • Malas herramientas de búsqueda
  • Las carencias de elementos se notan claramente



Redactora de artículos variados (Neon Genesis Evangelion, Utena, Nier Automata, Berserk, D.Gray-man) sobre worldbuilding, personajes o narrativa. De vez en cuando alguno de opinión. Tengo un blog donde hago lo mismo pero con libros.