Reseña: ‘Digimon Adventure tri: Determination’

¿Por qué debemos seguir luchando?

El pasado viernes llegó la segunda parte de Digimon Adventure tri, cuyo título, Determination, resume perfectamente la trama que se nos presenta en esta nueva película que sigue las aventuras de los Niños Elegidos años después de salvar el mundo.

El cometido de Determination consiste en profundizar en los sentimientos e inquietudes de los Niños Elegidos, para así llegar a un nuevo nivel de la evolución de sus compañeros digitales. Si bien en Reunion el protagonismo fue para Tai y Matt, ahora era el turno de Mimi y Joe. Igualmente, la trama consigue atrapar a los fanáticos más devotos de la franquicia Adventure cuando aparecen ciertas pistas que nos conducen a los acontecimientos de Digimon 02.

Como comentaba en mi opinión sobre Reunion, esta nueva serie de películas hacen dudar a los niños, ya no tan niños, de su personalidad, comportamiento o actitud frente a los retos a los que deben enfrentarse en la vida, tanto en la vida cotidiana como su misión de acabar con las amenazas digitales, o bien, una colisión entre ambas. En esta ocasión los escogidos son Mimi y Joe. Mientras que ella siente rechazo por parte de sus compañeros de clase por su egolatría e insistencia en intentar, aun con buenas intenciones, que su opinión sea la única y correcta, Joe no aparece en ninguna de las batallas, sintiéndose cada vez más frustrado con el destino que se le impuso de niño tras contactar con los Digimon. Y a pesar de que Gomamon lo apoya en sus exámenes, ambos al final chocarán, teniendo una confrontación sobre si deberían o no dividir sus caminos.

u5lTq0G

Además, Mimi no sólo presenta ese carácter desenfadado con el que la recordamos con mucho cariño durante sus aventuras en el mundo digital junto a Palmon. Se mostrará a sus compañero su lado más imprudente, volcando sus sentimientos hacia los Digimon y su intención de hacer ver al mundo entero que todos los Digimon no son malos a pesar de los últimos acontecimientos sucedidos.

Sin embargo, no sólo son Joe y Mimi el centro de atención de la segunda entrega. Tai sigue esquivando a Matt en la medida de lo posible, todavía sin sentirse preparado para asumir de nuevo su rol como líder. Y también tenemos a Mei y a su compañero Meicoomon, quienes parecen ser más de lo que aparentan, consiguiendo captar la atención de los espectadores en el clímax de Determination. Algo que realmente me emocionó fue ver a Ogremon y Leomon de nuevo, en honor a que, en efecto, la segunda película se centraba en los niños elegidos que habían sido más cercanos a ambos en el mundo digital, Joe y Mimi.

En cuanto a los encuentros de los niños y sus Digimon en los baños termales… creo que disfruté más la segunda mitad de la película. El principio se me hizo bastante más lento que el de Reunion, quizás porque ya quería un poco de la acción de Adventure y menos rellenos algo clásicos del anime japonés. En mi opinión meter en una misma película un día de baños termales y otro día de festival escolar ha sido demasiado cliché junto y eso me ha disgustado un poco.

Sin embargo, Digimon Adventure tri sigue cumpliendo con su cometido, y es que la historia va desarrollándose (aun a cuenta gotas) y la cosa comienza a ponerse más interesante.

Digimon Tri: Determination
Lo mejor
  • La superación personal de Joe y Mimi en esta entrega me ha parecido más trabajada y entregada que la de Tai en Reunion (la cual aún no parece estar resuelta del todo)
  • La animación y la música sigue estando al nivel de la primera entrega
  • Usar personajes clásicos de ambas series de Adventure y 02 despiertan la nostalgia de muchos
Lo peor
  • El uso de tanto cliché de ambiente japonés en una misma entrega (baños termales, festival escolar) ha conseguido disgustar, a pesar de que esté dividida en cuatro capítulos
  • Puede que sea más lenta que la anterior, conservando todo lo más interesante para los últimos minutos de la cinta



«Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.»

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.