Análisis: ‘Yo-kai Watch’ (3DS)

El verano imaginado de Level-5

Yo-kai Watch, de Level 5, es un juego de Nintendo 3DS con varias lecturas posibles. No porque contenga una historia muy profunda ni nada por el estilo: al contrario, trata de mantenerse simple en todo momento. Pero creo que los niños y adultos que lo juguemos encontraremos experiencias muy diferentes.

Quienes tenemos cierta edad hemos vivido una infancia muy diferente a la que tienen los chavales de hoy en día. Una infancia sin móviles, sin tablets, sin televisiones en nuestros cuartos. Muchos no tuvimos más videoconsola que la Game Boy hasta que nuestra edad alcanzó las dos cifras, o teníamos padres prudentes que controlaban las horas que dedicábamos a las sobremesa.

Y llegaba el verano. Nos encontrábamos de pronto con unas diez horas libres a las que dedicar el día. Bajo un calor a menudo sofocante, salíamos a la calle y tratábamos de encontrar fuentes de diversión, fuera donde fuera: no somos japoneses, así que no era habitual que cazáramos bichos, pero sí que los observábamos e interferíamos con el desarrollo normal de la vida en los hormigueros. Si veíamos un gato colándose bajo un coche, no dudábamos en tirarnos al suelo para mirar o saltábamos a jardines para perseguirlo. Si había un local o una casa abandonada, dábamos mil vueltas a la manzana tratando de encontrar una forma de colarnos dentro, aunque supusiera trepar a un segundo piso o arrastrarnos por un ventanuco. Un túnel de desagüe era una cueva inexplorada y no podíamos resistir la tentación de arrastrarnos para investigarla, aunque corriésemos el riesgo de ensuciarnos y llevarnos el castigo de nuestras vidas. Nos inventábamos juegos absurdos, dedicábamos nuestras energías a las cosas más inverosímiles, a veces los vecinos nos veían tan ociosos que aprovechaban para encargarnos alguna tarea. E incluso así, a veces no encontrábamos nada de interés en todo el día, pero no importaba: llegado ese caso, nos lo imaginábamos.

Nathan y Yo-kai Watch

¿Los niños en occidente siguen haciendo esas cosas? La verdad es que no tengo ni idea, pero me cuesta imaginar a un crío actual sin alternativas para llenar su tiempo libre. Probablemente no sean conscientes del auténtico valor del aburrimiento, de cómo puede llegar a estimular la imaginación. Por eso sigo preguntándome si realmente Yo-kai Watch tendrá éxito entre ellos. Se trata de un juego sobre un niño (o niña) que pasa el verano divirtiéndose con un reloj que le tocó en una máquina expendedora. El chico, Nathan, que sólo pretendía capturar unos pocos insectos para realizar sus deberes de verano y evitar que sus amigos se metan con él demasiado, acaba rodeado de Yo-kai, espíritus tradicionales japoneses que pueden representar toda clase de cosas: desde ánimas de difuntos y espíritus de objetos inanimados hasta explicaciones para los despistes o sentimientos como la envidia y la tristeza.

Y esto es importante, porque la naturaleza de los Yo-kai es por definición ambigua. No son seres necesariamente bondadosos o malévolos; los conceptos del bien y el mal les resultan bastante ajenos. Se dedican a hacer las cosas que hacen porque era necesario un modo de dar una explicación infantil a cosas que no tenían una explicación aparente. Desde un punto de vista occidental (y concretamente, español) estarían de hecho más cerca de los duendes que de los fantasmas. El juego respeta este espíritu; no incita a los niños a la maldad, ni mucho menos, y en realidad el jugador pasa la mayor parte del tiempo tratando de arreglar travesuras que causan los Yo-kai. Pero no se les culpa de su naturaleza pícara ni se les considera malévolos por ello, y sus actos no te impiden hacerte amigo suyo.

Pero va siendo hora de hablar de aspectos más técnicos. Si algo hay que decir de los Yo-kai es que son bastante variados, pero aun así la enorme cantidad de ellos (más de 200 sólo en este primer juego) se debe en gran medida a que cada criatura tiene varias variantes con ciertos cambios en el modelado y el color, pero conservando la misma base. Quienes hayan jugado a Ni no Kuni sabrán de qué hablo, pues es básicamente lo mismo que ocurría con los Únimos. De todos modos, incluso quitando estas variaciones la cantidad de Yo-kai originales no sería nada despreciable.

Enormarabajo

El método para encontrar a los Yo-kai es el siguiente: cuando la brújula del reloj indica que hay uno cerca, Nathan (o Katie) utiliza la lente que le permite ver espíritus en rincones de toda clase (junto a un cubo de basura, debajo de un coche, en un parterre de flores). Tras unos segundos observándole, el Yo-kai atacará al jugador y se iniciará la batalla. En este juego, el jugador puede controlar simultáneamente a seis criaturas. Tres irán en la vanguardia y tres en la retaguardia. En la pantalla inferior de la consola está representada la esfera del Yo-kai Watch, que podemos girar para hacer rotar la formación e intercambiar a nuestros espíritus de sitio. Ellos lucharán automáticamente; si tienden a hacer daño físico, daño espiritual, curar o espiritar (infligir estados alterados) dependerá de la personalidad de cada uno. Nuestro papel como jugadores es aprender a comprender cómo actuará cada Yo-kai en cada situación y en cargar los animáximum, ataques especiales más poderosos que nuestras criaturas pueden lanzar cada cierto tiempo. Ni siquiera podremos darles objetos demasiado a menudo, así que los objetos curativos no nos resolverán los combates y tendremos que usar la cabeza.

Si lo que nos interesa es reclutar a un Yo-kai enemigo, la cosa se complica. Algunos poseen técnicas que nos facilitan el proceso, y siempre podemos lanzarles comida con la esperanza de que les guste, pero nada asegurará que el espíritu que buscamos se venga con nosotros, y podemos llegar a necesitar muchos intentos. Es un sistema adecuado mientras no te preocupe limitarte a usar los Yo-kai que te vayan tocando, pero si buscas a alguno en concreto ya sea porque lo quieres para tu equipo o porque te lo solicitan en una misión, puedes llegar a frustrarte bastante.

Por lo demás, la experiencia de las batallas es muy divertida. No se trata de un juego difícil, aunque algunos jefes pueden resultar realmente desafiantes. Existen tantas estrategias posibles como Yo-kai hay en el juego y cada jugador puede encontrar la más adecuada para su propio estilo. La enorme cantidad de misiones repartidas por Floridablanca serán la excusa ideal para ir haciendo pruebas y decidir a quién queremos en el equipo. Además, en ellas aprenderemos mucho sobre los diferentes Yo-kai y sobre la vida de los habitantes de la ciudad. Más, en realidad, de lo que aprenderemos de nuestros supuestos amigos en la historia principal. Cada uno tiene una pequeña parte de la historia dedicada a sí mismo, pero incluso en esos momentos interactuamos poco con ellos, y que los dos principales parezcan calcos Gigante y Tsuneo no ayuda. Podríamos habernos sentido más unidos a estos personajes si hubiesen estado más presentes durante la aventura. Pero no es esa clase de historia: Nathan/Katie es el único que sabe de la existencia de los Yo-kai y tan sólo Whisper estará con él de principio a fin.

Además, como empecé diciendo, la historia es intencionadamente simple. No es lo importante aquí. Al uso de un sandbox occidental, deposita casi toda la carga narrativa en las misiones secundarias y nos permite vagar por un mapa enorme haciendo las que nos apetece hacer cuando nos apetece hacerlas. Resulta una gran decisión porque, como ya comenté en mis primeras impresiones, el verdadero punto fuerte de Level-5 es el mapeado. Pasear por Floridablanca es una experiencia inolvidable, y no estoy hablando de los combates o las misiones: simplemente el caminar por esas calles, repletas de detalles que nos hablan de un cariño y dedicación extremos y que nos invitan a adivinar cosas sobre los lugareños e incluso hallar secretos. Es muy difícil contar una historia a través de un paisaje, pero esta compañía domina ese arte a la perfección.

Yo-kai como son

También ayuda la música, no demasiado memorable pero siempre adecuada y a menudo pegadiza. Tiene un aire ligero; comprensible teniendo en cuenta que el tono del juego no es lo que se dice serio o solemne. Las escenas cómicas están por todas partes, y funcionan gracias al surrealismo de muchas de las situaciones. Incluso en las situaciones más desesperadas habrá siempre tiempo para chascarrillos y observaciones jocosas. La estética de los Yo-kai, tendiendo más a lo mono y gracioso que a lo guay (aunque hay diseños MUY guays), nos da una buena pista de lo que esperar a este respecto. La impecable localización también contribuye al apartado: dado que la mayoría de los nombres de estos seres son juegos de palabras en japonés, se han adaptado de forma que sean comprensibles para nosotros. Sigo pensando que en un juego sobre fantasmas japoneses habría estado bien usar los nombres en japonés y no los ingleses para los personajes humanos y la ciudad en sí misma, pero la verdad es que a la hora de la verdad resulta indiferente para la experiencia. En cualquier caso, las voces de los Yo-kai están bien dobladas y las oiremos (en mayor o menor medida) durante los combates, así como en algunas escenas.

No son demasiados los minijuegos: el de cazar insectos y peces es una simple ruleta que hay que detener en el momento justo. Hay una buena variedad de insectos, pero encontrarlos todos es una tarea que requiere paciencia. Una vez capturados, puedes intercambiarlos por objetos útiles para los combates. También existe un minijuego que se repetirá en varios momentos y consiste básicamente en jugar al escondite con los niños de la ciudad, y otro que se inicia en cualquier momento de forma aleatoria y en el que debemos recoger objetos mientras tratamos de escapar de una especie de pesadilla, literal y figuradamente. De forma muy acertada, chibisake describió este último minijuego como mezcla de Pac-man y Metal Gear Solid.

Casanono

En cuanto a otro contenido optativo, me temo que Yo-kai Watch no dispone de una opción para jugar contra otros jugadores vía online. Resulta inexplicable en estos tiempos, donde todo está interconectado, a menos que la intención expresa de los creadores sea obligar a los niños a salir de casa y buscar rivales; pues lo que sí existe es un modo de batalla local. Además, activando la función Streetpass, es posible llegar a luchar contra los Yo-kai de las personas con el juego que te cruces por la calle y hasta llegar a reclutarlos. Dado que ya expliqué que el sistema de reclutamiento depende totalmente del azar y que tampoco disponemos de una opción para intercambiar Yo-kai, completar el medálium (el libro en el que guardamos todas medallas Yo-kai junto con información sobre ellos) puede volverse una misión imposible.

Yo-kai Watch no es perfecto, pero es diferente. Las comparaciones con Pokémon son inevitables, pero lo único que tienen en común es que el jugador pelea con equipos de seis monstruos. Tampoco hay mucho que comparar con Digimon, más allá de que aquí tratamos con seres de otro mundo que habitan el nuestro en secreto. Me recuerda al desconocido Megaman StarForce de Nintendo DS en varios aspectos (el arquetípico grupo de amigos, los seres que solo se ven a través de un cristal especial…), pero menos está centrado en la historia y más en la exploración. Es muy como Ni no Kuni, pero un Ni no Kuni donde el mundo que importa es el nuestro actual y no una tierra de fantasía. Y precisamente así es como logra apelar a la nostalgia, además de con esos diseños que a menudo parecen sacados de una serie de dibujos antigua. Se trata de un juego hecho de infancia: de la nuestra, un regalo para la generación que no llegó a tiempo para conocer la fantasía de lo cotidiano.

Soy un tipo nacido en un pueblo perdido de la provincia de Jaén que colabora en Deculture cuando no está ocupado trabajando en libros y guiones de manga o videojuegos.

9
'Yo-kai Watch'
Lo mejor
  • Un sistema de combate ágil, original y lleno de posibilidades
  • El diseño de mapas, recorrer una ciudad en la que querrás perderte durante horas
  • Las misiones secundarias nos permiten saber poco a poco sobre los Yo-kai y los habitantes de Floridablanca
Lo peor
  • Se interactúa poco con los amigos humanos de Nathan
  • El sistema de reclutamiento puede resultar frustrante ante Yo-kai con baja probabilidad de amistad
  • Ausencia de combates online



Redactora de artículos variados (Neon Genesis Evangelion, Utena, Nier Automata, Berserk, D.Gray-man) sobre worldbuilding, personajes o narrativa. De vez en cuando alguno de opinión. Tengo un blog donde hago lo mismo pero con libros.