‘Zero Time Dilemma’ lanza un concurso especial en Europa

El concurso es exclusivo para Europa y Australia

Zero Time Dilemma Concurso

La saga Zero Escape no ha contado con un gran éxito en los últimos años. Pese a ser juegos muy aclamados, sus ventas no han destacado por encima de otros grandes títulos al no atraer al gran público. Sin embargo, los fans con los que ha contado han sido fieles y han hecho posible el lanzamiento del tercer y último juego, Zero Time Dilemma: por ello, Aksys Games ha querido premiar a aquellos en territorio europeo y australiano con un concurso muy especial.

Los premios son jugosos para los fans: se entregará los relojes limitados de 999, Nine Doors, Nine Hours, Nine Persons y Virtue’s Last Reward; y una postal de Zero Time Dilemma firmada por el mismísimo Kotaro Uchikoshi, director de la trilogía.

El concurso es sencillo: los participantes deben dibujar a uno o varios personajes de la nueva entrega de la saga en un lugar característico del país en el que viven, o en su lugar vestidos con ropas emblemáticas de dicho país. Las posibilidades son casi infinitas, pues Europa es conocida por su larga tradición y sus edificios y monumentos característicos, lo que abre un gran abanico de posibilidades a la imaginación de los fans.

Los participantes deberán publicar su entrada públicamente en Twitter mencionando a @aksysgames con el hastag #ZeroEscapeArt. Por supuesto, todo aquel que quiera optar a participar en el concurso debe residir en Europa, y la fecha límite finaliza el 17 de mayo.

Zero Time Dilemma será lanzado en formato digital para 3DS y PSVita el 28 de junio en Europa. Los jugadores de Estados Unidos tendrán mejor suerte, puesto que allí podrán elegir entre formato físico y digital. El día 30 del mismo mes llegará en formato digital a Japón.




«Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.»

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.