‘Digimon Universe: Appli Monsters’: si ‘Digimon’ se hace mayor, ¡aquí está su hermano pequeño!

Sin los niños, Digimon es una franquicia muerta

Digimon Universe: Appli Monsters no es una serie que lleve mucho rodado. En la fecha de escritura de estas primeras impresiones, diría que simplemente acaba de terminar de presentar los personajes. Es por eso que sería prematuro hacer una reseña… pero sí que hay material suficiente para explicar a los viejos fans de Digimon qué van a encontrar aquí. La nueva franquicia de Bandai y Toei ha despegado con fuerza, tratando de adaptarse a unos tiempos cambiantes, pero ¿está a la altura de las originales?

En primer lugar, aclaremos que Appmon no es el mismo tipo de serie que Digimon. Su título es muy sincero: deriva del universo de los monstruos digitales, pero es otra cosa. Está marcado claramente como spin-off, así que desde el principio sabemos que se alejará del concepto original. Esto es algo que podrían haber hecho en el pasado algunas temporadas (ejem, Frontier, ejem, Xros Wars) que ya se alejaban del clásico ‘chico humano y compañero Digimon dependiendo el uno del otro’. Pero no se trata sólo del planteamiento, sino que la dinámica de la serie es muy distinta, menos de aventuras y más de monstruos causando problemas en situaciones cotidianas. ¿Por qué hacer esto?

appmon_logo

Los gustos de la infancia cambian, y lo hacen cada vez más rápido. Un niño puede divertirse con una serie antigua si era muy buena, pero en general va a preferir las series de dibujos de su generación. Quizá ya lo haya dicho en otros artículos, pero tengo la impresión de que los críos de hoy en día prefieren las series sin continuidad episódica y con humor absurdo en las que perderse un capítulo no supone un problema para seguir el hilo de la historia (porque no lo hay). Es una de las razones del fracaso de La Leyenda de Korra, y la razón por la que Netflix no se molestó en traer la excelente Voltron a nuestro país. Ahora bien, mis apreciaciones se refieren a niños occidentales, es difícil estar seguro de cómo van las cosas en Japón (las cadenas de televisión actuales parecen haber prescindido del anime kodomo casi por completo, en contraposición a los 80 y 90 donde estábamos inundados de series de todo tipo), pero me consta que también tienen problemas con sus típicas series de aventuras. Además, Toei tenía una dificultad añadida: se han quedado anticuados. Tanto los gags de los rellenos de One Piece como los de Dragon Ball Super demuestran que siguen haciendo la clase de humor que les habría hecho gracia a ellos mismos hace treinta años, pero que dejaría perplejos a los niños de hoy. Xros Wars no fue exactamente un gran éxito, y Marvel Disk Wars: The Avengers tampoco funcionó como ellos esperaban. En esta difícil situación, tenían que decidirse por un cambio de estilo, por seguir los pasos de una serie que triunfase entre los niños japoneses. Imitar el anime de Pokémon no era una opción, no habría tenido sentido tras tantos años tratando de diferenciarse… ¿Qué les quedaba?

Lo diré de una vez: Appmon bebe mucho de Yo-kai Watch. Tenemos un protagonista que saca su Dispositivo Digital (en esta ocasión, se llama Appli Drive) de una máquina expendedora, un protagonista al que incluso le aparece un reloj en la muñeca cuando termina de asumir su papel, un protagonista que es muy diferente a los clásicos (Tai, Davis, Takato, Takuya, Masaru y como sea que se llamen los dos protagonistas de Digimon Fusion). Todos ellos son atolondrados y temerarios. Haru Shinkai, el protagonista de Appmon, es valiente… pero también muy indeciso y tímido. Es inteligente, no tiene el pelo castaño como casi todos los demás, y no es alguien que destaque a primera vista. Tiene gracia, porque en la serie de Yo-kai Watch no paran de bromear con el hecho de que Nathan es del montón, usan eso como gag recurrente. En Appmon la principal motivación del personaje es dejar de ser del montón: admira a los héroes de las historias y quiere sentirse el protagonista de su propia vida. No es casualidad que sus dos aliados humanos, elegidos como él, sean personajes que en efecto ocupan posiciones de cierto reconocimiento y se convierten en el centro de atención allá donde van. Sirven para reforzar la sensación de que Haru es un chico corriente, un chico… del montón.

Así que Toei decidió seguir la estela de Yo-kai Watch y sacar un spin-off de Digimon con monstruos que ocasionan problemas a la gente en su vida cotidiana mediante a la influencia natural que poseen. Si los Yo-kai son personificaciones espirituales de animales, objetos inanimados e incluso difuntos, los Appli Monsters personifican aplicaciones de teléfonos móviles. Esto es interesante, ya que los Digimon clásicos, si bien se asume que corresponden a los procesos invisibles que tienen lugar dentro de cualquier ordenador, normalmente no están asociados a programas concretos. Aquí tenemos monstruos con poderes de búsqueda, de mensajería, de música, de videojuegos… a la gente como yo, a la que le basta con usar cuatro aplicaciones en su teléfono, podría parecerle que tampoco hay tanta variedad como para conseguir una buena colección de bichos interesantes. Pero contra todo pronóstico, los Appmon son muy variados y la forma en que funcionan sus poderes suele ser bastante ingeniosa y divertida. Además, algunos basan su aspecto en su Digimon equivalente, como Watchmon que recuerda a Clockmon o Gomimon que parece el hermano perdido de Garbagemon. Aun así, no es que la idea de virus que causan problemas y niños que usan programas/monstruos invisibles para enfrentarlos sea nueva… Una vez más, viendo el éxito de esta clase de series, tengo la impresión de que Megaman Battle Network y sobretodo Starforce nacieron prematuramente… o de que el mero hecho de pertenecer a la franquicia Mega Man les lastró más que impulsarles, al menos fuera de Japón.

Dejando de lado lo que Appmon pueda coger de Yo-kai Watch, Megaman Starforce o incluso la anterior serie de Toei, Marvel Disk Wars (la forma en que los Appmon flotan en forma de holograma sobre los chips recuerda mucho a los discos de esta última), centrémonos en lo que hace por sí misma. Como ya quedó claro en mi descripción de Haru Shinkai, Appli Monsters sigue siendo una serie de Digimon y por tanto tiende a centrarse en la mentalidad de sus personajes, su desarrollo y su relación con sus compañeros digitales. En este sentido, sin embargo, puede repeler a muchos viejos fans, y es que aquí nos encontramos con una de las mayores barreras de la serie: los latiguillos.

Ideados con la intención de taladrar la cabeza de los niños hasta que empiecen a repetir las frases y se conviertan en publicidad ambulante, los latiguillos (o catchphrases) ocupan buena parte del guión de cualquier capítulo de Appmon. Todos los monstruitos tienen la suya (‘¡Te buscaré un futuro diferente!‘, ‘No Musimon, no Life!‘, etc), pero el problema es que los personajes humanos también las tienen. La del personaje principal es bastante inofensiva y probablemente pasaría desapercibida en otras circunstancias; se limita a insistir en que quiere convertirse en un protagonista. Se lo repite a sí mismo cuando flaquea su propia determinación, así que de hecho tiene cierto sentido. Los latiguillos de sus dos compañeros pueden ser bastante insufribles.

eri_karan

‘¡Te golpearé el corazón con un puñetazo explosivo, porque soy el centro del universo, Eri Karan!’

La chica de la serie es Eri Karan, joven perteneciente a un grupo de idols que promocionan diversas aplicaciones para móviles (de forma similar a como lo hacen los propios Appmon, irónicamente). Su latiguillo es parte del personaje que representa, casi lo único que dice cuando aparece en televisión. En realidad, cuando se relaja y sale de la caracterización, es una chica normal; bastante madura y sensata, y también creíble. Cuando algo la asusta, sin embargo, se aferra a su personaje para recuperar el valor (recordemos que promociona la aplicación de un juego de lucha y se supone que es una pendenciera) y dice la dichosa frasecita aunque no parezca venir a cuento. Su compañero Appmon, que representa la misma aplicación de videojuegos, parece más un pagafantas que otra cosa… pero ellos dos se entienden y sospecho que en el futuro su relación quedará mejor definida.

astra

‘¿Lo hago? ¿No lo hago? Entonces, ¡lo hago!’

Torajiro Asuka, que se hace llamar Astra en la red (una contracción de su nombre pronunciado en el orden japonés: AsuTora), es un AppTuber. Supongo que si nos ponemos a pensar en personajes niños que puedan ser famosos por alguna razón y de ese modo hagan sombra a Haru, la existencia de un chico YouTuber es más creíble que la de un chico músico o genio de la informática. En realidad, parece el camino fácil para hacerse famosillo en la actualidad. Del mismo modo que con Eri, Astra utiliza su latiguillo principalmente cuando hace sus vídeos, no es más que una forma de enganchar seguidores. El problema es que también la repite cuando está animado, y esto es… ¡todo el tiempo! Es el personaje más difícil de tragar, entre el rechazo natural que los YouTuber provocan y lo mucho que abusa de la frasecita. Sin embargo, paradójicamente, en uno de sus capítulos tiene bastante más desarrollo personal que Eri. Sin querer extenderme demasiado, trata de forma realista las consecuencias de una fama obtenida por alguien inmaduro y los cambios que esta puede ocasionar en su personalidad; y al estilo clásico de Digimon, es su compañero el que le sirve de ancla durante el tiempo que pasa fuera de sí.

rei_katsura

Y por supuesto, está el rival de la serie… Rei Katsura. De él no puedo hablar mucho. No tiene latiguillo, ni tampoco su Appmon parece tenerlo. No es un aliado; y tampoco es el primer rival que comienza una serie alineado en un bando opuesto al del protagonista. El ejemplo más evidente es Ken Ichijoji, cuya evolución (aunque lenta e inconsistente) es de las pocas cosas rescatables de Digimon 02. Aun así, e insisto en que no quiero spoilear demasiado, las motivaciones de Rei para sus fechorías son más prosaicas y comprensibles que las de Ken, que eran una mezcla de manipulación mental, autoengaño, depresión y pura estupidez. Este personaje será probablemente el que más guste a los fans de otras temporadas de Digimon, aunque tardará lo suyo en dejarse ver.

Hay otros muchos personajes en el entorno de Haru: su mejor amigo, que representa todo lo que a él le gustaría ser (aunque dan a entender que no es lo que aparenta), la chica que le gusta, un grupo de niños entre los que destaca un chico con gafas viciado a los juegos para móviles… Al no ser niños elegidos, la serie no se centra mucho en ellos y se dejan ver poco, aunque eran más recurrentes en los primeros capítulos y es cuestión de tiempo que el foco vuelva a centrarse en ellos.

Nunca debemos olvidar que Digimon es una franquicia nacida para vender juguetes. Se han permitido centrarse en el público envejecido cuando se trata de videojuegos como Re:Digitize, Cyber Sleuth, o Next Order, e incluso nos están mimando con la serie de películas más maduras y nostálgicas que supone Digimon Tri. Pero sin los niños, es una franquicia muerta. Necesitan un público al que vender muñequitos y tamagotchis con formas molonas. Por eso Appmon es necesaria. ¿Es más infantil que las series anteriores? Sin duda, y está llena de situaciones que nos parecerán ridículas. Al principio me preguntaba por qué se ambienta en 2045, cuando la tecnología parece claramente de 2016. No sé cómo serán los móviles en 2045, pero sé que no serán como los nuestros… sin embargo, tras darle muchas vueltas, creo que lo entiendo. Es para conferir a la serie un aire de irrealidad, de ambientación cómica y distanciada de la vida cotidiana, donde puedan meter toda clase de escenas absurdas sin que quede raro. Una forma de decir al espectador que no se lo tome tan en serio… y aun así, creo que no llega al extremo de tratar a los niños como estúpidos. ¿Abusan de los latiguillos? Desde luego, pero hay series que son un éxito entre los adultos y lo hacen con idéntico descaro. Cuidado con dónde usáis la frase ‘Se acerca el invierno‘, HBO está dispuesta a demandaros.

applimonsters

Me dejo dos factores muy importantes: la animación y la música. Una serie de Toei no suele contar con buena animación, y Applimon no es la excepción. Aunque tiene sus instantes de gloria, en general no pasa de normalita, y también le he visto momentos muy bajos. Mención aparte merece el CGI de las evoluciones; todos los monstruos que no están en el nivel básico tienen modelos tridimensionales. No tratan de disimularlo, y en su contexto queda bastante bien y les permite ofrecer combates dinámicos y molones; hay enemigos que tienen un modelado francamente espectacular, aunque tampoco faltan instantes mediocres y poco creíbles. En ese apartado, cumple bien. La música no lo hace tanto: tiene algunos temas épicos, pero la canción de digievolución (o su equivalente aquí, que funciona como una mezcla de las fusiones de toda la vida o, en el caso de que los monstruos no sean compatibles, como refuerzo al estilo de las cartas de Tamers) es una simple melodía tecno sin letra. En ese sentido no está, ni de lejos, a la altura de sus predecesoras.

Digimon ha tenido temporadas muy malas. Es difícil encontrar un fan al que le gusten todas. Incluso si contáramos este spin-off como una temporada más, creo que para muchos podría quedar por encima de otras, a pesar de su dinámica tan diferenciada. Pero lleva muy poco tiempo, todavía soy incapaz de decir si me parece buena o mala. Sólo puedo decir que el arranque me ha parecido interesante, que me gustaría incluso si el nombre ‘Digimon‘ no apareciera por ninguna parte y que, ya que todavía quedan por ver muchos capítulos, será fascinante estudiar cómo evoluciona.

Digimon Universe: App Monsters


digimon-applimonsters-ficha

Digimon Universe: Appli Monsters (DIGIMON UNIVERSE アプリモンスターズ) es un proyecto transmedia de Digimon para otoño de 2016 que al ser anunciado fue definido como “un proyecto monstruoso”. Derivará en serie de anime para televisión, videojuego y merchandising.

Todo el mundo usa apps en sus teléfonos móviles, pero en su interior moran criaturas llamadas “AppliMonsters”, o “Appmon”. Los Appmon son formas de vida con inteligencia artificial y existen en la linde entre el mundo humano y el espacio digital para permitir a la gente y el sistema contactar entre ellos. Pero en el vasto mar de Internet, la IA de jefe final, Leviathan, toma el control de los Appmon con un virus que no tarda en entrar en todos los sistemas, comenzando el control sobre el mundo humano y el de la red.

El protagonista, Haru Shinkai, obtiene el Appli Drive y lo usa para materializar a Gacchimon, un monstruo basado en la aplicación de búsqueda. ¿Cuál es el secreto oculto en el Appli Drive? ¿Cuál es el lugar en el que el mundo real y el digital se cruzan? ¿Qué es el App Combine? ¿Qué pretende Leviathan?





  • comentarista de paso

    No es difícil ver de qué fuente importante han bebido tanto Yo-Kai Watch como esta serie (y las que vendrán…).

    Y es que de una todos se han acordado de lo que ha dejado Fujiko Fujio, por decirlo de algún modo.

    • Malfuin

      Ah, eso desde luego, la estructura autoconclusiva y el humor de Doraemon tienen un gran peso en estas series. Aparte de que en Yo-kai Watch el grupo de amigos es idéntico xDDD

  • Renaldi Saputra

    sorry I’m commenting in english. But I don’t thin Takato is a classic type of shounen protagonist. Also Taiki isn’t the reckless type of person, he’s the most strategist among all

    • Malfuin

      You’re right about Takato. He’s brave and not very smart, but also weepy and a little cheesy. Still, I think he is an archetypical hero, almost like Taichi.

      About Taiki, actually I shouldn’t have mentioned it. I have seen only a few Xros Wars chapters… So I think you’re right about that too.

      Thanks for the comment!

      • Renaldi Saputra

        Takato isn’t that brave, remember how he’s scared on how every time Guilmon is missing and then when Guilmon evolved into Growmon , he was never the leader who said “let’s go guys!” (more like he isn’t a leader with a leadership like some many protag of the series) and he whined kinda a lot of the time. I also don’t think he’s not very smart. Actually he’s more smarter than generic brave hotheaded shounen protagonist like Taichi or Takuya. He has an artistic soul, unlike Taichi and others who had bad drawing. Also it’s proved on how he’s able of knowing some common knowledge like 12 chinese zodiac, and remembering such a place like the underground tunnel for a shortcut, not to mention he’s handy of making bread. I dont think he’s an archetypical almost like Taichi. He’s like a very deconstruction among many shounen shows, for example: beyblade, pokemon, medarot, etc. Takato is more like Marino Kouya from Crush Gear but less hotblooded.

        Also yeah, he’s like Haru in term of family condition (for now). He doesn’t have any family problem in real life, for example: parents divorce, missing, or death; siblings conflict; etc. He’s a very normal kids who is a big fan of something nerdy, like Haru for fantasy novel.

        The similarity is more into Haru than those standard shounen protag