Reseña: ‘My Hero Academia’ #1-2

¡Plus Ultra!

Si sois seguidores asiduos de esta web no será ningún secreto para vosotros que aquí hemos disfrutado sobremanera de My Hero Academia (僕のヒーローアカデミア), el manga de Kohei Horikoshi en su adaptación a anime de manos del estudio Bones. Así que el que Planeta Cómic nos traiga la obra a España no deja de resultar grata noticia para esta casa.

Y es que, teniendo entre manos el que algunos tienen el valor de denominar el nuevo Naruto (si bien las consecuencias sociales y tecnológicas van a impedir un fenómeno como fueron los ninja en su día), la apuesta parece firme. El pack lanzado por la editorial con los dos primeros volúmenes es prueba de ello, y su precio reducido para volcar a los indecisos hacia la adquisición de una copia “para probar” no hace más que potenicar lo que puede ser el inicio de algo grande.

De primeras, la edición está más cuidada que la de otras publicaciones que he tenido el gusto en leer de la editorial. Con sus puntos negativos,  la decisión de no traducir algunas de las onomatopeyas que no tiene tanto sentido mantener (en especial, las pequeñas) o algunos detalles que terminan chirriando, pero en suma, un producto con un muy buen acabado que nos permitirá meternos de lleno en el mundo de My Hero Academia. Eso sí, no puedo decir lo mismo de la traducción, que si bien correcta en términos generales no acaba de tomar todas las buenas decisiones que los fans de la serie esperamos.

my-hero-academia-1

Pero dejemos de verle las tripas a cómo ha llegado y hablemos de lo que realmente ha llegado. Para los que leen esta reseña en base a la curiosidad, My Hero Academia es una típica historia de superhéroes americanos… en formato manga. Una apuesta que, para los nipones, podría ser un éxito (al final no se sale mucho de la tónica de chicos con poderes) o un fracaso (no es lo suficientemente japonés para el gran público). Huelga decir que los tomos vendidos se venden por cientos de miles y que las encuestas de popularidad no dan más que buenos resultados a la obra de Horikoshi.

En un mundo en el que prácticamente todo humano comenzó a nacer con una habilidad especial (que en la traducción del manga denominan Don) como el siguiente paso evolutivo de la raza humana, Izuku Midoriya es un adolescente que, a pesar de ser el mayor fanboy de los héroes profesionales, no nació con ninguna habilidad especial bajo el brazo. Pero, como buen protagonista de shonen, su determinación intenta hacer que esto no sea un problema gracias a su conocimiento de la materia y el valor para ponerse en situaciones duras. ¡Ingresará a la titular academia Yûei para entrenarse como héroe y hará del mundo un lugar más seguro!

Evidentemente, y en un duro golpe de realidad, eso no basta. De no ser por la intervención de All Might, el héroe número 1, probablemente no habría salido con vida de la refriega. Y en un clásico cliché del género, el veterano se verá conmovido por la energía del joven y se ofrecerá a ser su mentor y darle su exclusiva habilidad en herencia… Si es capaz de superar un duro entrenamiento (seamos honestos, spoiler: sí, lo hace).

my-hero-academia-3

No lo voy a negar, se trata de un argumento bastante genérico tanto para los estándares nipones como para los estadounidenses. Pero, de alguna forma, funciona perfectamente. Toda la premisa ya se ha puesto sobre la mesa y desarrollado en menos de medio tomo. Aquí entra el encanto de la ágil narrativa del cómic norteamericano, y se nota. En cierto modo, el primer tomo es capaz de cubrir los orígenes y comenzar una dinámica tan clásicamente nipona como la vida escolar. Claro está, con un enfoque mucho más orientado a los dones y a su correcto aprovechamiento. No se ha inventado la pólvora (no será la primera ni la última escuela de superpoderes de ficción, si hasta Disney nos trajo en su día Sky High), pero el mestizaje de técnicas narrativas e incluso de temáticas resulta ser tremendamente encantador.

Y durante el segundo tomo, podemos ver la evolución lógica de lo que se intuye en los primeros compases escolares de la serie. ¿Cómo se entrena un héroe? ¿Cuáles son las prácticas de campo de una escuela así? ¿Cómo se aprende a salvar personas sin poner en peligro a lo que les rodea? Vamos aprendiéndolo poco a poco mientras vamos conociendo un poco más al resto de personajes y se desarrollan los dramas internos con una mecánica que cuadra más que bien. A pesar de las peculiaridades, el sentimiento escolar es real. Tan real que hasta incluye una excursión para hacer prácticas de campo en algo que para nada es una referencia a un parque de atracciones real.

Por su parte, el apartado artístico también hereda esa magia. Quizá no sea al nivel de El Asombroso Mundo de Gumball, pero está claro que esta obra bebe muy gustosa de sus fuentes norteamericanas también para el diseño y eso se refleja en una diversidad de diseños, de estilos de dibujos e incluso de distribuciones de viñetas bastante única. El dinamismo y naturalidad de unos estilos que, lejos de colisionar, son capaz de entremezclarse con acierto es algo que hay que mencionar de este manga.

En resumen, sí. My Hero Academia es el heredero espiritual de esas series grandes y que, en su época, cubrían decenas de tomos. My Hero Academia nos trae los elencos cada vez más crecientes, la evolución de adolescentes y los chicos con poderes en la cultura mainstream. No obstante, también se ve que trabajan con pies de plomo. No se arriesgan a producir anime continuo, no se abusa en la publicación de productos derivados innecesarios y su publicación fuera del país del Sol Naciente se ha cuidado lo que se merece desde un primer momento. Una lectura recomendada para los chicos que crecimos con Dragon Ball, los que crecieron con Naruto y el auge de Internet y, por supuesto, para los que crecerán con esta oferta audiovisual tan amplia sin necesidad de una obra de referencia.

my-hero-academia-2

“Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.”

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.

My Hero Academia #1-2
Lo mejor
  • Perfecta armonía entre el manga y el cómic americano
  • El arte es meritorio
  • La edición está a la altura
Lo peor
  • La premisa se puede sentir demasiado típica
  • Malas decisiones de traducción

My Hero Academia


my-hero-academia

My Hero Academia (僕のヒーローアカデミア) es un exitoso manga de acción de la Shonen Jump que cuenta con autoría de Kohei Horikoshi. Su adaptación a anime comenzó durante el año 2016 con una temporada de trece episodios y ya cuenta con una segunda en camino. En España, Planeta Cómic se encarga de su publicación, que se iniciará en octubre de 2016.

La obra nos narra la historia de Izuku Midoriya, un chico sin poderes en un mundo en el que las individualidades son de ocurrencia común. No obstante, eso no le impide luchar por su sueño de ingresar en la academia U.A, donde sólo los que tienen la madera de ser los mejores superhéroes pueden acceder. ¿Será capaz, con la ayuda de su ídolo All Might, de ingresar en la academia y convertirse en un verdadero héroe?





“Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.”

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.