‘Digimon World Championship’ es el juego más estresante que conozco

Vale, sí, no he probado la ruleta rusa

Estoy disfrutando de lo lindo Digimon World: Next Order, pero aún es pronto para dar mi juicio completo. No, en su lugar os hablaré de un juego de la franquicia relativamente desconocido, Digimon World Championship (デジモンチャンピオンシップ Digimon Championship), un título de Bandai Namco que salió a la venta durante el año 2008 para la ya difunta Nintendo DS y, por desgracia, no llegó a Europa. No obstante, pude hacerme con una copia de su versión americana para volver a reencontrarme con los monstruos digitales y, vaya…

Es el juego más estresante que he jugado en mi vida. Y eso que no era precisamente un novato en la simulación y que he echado horas y horas a Sim City gestionando mil contrariedades a la vez. También he logrado llevar al éxito a numerosos parques de atracciones en Rollercoaster Tycoon. Pero este juego me superó. Y luego le superé yo a él para recibir un puñetazo directo a las gónadas por atreverme a avanzar lo suficiente como para pasarme el juego en sus desarrollos posteriores.

Los conocedores de Digimon recordaréis con cariño las V-Pet, la versión para chicos de los por entonces populares Tamagotchi y sin los cuales no estaríamos hablando de Agumon y compañía. Recordaréis cómo hay que cuidar a tu monstruo para que evolucione en criaturas poderosas y vencer a nuestros amigos. Una tarea que, aunque indudablemente requería de una atención y concentración dignas, era manejable con tan sólo unos cuantos comandos de real importancia.

Pero… ¿y si complicamos la cosa? Los jugadores de Digimon World recordaréis la forma de subir las estadísticas en entrenamiento. Los de los primeros Digimon Story (esta mecánica no aparece en Cyber Sleuth), recordaréis que para lograr las evoluciones había que obtener experiencia de cierto elemento. Juntemos las tres cosas y criemos a nuestro monstruo para que sea el mejor que habrá jamás teniendo en cuenta su tipo de entrenamiento, sus estadísticas, los combates ganados y, por supuesto, la calidad de los cuidados. Sólo así podrá ganar los campeonatos titulares.

Porque, si bien era obvio, aún no lo he mencionado: el juego cuenta con combates (que no podrás liderar, como en los V-Pet) en los que tendrás que inscribir a tus criaturas. Campeonatos que contarán con diversas limitaciones (por ejemplo, sólo Digimon mecánicos, o monstruos pisciformes que no hayan superado su etapa de campeón) y que deberás prever con los calendarios del juego. ¿Estás a punto de enfrentarte a uno de tus mayores logros y tu Digimon muere o se transforma en algo distinto a lo que querías? Amigo, estás solo.

Eh, pero eso es factible, sólo requiere un poco de atención, dirás. Quizá podemos tener un control sobre la criatura sin tirarnos de los pelos. Já. Ahí está tu fallo: evidentemente, no llevarás un único monstruo al mismo tiempo. Poco a poco irás acumulando monstruos, cada uno con su ciclo de vida y sus necesidades de entrenamiento. ¡Ah, y tendrás que gestionar bien el dinero para pagar la comida el resto de cuidados! Al final, un fallo puede destruir tu presupuesto, frenarte en un desarrollo y mostrarte cómo tu WarGreymon casi listo para las finales es ahora un pequeño y triste Botamon recién renacido.

Pero como a estas alturas ya deberíais conocer mi sadismo videojueguil, adoré ese título y le di todas las horas que me permitía mi adolescencia hasta coronar los mayores torneos. Hecho eso, adiós a mi dream team, que se había ganado la jubilación. Y, como ya adelanté antes, el juego a la estantería. Lo que llegaba después del torneo era más de lo que mi joven y tierno corazón estaba dispuesto a soportar.

Digimon World Championship me habrá quitado años de vida, no lo dudo. Pero si os gustan los simuladores, os gusta Digimon y trabajáis bien bajo estrés, os recomiendo echarle un vistazo si tenéis la ocasión.




  • Kido21

    Lo estuve jugando un tiempo y no se si llegué a completarlo. Recuerdo que fue una tortura en toda regla el estar calculando el tiempo que tenía antes que los digimon volvieran a la fase inicial. Es un juego altamente desesperante pero aún así quieres seguir porque es tremendamente adictivo. Se lo recomiendo a cualquiera que tenga tiempo libre y que le guste sufrir un poco jugando. Esto si que es un juego de estrategia completo, si no calculas bien los pasos puedes acabar tirando por la borda varias horas de juego.

  • Jaume Rodriguez Peralta

    Jugué mucho a este juego hace milenios… solo recuerdo a mis digimon más fuertes evolucionando en cacas (LITERAL) una tras otra… Divertido juego, Horrible experiencia de satisfacción.

Colección de artículos destacada

Colección de reseñas destacada