Reseña: ‘Twin Star Exorcists: Onmyoji’ #1-3 – Otra historia de demonios y protectores

¡Libera ahora mismo tu poder!

Norma Editorial anunció la licencia de Twin Star Exorcists: Onmyoji el pasado 34º Salón del Cómic de Barcelona. Sousei no Onmyoji, título original de la serie, comenzó a publicarse en la revista Jump SQ desde el mes de diciembre de 2013 y en la actualidad sigue abierta con más de diez tomos publicados. Se trata de la obra más reciente de Yoshiaki Sukeno, a quien podemos conocer por Bimbogami Ga!, la cual ha sido editada en nuestro país de la mano de Ivrea. La serie estrenó un anime en abril del año pasado de la mano de Studio Pierrot.

Para ser sincera, la portada del primer y el segundo tomo me echó atrás en el primer momento. Puede que se debiera al dibujo, que aún no había descubierto; al título de la historia, con el término exorcista, o una posible historia de amor entre gemelos. Seamos sinceros, cualquier lector habitual de manga sabe que ese tipo de historias son bastante habituales.

Descubrí con sorpresa que la historia que había detrás de las Estrellas Gemelas me agradó. Es verdad que el folclore japonés y la fantasía que esconde la cultura del país del sol naciente se encuentra a la orden del día en los guiones del manga pero este en concreto sabe entretener hasta el punto de que he devorado los primeros tres tomos de seguido. Y no es que estemos hablando de una historia original, ni mucho menos. El trabajo del guionista pone mucho en juego la vida de una obra, y aunque ésta caiga en famosos clichés o en un género reciclado, Twin Star Exorcists es un shonen bastante bien equilibrado en cuanto a acción y comedia, con su toque justo de drama y misterio.

La trama vuelve a contar un relato de exorcistas y demonios, donde los primeros tienen la capacidad de usar gran variedad de poderes y talismanes tradicionales para purificar las almas malditas, de nombre impurezas. Rokuro es uno de los típicos héroes del shonen, un estudiante de secundaria patoso que resulta ser uno de los exorcistas más poderosos y talentosos de su academia, pero que por un motivo u otro (habitualmente dramático), no ejerce. Cansado de la persistencia de sus compañeros en dejarse de tonterías y volver a entrenarse junto a ellos, aparece de la nada Benio Adashino, una joven aparentemente de su misma edad que resulta ser una exorcista de gran renombre así como el título de su familia.

Ambos no se llevan demasiado bien desde el primer día, por lo que el destino que les aguarda no parece agradar a ninguno de primeras: una profecía relata que ellos son las Estrellas Gemelas, una pareja de exorcistas poderosos a quienes les espera una gran responsabilidad de la que deberán ir unidos de la mano. Desde ese día, a Rokuro no le quedará otra que convivir con Benio tanto en su residencia como en el instituto, con la posibilidad de volver a sus orígenes y defender a los inocentes de las almas malditas provenientes del mundo de Magano.

Tanto Rokuro como Benio tendrán que aceptar el destino que les aguarda a ambos, un camino que parece no convencer a ninguno de los dos protagonistas y que, sin embargo, acabará uniéndolos para enfrentarse a su pasado. El primer tomo establece las bases necesarias para comprender la historia, y es en el segundo tomo cuando los hechos comienzan a coger ritmo… hasta que llegamos al tercer tomo, donde, sinceramente, siento que el autor ha ido demasiado deprisa en soltar la bomba dramática.

Mostrar el pasado de uno de los dos protagonistas en el segundo tomo ya era suficiente para comprender y no aguardar demasiado a lo más interesante que presenta el autor. Presentar el pasado de ambos, en cambio, me parece excesivo en tan poco tiempo, sobre todo porque ahora temo por el cuarto tomo. Ya sé quién es el malo, qué ocurrió para que Rokuro dejara de ser exorcista, explicado hasta el más mínimo detalle. ¿Era realmente necesario soltar tanta información de golpe? Quizás esté acostumbrada a historias con arcos argumentales menos reveladores, pero sigo teniendo la sensación de que, a partir del siguiente tomo, habrá un bajón importante. Espero equivocarme y que el autor consiga mantenerme entretenida, ya que de momento ha logrado mi total interés.

En cuanto al dibujo, el autor me ha dejado con buen sabor de boca. El primer tomo sólo dejaba ver una mínima parte de lo que es capaz de hacer, desde un arte limpio a una mejora indiscutible que se concentra en el detalle de los combates, un imprescindible del género de acción. Los movimientos de Rokuro y Benio, el estilo y el detalle de las armas resulta un punto a favor para destacar. Por otra parte, Sukeno sabe combinar escenas de lucha espectaculares con primeros planos cargados de sentimientos o viñetas con trazos más simples y sencillos que tienden al ambiente más cómico.

Sukeno también sabe trabajar con un buen guión, y lo demuestra así en Twin Star Exorcists: Onmyoji. El dúo protagonista aporta grandes momentos de acción y de humor al lector, y existe un equilibrio perfectamente conseguido, y aplaudo por ello. Aun con el miedo a un bajón en la trama a partir del siguiente tomo, reconozco que la historia me ha convencido y estoy impaciente por leer su continuación.

Twin Star Exorcists: Onmyoji #1-3
Lo mejor
  • La obra tiene un guión aceptable que, aun no siendo rompedor, entretiene
  • Dibujo detallado con escenas de lucha espectaculares
  • Comedia típica del género, pero efectiva
Lo peor
  • La historia se une a otros títulos famosos del género de acción y lo paranormal sin aportar demasiada novedad
  • Cae en el cliché del fanservice, pero en su justa medida



  • Catsyk

    Sinceramente, empecé a leer este manga porque el anime me pareció horrendo (sólo vi los primeros 5 capítulos, pero tengo pendiente el ponerme al día, que lo mismo mejora para mí). He de decir que el manga me sorprendió, sin ser lo más original del mundo, me vi cogiendo bastante cariño a los personajes y echando un muy buen rato leyéndolo.