Killing Stalking, una historia de abuso y supervivencia

Killing me softly with this song...

Killing Stalking es una de esas historias que tiran por suelo lo que tantas otras idealizan hasta extremos enfermizos. Seguro que en muchas hemos pensado «qué cuqui» cuando un chico o una chica siguen a su interés amoroso y suspiran por él. Y es que nos enseñan a enaltecer al romance controlador —pensemos en Edward Cullen, que gusta de ver dormir a Bella Swan o prácticamente cualquier yaoi— o intentan que nos acerquemos más al acosador, como puede ser Spyglass, de formas más o menos correctas dependiendo del medio, del autor y del mensaje.

Pero, concretamente en el yaoi y el shonen-ai, suele pasar que este tipo de actitudes se defienden a capa y espada. Si el «seme» viola, controla o siente celos, es «porque te quiere». Y es cierto que puede quererte, pero eso no significa que deba romantizarse o idealizarse como se ha hecho con Romeo y Julieta.

Por eso, cuando encuentras un trabajo como Killing Stalking, con sus partes buenas y sus partes malas, no puedes evitar tener cierta esperanza en la narrativa del manga.  Bien, en realidad manhwa, que es coreano, pero nos entendemos.

¿Qué es Killing Stalking?


Es un manhwa de la autora Koogi, que podéis leer en la plataforma Lezhin en una actualización semanal, tanto en coreano como en inglés y japonés. La premisa gira alrededor de un asesino y un acosador conviviendo en un mismo espacio y todo lo malo que puede surgir ahí entre deseo, idealización, crueldad y  mucho, mucho maltrato. Su calidad en dibujo y en guión le han ganado el Second Lezhin World Comics Contest, además de un gran reconocimiento.

Pero, ante todo, es una historia de supervivencia, con mucha violencia y gore, momentos de tensión y… sí, los protagonistas son dos hombres. Hay muchas escenas eróticas, pero censuradas. Es de esas pocas obras donde el sexo no tiene peso en comparación con la trama y que solo es parte de la dinámica de los personajes. Una dinámica enfermiza, cabe puntuar.

Yoon Bum es un hombre de mediana edad —aunque no lo parezca  ni de lejos— que tiene Trastorno límite de la personalidad, pero no parece ser muy consciente de lo que esta implica (mucho menos de cómo lidiar con ello). Desde joven ha tendido a acosar a las personas que le gustan, sin atreverse nunca a declararse o acercarse a ellas. La historia comienza presentando cómo, tras muchas semanas de investigación, consigue averiguar la contraseña para desbloquear la puerta de su nuevo «amor», Sangwoo, que lo salvó en el ejército de una violación. Bum quería entrar mientras Sangwoo estaba alejado y… bien. Lo consigue. Mientras se deja llevar por sus instintos encuenta lo último que esperaba.

Puede que Sangwoo sea muy diferente de lo que muestra ser en público.

Al fin y al cabo, nadie espera dar con una mujer encerrada en un sótano, apaleada, y atada.  Bum trata de ayudar pero Sangwoo la encuentra antes de que pueda hacer nada. Para evitar que lo mate, Bum confiesa estar enamorado de él desde hace tiempo y haberlo acosado.

Sangwoo decide que puede ser interesante tener en su poder a alguien que está obsesionado con él. Y a partir de aquí, en un estilo digno de Misery de Stephen King, comienza la pesadilla de Bum.

 

¿Quiénes son los protagonistas?


Killing Stalking es la historia de un hombre aislado de la sociedad por diversos motivos. Un hombre con un trastorno mental que no ha sido atendido y que ha sido sometido a diversos abusos psicológicos desde joven, así como físicos y sexuales. Por las cicatrices de sus muñecas imaginamos lo que ha debido sufrir a lo largo de su vida y una serie de flashbacks demuestran cómo fue su juventud bajo el cuidado de su tío.

Así, Yoon Bum ha buscado a otras personas desesperadamente, pero demasiado temeroso del rechazo para hacer algo más que acosarlas. El primer capítulo es revelador de su repugnante comportamiento; ha buscado durante meses, probando con parsimonia una y otra vez, una contraseña para poder entrar al apartamento de su amor Sangwoo. Sabemos que ha recibido una probable orden de alejamiento y que ya ha tenido problemas antes. ¿Por qué no se detiene?

Por amor.

Yoon Bum está convencido de que conoce a Sangwoo. Incluso después de averiguar la verdad y convertirse en su víctima en todos los aspectos de la palabra, Bum quiere seguir viendo a Sangwoo como esa persona de la que se enamoró.

La que nunca existió.

Sangwoo puede ser encantador cuando quiere. En la universidad era un chico muy popular y a menudo va con una chica o dos de los brazos. Cae bien a los agentes de policía y a los vecinos. Al contrario que Bum, es atractivo, alto, fuerte, tiene una voz bonita y impone con su presencia. Sabe de moda, no es mal estudiante, y es un bromista. Le gusta romper el hielo con sus amigos… pero siempre tiene él el control. Se va cuando no está interesado y hace que la gente lo lamente de verdad.

Bum, por el contrario, es un hombre invisible. Pequeño, mediocre, sin nada que lo haga destacable. ¿Se enamoró por eso de Sangwoo? ¿Fue soñar con que alguien así tuviera sexo con él? Probablemente eso y que era su tipo. Resulta evidente que Bum solo vio lo que Sangwoo quería que la gente viera.

¿Cuáles son los temas?


La verdad es que es difícil resumirlo, porque son variados y van evolucionando a lo largo de la primera temporada —la autora ha indicado que está indecisa entre tres o cuatro temporadas en total y a lo largo de marzo de este año debería empezar a publicarse en Lezhin la segunda—. Pero sin duda podemos mencionar el maltrato, el abuso, la idealización del abusador y el poder. También hay algo de misoginia, pero resulta difícil decidir si es cosa de la visión de los personajes (que lo domina todo) o de la propia autora. Ya se verá.

Killing Stalking habla de lo que vemos y lo que de verdad hay dentro. Nos atrapa y deja que nos engañemos por un tiempo. Con la situación que vive Bum es fácil olvidar sus propios pecados, así como, cuando Sangwoo llora o se muestra vulnerable —dolorosamente vulnerable— o feliz, que nos asomemos a esa parte que queremos que sea verdad incluso por un par de segundos. Queremos que la historia caiga en el estereotipo de y el amor les hizo mejores… por un momento.

Hasta que recordamos que Sangwoo es un asesino, un violador, y que le ha roto las piernas a Bum, obligado a arrastrarse por el suelo y mil cosas más. Hasta que recordamos que Bum no es solo una víctima, también ha sido verdugo. Si la historia no hubiera cambiado en el primer capítulo, si no hubiéramos averiguado la verdad, solo habríamos visto a un stalker entrando al dormitorio de su víctima y masturbándose sobre su cama.

La gente es complicada. La gente miente. Bum se miente a sí mismo diciéndose que quizá podría aguantar y ser feliz. Pero, a la hora de la verdad, sus acciones son las de intentar escapar, incluso si está muerto de miedo. Sangwoo afirma querer a Bum, pero lo pone a prueba una y otra vez como el amante celoso y vengativo que es. Cuando Bum no cumple con sus expectativas, golpea. Va a matar.

Y eso nos lleva al tema básico:

El ciclo del abuso y la culpa a la víctima

Bum es una persona que ha sido, como ya hemos comentado, maltratada una y otra vez a lo largo de su vida. Sin duda, de su pesimismo y deseo de escapar viene la idealización de Sangwoo —a lo que la actuación de este ayuda bastante—. Pero también está su creencia, la típica cliché que encontramos en tantas historias, de que está metido en el romance con un chico… malo. El típico delincuente al que el amor quizás puede cambiar, o las atenciones necesarias. Porque, como muchos de esos chicos malos, Sangwoo no ha tenido un pasado fácil. Es el clásico argumento empleado más como excusa freudiana para justificar el comportamiento actual del personaje y que nos dé pena, en especial empleado con los villanos, en vez de como algo que forma parte de su personalidad y que no le exime de su culpabilidad.

En Killing Stalking no se da ese caso. Es Bum quien quiere ver, y cada vez se da más cuenta, con dolor, de que esa imagen no es real, a Sangwoo como alguien a quien él puede querer y mejorar. Pero los hechos demuestran una y otra y otra vez que Sangwoo es un monstruo. Un monstruo encantador y vulnerable, cuando no tiene un bate en la mano, narcisista y que depende de los demás para alimentar su ego.

Se podría decir que en Killing Stalking se trata el Síndrome de Estocolmo, pero no sería correcto… al menos con tan poca historia. Puede que en el futuro Bum desarrolle esa dependencia por Sangwoo, pero de momento Bum quiere escapar, quiere sobrevivir. Sabe que la vida le va en juego. Constantemente tiene pesadillas y alucinaciones sobre Sangwoo y el dibujo nos regala numerosas escenas donde vemos cómo Sangwoo le corta la garganta, o algo más, a nuestro protagonista.

La creciente obsesión de Sangwoo por Bum es reminiscente de todas esas historias donde la chica torpe y «fea» —se nos da a entender que Bum es feo, pero el dibujo no le hace justicia a esa impresión— consigue la atención del chico perfecto, abusador pero en el fondo enamorado y que la tiene por encima de todo. Es casi un calco perfecto y terrible, porque en vez de romantizar esta relación, te la muestra en todo su horror.

El elemento sexual y emocional es muy importante, pero está subordinado a la situación general. Bum no es alguien que haya recibido cariño, así que un beso, un abrazo, o incluso que se le fuerce a hacer algo sexual significa para él un reconocimiento personal. Tan escasa es su autoestima, algo de lo que Sangwoo es consciente, que es dolorosamente sencillo atraerlo y tentarlo. Porque Sangwoo, como buen psicópata, sabe cómo funcionan las víctimas y qué tiene que hacer para atarlas a sí mismo.

Pero el caso es que Bum, por mucho que sea un acosador, pasa a convertirse en una víctima que atrae toda nuestra empatía y simpatía por él. Obligado a cocinar, a arrastrarse por el suelo, o a vestir como la madre de Sangwoo, no se le permite escapar de ciertos límites de la casa. Cuando Bum intenta atravesarlos, tiene alucinaciones de puro terror en las que Sangwoo sale a cortarle el paso. Pequeño, frágil y con las piernas rotas, es una víctima completamente vulnerable.

Pero lo peor es que, a pesar de todo, Bum se culpa a sí mismo. Cuando se le da una oportunidad de escapar, pasa horas interminables de lucha interna antes de decidirse. Representa esa pregunta que muchos se hacen, de por qué, si te pegaba, no escapaste. Bum tiene miedo de lo que pueda hacerle Sangwoo, de qué pasará si da un paso fuera del límite establecido. Intenta convencerse de que no vive tan mal, que si logra volverse especial para Sangwoo, al menos le tendrá y no le hará más daño. Pero es consciente de que se trata de una mentira. Y, aun así, cuando quiere escapar tiene visiones que le gritan: lo que sea que te suceda, te lo mereces. Porque va a traicionar la confianza de un Sangwoo amoroso que lo ha tratado bien durante un par de días.

Lo peor es que no es solo que Bum se culpe por sus decisiones, sino que el mundo demuestra que nadie está dispuesto a creer en algo más que el aspecto exterior. Sangwoo es un chico guapo, listo y amable. ¿Cómo va a confiar nadie en un hombre bajito y ojeroso que dice que ese muchacho atractivo y al que todos conocen le ha secuestrado y está matando a mujeres por pura diversión?

Bum está solo. No tiene a nadie que lo ayude.

Así pues, es aquí cuando vemos las fuerzas que enfrentan y unen a los dos protagonistas. La historia no puede acabar bien, eso está claro, pero el cómo… eso ya queda en manos de Bum.

Es refrescante encontrar una historia que por fin refleja el abuso como lo que es. Killing Stalking es una obra excepcional, con un dibujo impresionante, un ritmo perfecto para despertar miedo y ansiedad, y los amantes del gore se encontrarán en casa en muchos de los capítulos. No está hecho para todos, desde luego. Es una historia incómoda y cruel. No hay amor que supere los obstáculos, solo crueldad y frustración.

Pero es que eso es lo que pasa cuando acabas en manos de un abusador.




  • Yuuta Matsuoka ¿este no es del que te hiciste aquella foto?

  • Desiree Peach Peach Ortiz se ha hecho bien famoso XD

  • ha sido una reseña perfecta y fabulosa de una obra tan particular y especial. ¡Felicidades a Suzume Mizuno por ello!

  • Rina Izayoi

  • yukihoshi917

    me encanto la reseña, es muy completa y acertada. Llegue buscando una cosa y termine leyendo todo. Esta bien escrito y redactado, se verdad es muy buena.
    La historia es envolvente. Te atrapa totalmente e impactada a cada capitulo (por asi decir). El dibujo le da un toque especial a la trama en si, creo que ese es un detalle muy especial. Solo queda esperar la continuacion n.n

    • Suzume

      ¡Gracias por darle una oportunidad a esta reseña y por comentar!

      El dibujo y el guión son magníficos, tengo muchas esperanzas puestas en esta obra. Y me muero por la continuación, jeje <3 A ver qué horrores más tenemos que tragar uwu.

      ¡Un saludo!

  • Suzume

    ¡Muchísimas gracias por leer y comentar!

    Me alegra que te haya gustado y no haber metido demasiado la pata. KS es un trabajo fascinante precisamente por tratar este tipo de relaciones como lo que son. Abre un nuevo camino hacia cómo se resolverá el conflicto. Además, tiene unos personajes fascinantes, tenía que escribir de ello <3.

    ¡Gracias de nuevo!

  • Suzume

    ¡Gracias por leer y comentar!

    Desde luego, no es una obra para las fans del BL sin más. No le va a dar a ese tipo de público lo que busca xDDD. La maravilla del guión es que a pesar de todo, podemos acercanos a Bum y Sangwoo porque son muuuy humanos. Espero que la segunda temporada siga así de bien <3

    ¡Un saludo!

  • Ayda Boullosa Lado

    Hace meses que tenía pendiente “Killing Stalking” y me acabé leyendo la primera temporada en una noche. Cuando fui a buscar más información y más opiniones me encontré con gente que shippeaba a los protagonistas lo cúal me parece increíblemente enfermizo. La autora a través de cada página deja claro que no hay nada bonito en esta historia, dentro del yaoi/bl ya hay una romantización de las violaciones increíble que ya lxs propixs autores tendrían que cambiar pero nosotros como consumidores también tenemos algo que ver y no cerrar los ojos ante lo que estamos viendo.
    Me voy por los cerros de Úbeda pero simplemente me parece una revisión/crítica muy buena porque deja las temas claros y es un análisis de los personajes muy bueno.

    • Suzume

      Es enfermizo, sí. Es decir, si la gente shippeara conscientemente de lo que implica y significa y todo. Al fin y al cabo, cada uno es libre de shippear lo que quiera. El problema es cómo se pierden las “enseñanzas” que da KS. Es como lo más irónico que puede ocurrir (aunque tampoco me sorprende, para ser sincera).
      Muchas gracias por leer y por comentar, me alegra que te haya gustado <3.

  • Jessica Rimbaud

    Pero ahora Bum es un asesino asi que si Sangwoo se hunde, hundira a Bum con el

    • Suzume

      Los asesinos también tienen que sobrevivir, digo yo xD. Y no evita que sea relación abusiva uwu

Colección de artículos destacada

Colección de reseñas destacada