Análisis: ‘The Legend of Heroes: Trails of Cold Steel’

Empieza una nueva aventura en el Imperio de Erebonia

The Legend of Heroes: Trails of Cold Steel es un RPG para PlayStation 3 y PlayStation Vita desarrollado por Nihon Falcom. Salió a la venta en Japón en septiembre de 2013. En diciembre de 2015 el título aterrizó en Norteamérica traducido al inglés de la mano de Marvelous Games. Tuvieron que transcurrir unas cuantas semanas para que llegara a Europa gracias a NIS America, el 29 de enero de 2016. Ha pasado más de un año desde entonces, y este dos de agosto hizo su debut mundial la edición para PC en Steam, GOG y Humble Store.

Después del número uno no siempre va el dos


Antes de nada, un poco de contexto: Trails of Cold Steel es la octava entrega que forma parte de The Legend of Heroes y la tercera del universo Trails. Esta se compone de la trilogía Trails in the Sky; las dos aventuras de Crossbell (conocidos de manera no oficial como Trails of Zero y Trails of Azure) y Trails of Cold Steel, que cuenta con dos juegos ya a la venta en occidente y otro que saldrá en septiembre en Japón.

Evidentemente, es recomendable jugar en orden todos los Trails, pero no es tan fácil como parece. Los primeros juegos de la saga, Trails in the Sky FC (First Chapter) y su secuela, Trails in the Sky SC (Second Chapter), están disponibles para PSP y PC en inglés, pero el orden de llegada a occidente del resto de títulos es un tanto confuso. El siguiente en traerse no fue Trails in the Sky the 3rd, sino Trails of Cold Steel y Trails of Cold Steel II, para PS3 y PSV. La decisión de saltarse varios juegos se tomó porque los Cold Steel eran los títulos más modernos de la saga y ya no había mercado para traer juegos de PSP. Por suerte para los fans, poco después anunciaron que traerían a occidente en mayo de este año la edición de pc de Trails in the Sky the 3rd para al menos completar así la primera saga.

Pero ¿qué fue de la segunda parte de Trails? En Japón, está compuesta por Zero no Kiseki y Ao no Kiseki y la traducción más aceptada es la de Trails of Zero y Trails of Azure respectivamente, que es la que Udon Entertainment emplea en los libros de ilustraciones que editó de la serie. Estos dos títulos todavía no han llegado a occidente y nadie sabe a ciencia cierta si algún día lo harán. Como consecuencia, es imposible jugar en inglés los juegos de Trails respetando el orden. Por suerte, Marvelous Games afirma que no hay problema en empezar directamente por Trails of Cold Steel.

Es cierto que cada saga de Trails es independiente hasta cierto punto del resto, pero hay que tener en cuenta que todas transcurren en el mismo continente —Zemuria— y en prácticamente el mismo periodo de tiempo.

Cada juego explica lo imprescindible que el jugador necesita saber acerca de los anteriores, como es natural, pero al empezar por el último se pierden muchas referencias que se hacen de personajes, lugares o eventos que solo aquellos que hayan jugado a la saga en el orden óptimo reconocerán, lo cual hará que su experiencia sea más positiva que la de aquellos que se inicien en Trails directamente con Trails of Cold Steel. De esto se concluye que, efectivamente, ir en orden no es imprescindible pero sí recomendable.

Construye los cimientos de una era


El juego empieza con una escena breve un día 31 de agosto, en la que se ve a la Clase VII intentando detener un ataque al estado independiente de Crossbell, amenazado por unos cañones situados en la fortaleza de Garrelia, en la frontera del Imperio de Erebonia. Apenas dura unos veinte minutos si se juega sin prisa, y sirve para que el jugador vea habilidades (artes y crafts) con las que contará en el futuro y para crear tensión a medida que se acerque de nuevo la fecha…

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El 31 de marzo se inaugura el nuevo curso en la Academia Militar Thors, en el pueblecito de Trista, a las afueras de la capital de Erebonia. La separación entre la nobleza y la «plebe» está muy marcada, y esto queda reflejado en la distribución de los estudiantes. Las clases I y II están compuestas únicamente por nobles, cuidadosamente separados de los alumnos de clase media, que estudian en las clases III, IV y V. La gran novedad de este curso es la instauración de la Clase VII —no, no hay  Clase VI—, en la que encontramos estudiantes con orígenes de lo más variados, que van desde un extranjero que proviene de un poblado nómada de las tierras de Nord hasta uno de los herederos de una de las cuatro casas más influyentes de la nobleza ereboniana.

Es natural que, teniendo miembros tan dispares, nazcan disputas en el seno de la Clase VII. Algunas son debidas a malentendidos y no tardan mucho en resolverse, pero el mayor conflicto lo protagonizan Jusis Albarea (noble entre los nobles) y Machias Reignitz (hijo de un político de clase obrera). Esta situación es un reflejo más de la sociedad ereboniana. Machias recrimina constantemente a Jusis que no ha tenido que mover un dedo en su vida y se ha criado entre algodones, a lo que el noble responde con burlas. La resolución de este conflicto es esencial para el futuro de la Clase VII, nacida para demostrar que es posible la convivencia y el compañerismo entre miembros de diferentes clases sociales. Si la Clase VII tiene éxito, entonces se podría abrir la puerta a una reforma profunda de esta sociedad tan profundamente fragmentada e injusta.

Al ser una clase especial, la Clase VII tiene actividades programadas para complementar su formación en forma de viajes de campo por el imperio cuyo objetivo es conocer mejor el país y las necesidades y conflictos de sus ciudadanos. A lo largo de estos viajes se van a desarrollar las historias de los personajes, se da a conocer el modo de vida de los habitantes de Erebonia y aparecen los antagonistas, una organización de fines desconocidos que se va a enfrentar en numerosas ocasiones a la Clase VII. Cada mes, la Clase VII va a ser testigo de los problemas que adolecen a la nación y sus integrantes se van a ver envueltos en una serie de conflictos fruto del despotismo de cierto sector de la nobleza, que empieza a verse acorralada por el auge de un movimiento reformista liderado por el Canciller Osborne, una figura política de orígenes humildes.

Este título se centra sobre todo en crear personajes sólidos y en presentar la sociedad del país en que se desarrolla la historia. Se podría considerar que este juego en su totalidad es una introducción para su secuela, Trails of Cold Steel II, que sí cuenta con un conflicto que se desarrolla de manera uniforme durante la partida, en contraste con los pequeños retos relativamente aislados a los que se enfrentan los estudiantes de la Clase VII en cada una de sus excursiones por el país.

Además de la historia principal, Trails of Cold Steel ofrece la posibilidad, como ocurre en todas las entregas de la saga Trails, de coleccionar una saga de libros y publicaciones del periódico nacional. No son simples objetos que recoger, sino que realmente se pueden leer. La novela (titulada Red Moon Rose) tiene una historia entretenida y los periódicos narran la versión oficial de acontecimientos en los que, en la mayoría de los casos, la Clase VII ha participado. Además, si sigue la tradición del resto de juegos, es posible que en la novela encontremos referencias a personajes de ese u otros juegos futuros. Por si faltan razones para coleccionar todos los volúmenes de Red Moon Rose, al final del juego dan un jugoso premio al mostrarle a determinado personaje la saga completa de la novela.

Conoce a la Clase VII


Como ya comenté, la Clase VII está compuesta por individuos de lo más variopintos, lo cual la hace de lo más atractiva. A primera vista parece que, al presentar de golpe a tantos personajes, no se vaya a llegar a conocer a fondo a ninguno, con la posible excepción de Rean Schwarzer, el protagonista del juego. Por suerte, este no es el caso. De hecho, sucede todo lo contrario.

Cada personaje representa en cierto modo a un sector de la población y, a lo largo de los viajes de campo, vamos a ir teniendo oportunidades de dar a conocer sus pasados y aspiraciones. No solo eso: al leer sus historias podremos ver cómo es el entorno en el que se han criado y las situaciones que han experimentado. Al final, no solo se conoce a los personajes, sino que se obtiene una imagen de la sociedad de Erebonia. Se presentan situaciones como el de un joven al que empujan a la academia militar por ser hombre y tiene que abandonar su sueño de ser músico, así como el del hijo de un político que quiere seguir sus pasos para defender los derechos de la clase obrera y también el de una huérfana que se ha criado al margen de la sociedad.

El jugador es testigo de cómo van evolucionando a medida que se relacionan entre ellos y viven situaciones que abren sus ojos a una realidad que desconocían. Las particularidades de cada individuo no son al azar, sino consecuencia de sus vivencias, como se va desvelando a lo largo de la partida. El entorno influye y prueba de ello es el hecho de que los estudiantes de la Clase VII, aunque no acuden a Thors con la intención de salvar el mundo, sí acaban viendo que la sociedad en la que viven necesita en cierto modo ser salvada.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Trails of Cold Steel no solo se nutre de su propio elenco; también hay menciones y apariciones de viejos conocidos de entregas anteriores como el Príncipe Olivert, el Ladrón Fantasma Bleublanc y los militares Mueller y Zechs Vander.

Además, el juego está plagado de NPCs (personajes no jugables) de lo más carismáticos con los que se puede interactuar mediante una serie de misiones opcionales en la que descubriremos las rarezas de los habitantes de Trista, incluyendo los estudiantes de otras clases de Thors, y de los lugares que visitemos con los protagonistas. Al hablar con ellos en las calles, comercios y otros edificios públicos, cada uno hablará de sus inquietudes y podremos comprobar qué opinan acerca de aquello que va ocurriendo en el país y cómo influye en sus rutinas.

Dinámica de juego


Nos hallamos ante un RPG cargado de historia —y, evidentemente, texto—, una de las señas de identidad de la saga Trails. El juego tiene dos partes muy diferenciadas: por un lado, el tiempo que se pasa en la Academia Militar Thors y, por otro, los viajes que los integrantes de la Clase VII realizan como parte de su educación. En cuanto a modo de juego no son del todo diferentes: en ambos hay eventos en los que la historia avanza, hay misiones que realizar y enemigos contra los que luchar.

En los periodos que pasa en Thors, Rean asiste a clase, como es de esperar, pero lo más interesante son los exámenes prácticos de Sara Valestein y los días libres. El día del examen práctico, la instructora hace unos equipos determinados que van variando a medida que pasa el tiempo, y tienen que enfrentarse a una especie de maniquí diseñado para comportarse en combate de la manera en que sea programado. En cada examen hay que demostrar la habilidad que se ha adquirido para usar ciertas estrategias que marcarán los objetivos que hay que cumplir para salir victorioso del combate. Al acabar el examen, la instructora anunciará la distribución de los alumnos en dos equipos —que, por cierto, no tienen relación con los de la prueba que acaban de realizar— y el lugar al que se destina cada uno en el siguiente viaje. Como consecuencia de esta división, el jugador llega a conocer apenas la mitad del país, algo insólito en la franquicia.

Antes de salir de Trista hay un día libre. Al principio del curso, Rean se ofrece a ayudar a Towa Herschel, presidenta del comité de estudiantes, con alguna de sus tareas para aligerar su trabajo. Como consecuencia, al principio de cada día libre, el líder de la Clase VII recibe una carta en su buzón detallando las misiones que la delegada le encomienda en cada ocasión. Dichas misiones se dividen en obligatorias, opcionales y escondidas.

Como su nombre indica, las obligatorias son las que hay que llevar a cabo para que la historia avance; las opcionales no son imprescindibles, pero ayuda a conocer a los estudiantes de Thors y los habitantes de Trista; y las escondidas son misiones opcionales que no aparecen listadas pero se activan al hablar con determinados personajes en el momento adecuado. Por suerte para Rean, no todo es trabajar. Cada día libre, el joven cuenta con una serie de Bonding Points que puede gastar para pasar tiempo con sus compañeros de clase (además de Towa, Crow Armbrust—un alumno de segundo curso y la instructora Sara) y con los que podremos ver sus eventos y subir de nivel sus enlaces de combate.

Hay una misión obligatoria que aparece en la lista cada mes y hará que la historia avance, así que hay que dejarla para cuando ya se hayan acabado el resto de misiones y nos hayamos quedado sin Bonding Points. Consta en explorar el viejo edificio de la academia, que es la única mazmorra de esta parte de la historia. El viejo edificio de Thors cuenta con una serie de plantas al final de las cuales siempre hay un gran monstruo (el boss o jefe final) especialmente fuerte. Se gana acceso a una planta en cada uno de los días libres, así que la misión básicamente consiste en explorar el piso nuevo, llegar a la última área y acabar con el boss. Hasta que no se llega casi al final del juego no se descubre la razón por la que el edificio va ganando sótanos de esta forma tan misteriosa, lo cual es ligeramente decepcionante y da que pensar. Es llamativo que el director de una academia militar se entere de que en el edificio de al lado van apareciendo plantas subterráneas que antes no estaban y se limite a dejar que un grupo de alumnos a su cargo las explore. Sí, al jugador le viene genial la experiencia adquirida, pero el sentido común brilla por su ausencia.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La parte de los viajes es similar a la anterior, pero cuenta con más desarrollo en la historia y la Clase VII realmente se convierte en un equipo unido. En cada aventura se cuenta con la mitad del equipo, ya que la instructora siempre les separa para que se acostumbren a cambiar de compañeros y para que el personaje no se dedique a usar siempre la misma estrategia. A lo largo de estas actividades se desvelarán los pasados de cada miembro de la Clase VII y conocerán la realidad del Imperio de Erebonia. Son siempre viajes a zonas estratégicas de lo más variopintas, cada una con sus problemas y una estructura social diferente. Al llegar, igual que sucede en los días libres de Thors, recibirán una lista de misiones (cuidado que, como siempre, hay algunas escondidas que se pueden llevar a cabo a base de pararse a hablar con los ciudadanos) y, como es de esperar en un RPG, al intentar llevarlas a cabo se verán envueltos en alguna situación que requerirá su participación para solucionarla.

Si bien la transición entre la parte de Thors y los viajes es natural, no se puede decir lo mismo a la inversa. Falta fluidez en este sentido, ya que se rompe el ritmo de la historia cuando los integrantes de la Clase VII vuelven a la normalidad y parece que dejan completamente atrás todo lo vivido fuera de la academia como si nada hubiera sucedido. Si fueran simples visitas guiadas a exposiciones, esto resultaría más comprensible. El caso es que en los viajes son testigos del malestar y las desigualdades existentes entre los ciudadanos del imperio y de la complicada situación política en que se hallan. En cada lugar que visitan estalla siempre algún conflicto que abre sus ojos a la realidad y no es posible que lleguen a la academia, decidan cambiar el chip y lo olviden.

Usa tus mejores estrategias y confía en tus compañeros para salir victorioso


El sistema de batalla de Trails of Cold Steel es bastante sencillo. Consiste en combates por turnos en los que una barra vertical indica el orden en que aliados y enemigos van a actuar y una serie de bonificaciones que se le aplican a cada uno. Esas bonificaciones pueden ir desde ganar objetos extra al vencer al enemigo hasta la posibilidad de usar habilidades sin gasto o golpes críticos. Procurar que los turnos de tus personajes coincidan con estas bonificaciones es, sin duda, una de las mejores estrategias.

Las acciones que se pueden realizar en cada turno son las de atacar, usar artes, crafts u objetos, moverse por el campo de batalla o huir. Atacar es, como su nombre indica, usar el arma que el personaje tiene equipada. Cada personaje tiene afinidad a uno o varios tipos de ataque (Slash, Thurst, Pierce y Strike) que, según la debilidad del enemigo, puede desequilibrarlo. Cuando esto ocurre, el personaje que está enlazado con el que ha desequilibrado a un enemigo puede aprovechar y atacar sin que sea su turno. Además, así se ganan Bravery Points (BP) con los que se puede hacer ataques combinados. Por otro lado, las artes son ataques mágicos que pueden tener poder ofensivo, defensivo, de cambio de stats (ataque, defensa, velocidad, evasión) o de curación. Cada arte está asociada a un elemento, lo cual hace que sean más o menos eficaces contra determinados adversarios en función de los atributos de éstos. El problema que tienen las artes es que consumen dos turnos y que determinados ataques del enemigo pueden anularlas si golpean a nuestros personajes mientras están reuniendo energía. También consumen EP (la barra que hay debajo de los puntos de vida). Por otra parte, Las craft son habilidades especiales que cada personaje va aprendiendo a medida que sube de nivel. Se usan consumiendo Craft Points (CP), que se ganan al atacar o al recibir daño. A partir de 100 CP, el personaje puede usar su Craft Break (su mejor técnica) sin necesidad de esperar a su turno, una buena manera de hacer mucho daño a los enemigos y, si se elige el momento con cabeza, beneficiarse de una jugosa bonificación.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El sistema es sencillo ya que, al empezar, hay una serie de tutoriales y el jugador no tarda en integrar todo en sus estrategias de forma natural. Al final del prólogo se establecen los enlaces de batalla (battle link) a los que se hace referencia en el párrafo anterior. Consisten en enlaces que suben de nivel conforme se ganan batallas estando enlazados o al ver eventos del personaje en cuestión. Al subir de nivel, se adquieren habilidades como la de asestar golpes a enemigos que han perdido el equilibrio, o incluso lanzar un tercer ataque cuando con éste se puede derrotar al adversario, sanar al compañero o protegerle de un golpe. El personaje con el que Rean tenga mejor relación al llegar al final del juego tendrá una escena extra.

La dificultad del sistema de Trails está en la preparación previa a cada gran enfrentamiento. Primero, hay que elegir los personajes que van a luchar y los que se quedan en retaguardia. Pueden luchar cuatro y el resto se pueden ir intercambiando durante la batalla. Segundo, es preciso escoger los enlaces, ya que no todos están siempre al mismo nivel ni tienen las mismas habilidades. Por último, queda preparar las artes. Esto, sin duda, es lo más complicado. Cada personaje tiene un sistema ARCUS que, entre otras cosas, permite colocar una serie de cristales conocidos como quartz con propiedades que permiten usar artes. Hay dos tipos de quartz, el Quartz Maestro y los normales. Cada ARCUS tiene un Quartz Maestro intercambiable con una serie de habilidades que se desarrollan al subirlo de nivel. Es decir, cada Quartz Maestro tiene una serie de artes propias y habilidades (recuperar CP más rápido, empezar la batalla con más velocidad…), pero resultan insuficientes para luchar, especialmente cuando éste está al nivel 1. Por eso se complementan con los otros quartz, que representan bien un arte (Seraphic ring, Tearal, Diamond dust…) o un grupo de ataques o aumentos de estatus (quartz de HP, EP o evasión, por mencionar algunos). Una buena combinación de quartz dará lugar a una amplia lista de artes que utilizar. Si no cuidas este aspecto del juego, es muy posible que no puedas aprovechar las debilidades elementales de los enemigos y que tengas que luchar usando solo ataques normales y crafts.

Perder un combate, por suerte, no significa perder la partida ni tener que volver al último punto de guardado. Tras cada derrota, el juego ofrece la oportunidad de volver a empezar la batalla —en las mismas condiciones o debilitando ligeramente a los enemigos— o volver a la pantalla de inicio. Da la impresión de que esto se hace para quitar protagonismo a las batallas y poder disfrutar tranquilamente de la historia, pero no es necesariamente así. «Debilitar a los enemigos» no es más que rebajar un poco su tope de puntos de vida. Para un boss cualquiera esto no tiene casi efecto a no ser que el jugador encadene derrota tras derrota hasta llegar a una situación en que el adversario empieza la batalla con una seria rebaja de vida.

Apartado gráfico y sonido


Trails of Cold Steel es el primer juego de la saga con gráficos 3D y se nota que queda mucho por pulir. Lo más evidente es el diseño de los personajes, con cabezas excesivamente redondas y pelo que sobresale de una manera extraña, casi como si fueran pelucas. Las cabelleras largas no se mueven con naturalidad y parecen rígidas. Sin embargo, no todo es negativo. Los edificios están muy logrados y son muy variopintos, de forma que cada ciudad tiene personalidad propia y un ambiente muy característico que la hace inconfundible. Los caminos que unen las ciudades no son especialmente llamativos ya que el diseño es bastante sencillo, pero no se hacen excesivamente largos, quizás con la excepción de las planicies Nord (que, por otra parte, está perfectamente justificada por la naturaleza del territorio). Otro aspecto positivo de los gráficos está en las batallas, ya que las artes cuentan con animaciones impresionante que han ido mejorando mucho a lo largo de los títulos de esta saga.

En cuanto a los monstruos enemigos, la gran mayoría se asemejan a animales o robots —según el área que se visite— y, en general, no llegan a resultar inolvidables. Un detalle curioso de los gráficos es que, al acabar ciertas batallas o en determinadas cinemáticas, se puede ver cómo los personajes guardan sus armas en la nada. Quizás hubiera sido más acertado incluirlas en el diseño, al menos durante las misiones, ya que queda extraño verlas aparecer y desaparecer de vez en cuando.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Si bien el apartado gráfico es mejorable, Nihon Falcom ha cumplido las expectativas en cuanto a sonido. Muchos de los diálogos están doblados pero no se puede disfrutar del doblaje original porque a occidente solo ha llegado doblado en inglés, lo cual no gusta a todo el mundo. Una de las novedades de la versión para ordenador de este juego es que viene con más texto doblado al inglés que las ediciones de PlayStation.

Por otro lado, la música está al nivel de los otros juegos de la saga. La banda sonora corre a cargo de Nihon Falcom jdk y destacan las pistas usadas en batalla, como The glint of cold steel y Tie a Link of ARCUS! Además, regresa “I swear“, una pieza vocal, vieja conocida de Trails in the Sky SC. Igual que ocurría con el apartado gráfico, cada área que se visita cuenta con sus propias melodías, lo cual le da más personalidad.

Conclusiones


Las novedades que Trails of Cold Steel implementa con respecto al sistema de batalla aportan frescura a un sistema de combate por turnos que nunca llega a resultar repetitivo. Por otra parte, los gráficos son bastante mejorables, pero la música, como ya es habitual, sigue siendo variada y cuenta con pistas muy pegadizas. Sin embargo, la estrella del juego es, sin lugar a duda, la historia.

Como ya es tradición en la saga de Trails, hay una gran cantidad de personajes a los que conocer. Todos los principales tienen su oportunidad para contarnos sus vivencias y demostrar que son algo más que caricaturas estereotipadas. A través de ellos, el título también da a conocer la situación del país y los elementos que crean el caldo de cultivo perfecto para un conflicto que está a punto de estallar.

Precisamente, es posible que el punto débil de este juego sea la falta de resolución de dicho conflicto, ya que se presenta de forma bastante tardía y se desarrolla en su práctica totalidad en su secuela. Se entiende que el título sirve como introducción para Trails of Cold Steel II, y es imposible pensar en jugar únicamente la primera entrega, que deja todos los cabos sin atar. Aun así, la manera de tratar la situación previa es interesante, ya que contrasta con la típica dinámica de tomar el conflicto principal del juego como punto de partida y explicar lo que lo desencadenó sobre la marcha. Trails of Cold Steel desarrolla a un ritmo decente tanto a los personajes como a la situación del país, de manera que el jugador puede meterse mucho más en la historia y formar su propia opinión acerca de los acontecimientos que se presentan a lo largo de las más de 50 horas de juego que se amplían en el siguiente título.

Por otro lado, es importante destacar que el juego, como ya es habitual desde hace tiempo, ha llegado a occidente solo en inglés. Esto es un gran obstáculo para aquellos que no conozcan bien el idioma por la cantidad de texto y por el peso de la historia en este título.

En último lugar, hay que mencionar que no hay bugs en las versiones que llevan más tiempo en el mercado. Queda por ver si se repite esto en la edición para ordenador, a la venta desde hace solamente un par de semanas.

Trails of Cold Steel es un diamante en bruto para los fans de los RPG que quieren disfrutar de una historia trabajada y bien desarrollada, ya disponible para PC, PS3 y Vita.

8.5
Lo mejor
  • Una gran cantidad de personajes con buenas historias detrás
  • Una buena OST
  • Un sistema de combate que no aburre
Lo peor
  • Los gráficos son mejorables
  • No se llega a explorar todo el país
  • No es autoconclusivo

Nihon Falcom


Desarrolladora japonesa Nihon Falcom, conocida por las franquicias de videojuegos Ys y The Legend of Heroes.





  • https://www.facebook.com/10210226566085954 Kaizo Katsu

    gran analisis =D

  • Rivka Ociosa

    ¡Un análisis genial! Ya conocía la saga de juegos, pero sinceramente andaba muy perdida en cuanto a la cronología y cómo habían llegado a occidente, así que esa introducción me ha quitado todas las dudas :)
    El género RPG es mi favorito y por lo que has comentado en la reseña estoy segura de que este juego no me defraudaría en absoluto. Seguramente aproveche para pillar la versión de PC ^^ ¡Enhorabuena a la autora!
    ¡Un saludo!

    • Zetsuka

      Gracias a ti por el comentario y por (seguramente) darle una oportunidad en el futuro a la saga, Rivka! Te recomiendo investigar antes un poco de Trails in the sky, que va antes y me parece algo más completo.
      Saludos~