Pokémon: ¡Hazte con todos! (Si es que puedes, claro)

Cómo ha evolucionado el lema en sólo dos décadas

Ya que hoy es el día elegido para el lanzamiento digital de las ediciones Oro y Plata de la mítica saga de Pokémon, es posible que a más de uno le haya dado por comparar los primeros juegos (recordemos que Oro y Plata forman, junto con Cristal, la segunda generación de títulos de esta franquicia) con los próximos lanzamientos de Pokémon Ultrasol y Ultraluna (séptima generación). Evidentemente, Gamefreak se ha visto obligada a innovar de forma constante para que su franquicia estrella no se quedara estancada y así ser capaz de seguir sacando juegos que resulten llamativos de cara al público. Se podría hablar acerca de muchas cosas, pero vamos a quedarnos con el lema de ¡Hazte con todos! que tan famoso se hizo en España gracias al primer opening del anime.

Empecemos haciendo un poco de memoria. En las ediciones Pokémon Azul, Rojo y Amarillo, el protagonista recibía la pokédex de manos del profesor Oak para así recoger datos de los pokémon que fuera capturando. El objetivo era completar la pokédex a lo largo del viaje, algo que podía parecer sencillo ya que por aquel entonces sólo había 151 pokémon. Una vez ganada la liga y capturado a todos los pokémon con los que nos hemos cruzado (incluyendo a los legendarios), todavía quedaban aproximadamente una decena por tener. ¿Cómo se podía capturar a esos elusivos seres? Comprando un cable link y buscando a alguien con la edición complementaria a la tuya. Se podría decir que era la forma que tenía Nintendo de hacernos socializar (y de hacer caja con las ventas del cable link). Era un rollo, pero a nadie le dolía despedirse de un puñado de pokémon más o menos fáciles de conseguir como Vulpix (exclusivo de la edición Azul) o Growlithe (exclusivo de la edición Roja). Para hacerse con los dos iniciales restantes había que negociar más, pero nadie dijo nunca que convertirse en Maestro Pokémon fuera fácil. Era un objetivo bien definido del juego que, sin importar si lo alcanzábamos o no, entretenía al jugador durante su viaje por la región de Kanto.

Si volvemos al presente, nos encontramos con una serie de novedades que se han ido implementando a lo largo del tiempo y que facilitan o dificultan nuestro objetivo de completar la pokédex. La dificultad más evidente es el volumen de nuevas especies que se han ido incorporando según pasábamos de generación en generación. Capturar 151 monstruitos según avanzábamos en nuestro viaje y ganábamos medallas parecía plausible. Pero ¿y si cambiamos un poco las cifras? Con la incorporación de las especies autóctonas de la región de Alola, se superan los ocho centenares de entradas en la pokédex. Además,  a partir de la segunda generación hay una serie de pokémon legendarios que solo se pueden obtener mediante evento. Celebi, de Oro, Plata y Cristal, fue el primero en ser exclusivo de evento, mediante un objeto especial, y ni siquiera salió de Japón en un primer momento. Más tarde llegó a España en los conocidos eventos veraniegos que se hacían en determinadas ciudades, así que muchos entrenadores se quedaron sin su escurridizo Celebi. Por suerte, este pokémon se pudo obtener también transfiriéndolo de Pokémon Stadium 2, aunque seguía fuera del alcance de aquellos que no tuvieran Nintendo 64.

Por otro lado, no todo son obstáculos en nuestra misión de hacernos con todos. Con la cuarta generación llegaron los sistemas de intercambio de pokémon mediante redes inalámbricas.  Adiós, cable link, ya no te necesitamos. Tampoco es precioso conocer a alguien con otro juego (o que nos preste su consola si se daba el caso de que nosotros teníamos varios). En cierto modo, parece que compensa el abultado número de especies que hay que conseguir. Sin embargo, ya no es como antes. Ya no hay que capturar todo ser con el que nos crucemos sobre la marcha y luego buscar a alguien para completar los últimos diez o así que nos puedan faltar. Ahora, en lugar de calzarnos unas zapatillas deportivas para patearnos cada rincón de la región que sea, toca negociar online y esperar a que salgan nuevos eventos. ¿Quieres un legendario? Mami Nintendo te lo da. ¿Un pokémon variocolor? Sin problemas. ¿Un legendario y, además, variocolor? ¡Oído cocina! Y si no te los da Nintendo, hay otras formas menos honradas de hacerse con ellos.

Es evidente que el lema de ¡Hazte con todos! ha ido perdiendo fuerza como uno de los objetivos principales con los que nació la franquicia. Ha sido sustituido por otros elementos, especialmente con la aparición de los combates online. El número de jugadores que se han dedicado a completar sus pokédex ha ido menguando según crecía el número de pokémon que capturar y aquellos exclusivos de evento. Por otro lado, los intercambios online y la amenaza de los hackers han hecho que este logro carezca del mérito que tenía hace dos décadas.

Ahora que volvemos a tener las dos primeras generaciones disponibles, ¿serás capaz de hacerte con todos? No olvides que hoy, día 22 de septiembre, salen a la venta las ediciones digitales de Pokémon Oro y Plata para 3DS.

Me fui en noviembre, pero aquí sigo.




“Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.”

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.