Reseña: ’19 Days’, de amores, mafias y golpes bajos

Can we... go back to the way things used to be...

Hace poco hicimos una reseña de Their Story, de Tan Jiu, y ahora os traemos la de su contraparte yaoi, 19 Days de Old Xian.

Al igual que Their Story, nos encontramos ante un webcomic chino (manhua) que funciona a modo de tiras no muy largas (hechas para ser sencillas y leerse en scroll vertical). Los protagonistas son el extravagante y dependiente Jian Yi y el más tranquilo Zhan Zheng Xi, amigos desde la más tierna infancia y que se van enfrentando poco a poco a sus sentimientos, en parte debido a las virulentas intervenciones de los hombres del padre de Jian Yi o de los enemigos de este, que amenazan su vida en alguna ocasión.

La historia no comienza de forma lineal, sino con escenas cómicas autoconclusivas del día a día de los protagonistas (que suelen acabar con un poco de violencia merecida, que recuerda vagamente a ese humor shonen en que un chico dice una estupidez y la chica lo manda volando con el Team Rocket) hasta que se nos explica que Jian Yi ha regresado tras largos años de ausencia. A partir del capítulo 14 empieza un largo flashback de sus días en el instituto y que dura hasta la actualidad.

Por tanto,  somos conscientes de que la historia se interrumpirá en algún momento cuando Jian Yi sea secuestrado por su padre y que transcurrirán varios años hasta el reencuentro, durante los cuales la relación se enfriará bastante.

Sin embargo, lo interesante radica en averiguar qué fue lo que sucedió antes de la separación mientras vemos su vida en el día a día. Los personajes secundarios plagan la historia y son casi por completo masculinos, con la excepción de la madre de Jian Yi y la hermana menor de Zheng Xi, junto a algún que otro personaje muy extra. Los más importantes son el delicuente Mo Guan Shan y el hermano menor de uno de los guardaespaldas del padre de Jian Yi, He Tian, que comienzan a desarrollar una suerte de flirteo (unidireccional por parte de He Tian) a partir del capítulo 76.

A nivel general podríamos encontrarnos ante un slice of life, o una historia de maduración a través de la aceptación de la homosexualidad a pesar del miedo al rechazo.  A pesar de lo desagradable que puede resultar la actitud de Jian Yi, siempre rebajada por tener tono cómico (a pesar de ser prácticamente acoso sexual) al menos debemos agradecer que viene justificada por su extrema dependencia y cariño hacia Zheng Xi. En cierto momento se nos explica que Jian Yi siempre ha vivido con cuidadoras y que su gran apoyo emocional desde que era una criatura fue Zheng Xi, que está dispuesto a luchar por él y lo quiere como un gran amigo. Pero solo eso, un amigo. Todo muy heterosexual. De ahí todas las bromas no-homo que se emplean con significado si bien no dejan de resultar desagradables porque el lector sabe (hay que estar ciego como Zheng Xi para no verlo) que se siente atraído sentimental y físicamente por su amigo. Así pues, incluso si es comprensible, las bromas se explotan demasiado y sería interesante soñar con que un día se reconozca como un comportamiento tóxico.

No guardo muchas esperanzas debido a la existencia de la segunda pareja, mucho más basada en los estereotipos agresivos del yaoi (por suerte la diferencia de roles no se basa en una idea heterosexual) y que se sustenta en un constante acoso. A He Tian le gusta sacar de quicio a Guan Shan, pero su flirteo va mucho más allá. Incluso si interviene varias veces para salvarlo de graves problemas, también lo amenaza, golpea, invade su hogar una y otra vez y lo asalta sexualmente en más de una ocasión para desazón del segundo (que parece que a la fuerza al menos desarrollará atracción física por He Tian). La historia  parece reconocer que esto no es bueno por las reacciones del Guan Shan, en general a puro grito pero que llega a las lágrimas cuando He Tian lo besa, como es normal. La historia no está terminada, por lo que es difícil saber en qué dirección irá esta… relación, pero muy buena base no tiene a menos que se reconozca que es una pareja tóxica.

Dicho esto, lo cierto es que 19 Days es una historia que sabe enganchar y haecr que te preocupes por sus personajes. La mayoría son estudiantes de instituto que no se merecen las circunstancias que están viviendo y que no deberían estar tomando decisiones duras a esa edad. Además, al verlos de cerca haciendo tonterías, jugando y sacándose de quicio unos a otros con una gran naturalidad en la narración, nos acercamos a ellos y hasta se nos olvida lo que está por llegar.

Cabe resaltar que aunque el tono cómico de la historia se mantiene, a medida que avanzamos se va alternando más y más con la seriedad y el drama, hasta que estos ganan bastante peso. La comicidad empieza a convertirse en un respiro entre situaciones dolorosas o tensas. Sin duda uno de los mejores momentos es cuando los protagonistas son incapaces de hacer nada ante los adultos que pretenden secuestrar a Jian Yi o el momento en que este se ve cogido con las manos en la masa porque Zheng Xi sospecha que le gusta. Su desesperación es patente. No solo eso sino que encontramos hasta escenas de acción más típicas de un thriller que están muy bien llevadas y saben introducir, aunque solo sea con un poco de brevedad, en el peligroso mundo en el que se mueve la familia de Jian Yi. Con todo, no podemos olvidar los momentos dulces y que no necesitan de palabras para presentar la relación entre Jian Yi y Zheng Xi, como durante el cumpleaños del primero. Escenas como esa hacen que resalte todavía más el talento de Old Xian.

Old Xian pone un gran nivel de detalle en estos aspectos y, en particular, en el maravilloso dibujo. La mejora desde los primeros capítulos hasta la actualidad es deliciosa. El color es atractivo y definido, los personajes son elegantes y llamativos y la atmósfera es buena. Se nota amor tras cada viñeta. Eso sí: los personajes no parecen ser adolescentes ni en broma.

En definitiva, estamos ante una obra lenta, que se construye sobre la marcha y tiene sus problemas, pero que merece la pena. Tenemos personajes bien construidos (incluso si hay que soportar muchas escenas absurdas), situaciones ridículas que arrancarán como mínimo una sonrisa y una historia que alterna entre no tomarse en serio a sí misma y presentarte hechos más realistas y que van directos al corazón.

19 Days es uno de esos manhua que hay que probar para saber si será del gusto pero lo más probable es que al menos se te quede un recuerdo interesante del mismo.

Redactora de artículos variados (Neon Genesis Evangelion, Utena, Nier Automata, Berserk, D.Gray-man) sobre worldbuilding, personajes o narrativa. De vez en cuando alguno de opinión. Tengo un blog donde hago lo mismo pero con libros.

Lo mejor
  • Increíble dibujo
  • Personajes grises y bien trabajados
  • Buen ritmo
Lo peor
  • Mucho acoso sexual
  • El principio es bastante lento



“Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.”

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.