Reseña: ‘Sadistic Beauty’, el femdom de Yunhee Woo y Geumsan Lee

Cuidado con Doona, no te vayas a enamorar

Sadistic Beauty es un webcomic del guion de Yunhee Woo y del dibujo de Geumsan Lee que podéis encontrar en Lezhin.

El eroticismo en el manga suele estar hecho por y para hombres —las excepciones tienden a dar el salto con el yaoi, un género hecho por y para mujeres— por lo que las violaciones, las mujeres sumisas y los senos hinchados (y antigravedad) son habituales. Encontrar una historia donde la mujer sea dominante —es más, encontrar un manga que trate el bdsm desde el punto de vista femenino, con personajes variados y además tenga una historia más allá de lo erótico— es rarísimo.

Sadistic Beauty sin embargo, conjuga estos puntos para satisfacción de cualquiera que busque algo diferente.

Haesol es un joven, tímido y encantador universitario, que hace las veces de amo de casa para su amigo y compañero de piso. Cualquiera que lo vea diría que tiene una actitud femenina, algo resaltado por su físico andrógino sin que se deje de ver que se trata de un hombre. Un día se encuentra con que la hermana de su compañero de piso ha decidido instalarse un tiempo con ellos. Doona es una mujer de carácter fuerte, indolente, escritora y además muy atractiva. Es, en definitiva, un terremoto que viene a la casa y que pone su vida patas arriba. No solo eso sino que tiene un cuervo curvilíneo muy realista, con unos pechos grandes pero que no se mantienen flotantes en el aire por alguna magia extraña, y con ropas que hacen la caída adecuada con el tipo de cuerpo que ella tiene.

Y, como no podía ser de otra forma, Haesol cae en un enamoramiento inmediato después de un primer choque… incómodo que acaba con una suerte de juego erótico. A partir de ese momento, Doona lo ve como un chico atractivo con el que podría pasar un buen rato y cuya inocencia le resulta encantadora (y explotable siempre que ambos estén de acuerdo). Pero lo que podría quedarse en simple simpatía va dando pequeños saltos, en especial a partir de que se entera de que Haesol es su fan. Solo que él no lo sabe, porque Doona publicó su primer y único libro bajo pseudónimo y se encuentra en bloqueo narrativo desde entonces.

Con estas bases, empieza a desarrollarse una relación a partir de un inicio bastante incómodo para ambos. Después de reconocer que los dos se sobrepasaron, deciden ir pasito a pasito, descubriendo el mundo del bdsm.

A todo esto se une que los dos son alumnos del exnovio de Doona, que se esforzó en su momento por hundir su autoestima (celoso, sin darse cuenta, porque ella había publicado) y trató de manipularla para que fuera como él consideraba que debía ser una mujer. La enemistad entre Doona y el profesor Byun estalla de inmediato y se plaga de amenazas e indirectas que vuelven bastante difícil que Byun pueda gustar. Incluso si con él se desarrolla una de las partes más oscuras de la personalidad de Doona, que abandona la comedia para realizar un acto criminal, se ha creado una situación compleja a la que el webcomic todavía no ha dado solución.

A estos tres personajes se une una plantilla de secundarios en los que algunos (en especial alguna) cobran más protagonismo del esperado. A los problemas de la relación del día a día entre Doona y Haesol se suma el dilema de escritora de ella (y de su hermano), así como el miedo a confiar que tien Doona. Se nota que Byun le dejó más cicatrices de las que quiere reconocer y que su fuerte personalidad esconde una autoestima más bien baja.

En principio el ritmo es ligero, salpicado por escenas eróticas donde todo se ralentiza y se regodea en el dibujo y la situación. Como en todos los webcomic de Lezhin, se lee en scroll en vertical, por lo que eso también facilita mucho la lectura y la sucesión de escenas. Y es que el dibujo es uno de los grandes puntos. Es precioso, con unos colores que se quedan grabados, mucha fluidez y que sabe pasar de la comicidad a la seriedad donde Doona duda sobre su futuro y talento o la poca confianza de Haesol en sí mismo. No solo eso sino que todos los personajes son distinguibles y expresivos, encantadores de una forma u otra y que se ajustan bien a lo que se quiere contar.

Sadistic Beauty es una historia de bdsm, de exploración (incluyendo yuri) y eroticismo, pero a un nivel «amable». Excepto en una ocasión —bastante dura y vengativa, que hará rechinar los dientes a alguno—, las escenas son consentidas y un juego en el que ambas personas están de acuerdo. Y Doona siempre es la dominante y la que decide hacer los juegos con su pareja.

Encontrar algo así es tan extraño, en especial con personajes bastante humanos, con sus inseguridades, sus momentos estúpidos y crueles —pero comprensibles. Excepto con Byun—, hace que Sadistic Beauty sea una perla de manga, muy recomendable para mujeres (y hombres) que quieran leer algo erótico diferente de una vez por todas.

Redactora de artículos variados (Neon Genesis Evangelion, Utena, Nier Automata, Berserk, D.Gray-man) sobre worldbuilding, personajes o narrativa. De vez en cuando alguno de opinión. Tengo un blog donde hago lo mismo pero con libros.

Lo mejor
  • Impresionante dibujo
  • Originalidad en el tratamiento del eroticismo
  • Personajes variados y que van bien con la trama
Lo peor
  • Alguna que otra escena cruel que no se resuelve (de momento)



Redactora de artículos variados (Neon Genesis Evangelion, Utena, Nier Automata, Berserk, D.Gray-man) sobre worldbuilding, personajes o narrativa. De vez en cuando alguno de opinión. Tengo un blog donde hago lo mismo pero con libros.