Reseña: ‘Übel Blatt’ #6-7-8, la Saga de Barestar

Cuando un duelo medra a lo bestia

Hace casi un año que no publico una reseña sobre Übel Blatt, pese a que tengo un montón de tomos pendientes de leer. Como a estas alturas ya habréis decidido si os interesa o no la colección (y si no, disponéis de mis reseñas de los volúmenes 0 y 1), he decidido cambiar de formato e ir por sagas que abarcan varios volúmenes. Creo que así puedo ofrecer un análisis más coherente y, de paso, avanzar más rápido con el análisis de la controvertida obra de Etorouji Shiono, publicada por Norma Editorial.

En realidad, la saga de Barestar comienza en el tomo 5. El siguiente volumen reanuda la historia justo donde la deja el anterior: con nuestro héroe Köinzell a punto de enfrentarse a Elseria y sus tres camaradas, todos Caballeros de las Siete Lanzas al servicio del líder de los Héroes, Glenn. A decir verdad, dicho enfrentamiento ocupará gran parte del tomo 6, en el que también asistimos al heroico (y suicida) desarrollo de un personaje que había quedado un poco descolgado en el tomo anterior: la joven Ato, que se consolida como su aprendiz.

Ato había resultado muy malherida en el volumen anterior, y no ha habido tiempo para que se recupere. No voy a entrar mucho en detalles para no perjudicar en exceso a la trama, pero en un momento de la historia recibe una especie de magia curativa, y esa escena es prácticamente pornográfica. Desde el punto de vista de la historia la situación no es reprochable: era la única forma de administrarle el… eh… tratamiento y no había tiempo para miramientos. Pero visto desde fuera, no deja de ser una escena de una adolescente inconsciente y casi desnuda a la que están haciendo algo claramente sexual, y esa clase de cosas me incomodan y cabrean por muchos tomos que lea. Que salga en ropa interior a luchar contra caballeros en armadura completa tampoco ayuda.

Dije en la reseña previa que estábamos ante un tomo calmado y político. No se aplica al resto de la saga. Capítulo tras capítulo, vemos una pelea interminable que va ascendiendo en categoría: un duelo que se convierte en escaramuza, que se convierte en revuelta, que se convierte en batalla y en el que al final nos encontramos con fortalezas voladoras gigantes disparando rayos a lo Estrella de la Muerte, por lo que incluso llamarlo batalla parece que se nos queda corto.

También tenemos la ocasión de conocer más a fondo a Ikfel, el misterioso espadachín, y de verle en acción. Es un personaje que dará mucho más juego que el propio Barestar (quien sigue siendo un cobarde) como oponente de Köinzell… Y aunque su gran duelo aun tiene que llegar, aquí ya le vemos lucirse y mostrar que su reputación es bien merecida.

El tomo 8 va un poco aparte. No diría que forma parte de la saga exactamente, sino que es transición. Buena parte del principio está ocupado por un flashback de Köinzell y su pasado como Ascheriit para reflejar el estado mental del protagonista, y los remordimientos que empieza a causarle el hecho de estar cazando a los que, a fin de cuentas, fueron sus compañeros de armas. Sin llegar a dudar jamás de su convicción de continuar, ojo. En este volumen, él y Ato están solos y rodeados de enemigos, y gran parte de los capítulos tratan simplemente acerca de ellos sobreviviendo. Sin embargo, el último acaba con un twist francamente inesperado y que tendrá un gran impacto en el devenir de las sagas posteriores.

Übel Blatt 01

Esto es Übel Blatt. Esperad grandes dosis de acción trepidante, violencia desmedida, monstruos, ejércitos, muchas (muchas) espadas, chicas desnudas dibujadas en gran detalle y a Köinzell yendo de guay. Porque el pobre no sabe ir de otra forma.

 

Lo mejor
  • La acción, que en este tomo apunta por todas partes.
  • Ikfer, un personaje bastante molón al que vemos apuntando maneras.
  • La fortaleza voladora, que la verdad es que mola lo suyo.
Lo peor
  • El fanservice. Lo digo tomo tras tomo, pero me tomaría más en serio todo esto si no pareciera material onanista.
  • Al haber semejante batalla campal en la que se resuelve todo, hace parecer que los preparativos del tomo anterior estaban un poco de más.
  • El flashback del tomo 8 es quizá un poco largo para la poca información que aporta.