Analizando Neon Genesis Evangelion #9. Un instante, una mente al unísono

Tú también eres una cría

Con la llegada de Asuka, las cosas, que comenzaban a establecerse en el mundo de Evangelion, vuelven a estallar.

Y es que nuestra nueva coprotagonista es un torbellino de energía. En la estética más pura del anime de colegiales, nos dedicamos acercamos a la vida diaria de los alumnos de la escuela de Shinji. Lo hacemos, literalmente, desde el punto de vista de stalkers, porque todos los efectos de la camarita son cosas de Kensuke y Toji, que comercian haciendo fotos a Asuka. Creo que no hace falta que comente lo creepy y desagradable que es eso, y lo mucho que incide con lo que Asuka busca… y al mismo tiempo desprecia— que es que la gente se enamore de su fachada, cosa que bien comenta Toji: las fotos no revelan su verdadera personalidad—. Así que aplaudamos el nuevo método de GAINAX para ahorrar animación y vayamos a lo importante.

Asuka destaca y le gusta que sea así. Constantemente resalta que es diferente, que no pertenece a ese sitio, que está por encima de las cartas de amor de adolescentes y de los celos de las otras chicas. No duda en hablar en inglés (por algún motivo, quizás que es más fácil de pronunciar para la actriz de voz) y en alemán para que la gente sepa que de inmediato que es extrovertida e inteligente. Y, como ya tiene dominado a Shinji, su siguiente objetivo es Rei. O, más bien, la Primera Niña, porque si se acerca a Shinji, incluso si es para hacerle un poquito de daño con un capirotazo, se debe a que es el Tercer Niño. Gente importante. Gente que no merece que pise sus cartas —todavía— y con la que debe trabajar.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Con una multitud detrás, Asuka no duda en subirse a un muro para quedar por encima de Rei a la hora de presentarse. Es una escena maravillosa porque juega con el sol: Asuka, bajo el astro mayor una vez más, interrumpe con su sombra la lectura de Rei. Y la reacción de esta habla por sí sola; se aparta. Y Asuka, por supuesto, se echa hacia delante para molestarla de nuevo. Sin embargo, al final tiene que hablar, dirigirse a Rei, para que esta le preste atención. Como curiosidad: se nota que Asuka es extranjera porque dice su nombre antes que su apellido. Es ella quien es importante, no su familia.

La conversación ya la examiné un poquito en este artículo sobre Rei, pero básicamente nos planta la diferencia entre ambas: Asuka es una actriz inteligente pero egocéntrica, Rei es una intelectual asocial que quiere estar con su libro. Asuka busca forzarla, frente a toda esa gente, a que reconozca de su superioridad o al menos su validez como nueva piloto. Al fin y al cabo, tienen el mismo trabajo, así que deberían ser amigas. ¿La respuesta de Rei? Que si se lo ordenan, lo hará. Asuka no es como Shinji y no tiene por qué acercarse a ella. Asuka se queda de piedr: desde luego, no era lo que se imaginaba al hacer frente a la Primera Niña.

Entre tanto, Kaji sigue siendo una Chica Bond y juguetea con Ritsuko. Sin embargo, nuestra bella dama no tiene problemas con un tonteo que sabe que no va a ningún lado ni se deja engatusar por Kaji —al fin y al cabo, sus gustos son más, eh, peculiares. Y maduros. Y antisociales—. Duele bastante que Kaji tenga razón al señalar que está viviendo un mal de amor. En fin; nos enteramos que Kaji, Ritsuko y Misato se conocen desde hace bastante tiempo, de ahí la naturalidad de sus interacciones, incluso si es con brusquedad o juegos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La trama del episodio no pierde ni un minuto en ir directa al grano, ya que de inmediato y antes de que pueda desarrollarse la conversación, salta la alarma ante la presencia de un Ángel. ¡Me encanta que todavía no han terminado de desmontar a Ramiel! Y las consecuencias de la batalla afectan todavía a la defensa de Tokio-3, por lo que deben llevar a las EVA —para desgracia de Asuka, que quiere que su debut sea en solitario— 01 y 02 a pelear fuera de la ciudad y detener al Ángel antes de que pueda acercarse. Shinji intenta consolar a Asuka, acercarse a ella (sé que lo digo siempre, ¡pero mirad los pasos que ha dado! Incluso si Asuka le echa hacia atrás, sigue intentando buscar el contacto y tener una actitud más o menos amistosa con ella) y la respuesta es ladrarle en la cara que ni se le ocurra interponerse en su camino. Ay, el Dilema del Erizo.

Antes de ir a la batalla, un pequeño comentario: Asuka y Shinji pelean de forma diferente. Los han preparado para una estrategia por turnos, pero igualmente Shinji nunca ha sido de luchar cuerpo a cuerpo y le han dejado con el arma a distancia con la que ha aprendido a llevarse. En cambio, Asuka se las apaña bien con armas blancas, como demostró al usar su cuchillo —lo cual también demuestra que tiene más entrenamiento que Shinji— y usa una lanza. No creo que se pensara a propósito pero tiene ironía, ay. Y es maravilloso cómo Shinji ya se siente lo suficiente sano y seguro en su trabajo para poner los ojos en blanco ante Asuka y apoyarla con su rifle sin parpadear.

Entonces aparece nuestro Ángel, cuyo diseño no difiere mucho del primero que vimos. Israfel rápidamente cae ante Asuka. Esto nos dice por una parte que ella es muy hábil y, por otra, que los Ángeles siguen aprendiendo. Israfel no ha intentado defenderse de los ataques, ni tampoco se ha lanzado sobre las EVA. Más bien parece que haya estado esperando, midiéndolas. Y, ya que todos los Ángeles anteriores a pesar de su desproporcional tamaño (Israfel no es más grande que una EVA) han perecido porque les han alcanzado el núcleo con facilidad, este Ángel ha ideado una nueva forma muy a lo horrocrux: ha dividido su centro en dos. Así, solo si se destruyen a la vez, se eliminará al Ángel al completo y se evitará su regeneración.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Todo esto nos lo cuentan ya en las postrimerías de la batalla, cuando vemos las noticias donde se nos muestra el ridículo resultado. Por una parte es interesante que NERV parece no tener ya tanto poder para ocultar a los Ángeles, o que simplemente ha habido ya tantos que es imposible filtrar demasiado las noticias. En cualquier caso, NERV ha quedado como una organización bastante inútil frente al mundo. Han necesitado de la ayuda de las Fuerzas de las Naciones Unidas, con una mina N2 —como la que vimos en el primer episodio; se ve que Israfel no es fuerte, su ventaja se basa solo en su núcleo— con la que han inutilizado al Ángel por ciertas horas. A Asuka y a Shinji no les importa demasiado este hecho; su problema más inmediato es que echan la culpa al otro.  Asuka se niega a admitir que haya hecho algo imprudente al trabajar por su cuenta y Shinji no se deja amedrentar ni permite que le carguen a él el muerto.

Fuyutsuki, humillado, les espeta a los niños que si saben cuál es su trabajo. La respuesta de Asuka define todo su personaje:

—Pilotar a la EVA.

—¡No! Vuestro trabajo es derrotar a los Ángeles.

Un trabajo en el que Misato está decidida a triunfar, sí o sí —nos vamos acercando a su pasado, aunque aún falta— mientras se enfrenta al infernal papeleo de las Naciones Unidas para inmenso regodeo, por no decir recochineo, de Ritsuko. Esta le trae un disquete con el que poder, digamos, salvar la situación a la que se enfrentan: que Asuka y Shinji sean capaces de enfrentarse al Ángel. Al principio, a Misato no le hace gracia que sea Kaji quien tenga la idea, pero cuando no se da cuenta, le asoma una sonrisa a los labios. Puede que no le moleste su presencia tanto como le gusta indicar.

Y ¿cuál es ese plan? ¡Hacer que Asuka y Shinji vivan juntos, por supuesto! Como el terremoto que es, Asuka expulsa a Shinji de su habitación —y además deja muy claro que preferiría estar con Kaji— y tira sus cosas a la basura, como si no merecieran la pena, mientras empieza a protestar por las diferencias culturales entre Japón y los europeos. La más importante es que las puertas no tienen cerrojo: ni Asuka ni Shinji tienen ninguna clase de verdadera privacidad. Como bien señala Misato, es una forma de indicar que las prioridades de los demás vienen antes de la propia, algo típico de una sociedad mucho más comunitaria o que niega la individualidad como la japonesa. Todo lo contrario que Asuka busca o quiere ser, menuda casualidad. La falta de privacidad indica que pueden pillarla sin su fachada, más allá de la brillante chica genio y también quiere decir, que no van a tener en cuenta la voluntad de ambos: tienen que colaborar y sacrificar su orgullo para el triunfo de la misión —y salvar el mundo—.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ya que la única forma de vencer es atacar con una sincronización perfecta, necesitan aprender a hacerlo todo a la vez. Lo cual es bastante divertido porque tienen el mismo rechazo a trabajar juntos. Asuka es mucho más agresiva y se impone siempre a lo que Shinji pueda pensar o decir. Es la que más se resiste a la cooperación en todo momento. Y ni aun así logra nada; Misato se impone. Cuentan con seis días para memorizar a la perfección la música que les van a poner durante la batalla.

El resultado es que empiezan a faltar a clase, visten con el mismo conjunto de baile —para horror de Toji y Kensuke— y son completamente incapaces de trabajar al mismo ritmo incluso después de tres días. A Toji y Kensuke se une Hikari (que se quedará tan encantada y sorprendida como el espectador con la presencia de Pen-Pen), la delegada, y Misato toma medidas radicales: trae a Rei consigo. Así pues, aparte de dar un aire de comedia a toda la situación que ayuda a olvidar que millones de vidas dependen de que estos dos sean capaces de compenetrarse, añade cierta tensión sobre ambos. Sin duda Asuka siempre es proactiva, pero delante de otras personas es difícil creer que no exagere su comportamiento para exonerarse de cualquier posible error: para ella todo es culpa de Shinji. Y, sin embargo, si os fijáis… es ella la que se equivoca en el juego. Es Asuka quien tiene en la pantalla la palabra Error, no Shinji. Pero no está dispuesta a rebajarse a su nivel.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Puede que hasta la presencia de los amigos le venga bien a Misato a la hora de poner en marcha su plan. Usa el mismo método que con Shinji: le dice que si va a rendirse y Asuka se regodea porque ella es única, no tienen a nadie más (dios mío, y lo dice delante de Rei). ¿La respuesta de Misato? La misma que le dio a Shinji en su momento:

—Rei.

—¿Sí?

—Dale un intento.

Ante la incredulidad de Asuka —¿de verdad van a sustituirla? ¿No van a cambiar a Shinji¸ que es quien está por debajo? ¿Él es necesario y ella no? Una vez conoces su pasado, es más fácil entender el extremo de su comportamiento— y del resto menos Misato,  Rei y Shinji se sincronizan a la perfección. Como detalle visual, es interesante que Asuka arroja los cascos mientras que tenemos una escena muy cercana de Rei poniéndoselos para actuar a la vez que Shinji. Además, es un elemento bonito porque Shinji siempre lleva auriculares cuando quiere abstraerse y sentirse cómodo. 

Puede que esta compenetración sea producto de haber luchado juntos por su vida. Quizás se haya establecido un lazo especial entre ellos o simplemente que ninguno exige del otro lo que no puede hacer, como es el caso de Asuka. Rei no tiene demasiada voluntad, por lo que le debe resultar más fácil imitar a Shinji y este… bien, ya considera a Rei su amiga, por lo que puede actuar con mucha más relajación. Misato dice que quizás debería intercambiar a Asuka por Rei. Asuka sale llorando de la casa.

Aquí viene una parte francamente incómoda, que es parte resultado del machismo, de la necesidad del guion porque Shinji se mueva y por la temática de Rei de ser un cero a la izquierda. Desde que entró ha estado sentada, leyendo sin interaccionar con nadie hasta que Misato le dirigió la palabra. Como si fuera un adorno. Ni siquiera Hikari habló con ella. Así pues, uno esperaría que cuando se pusiera a trabajar con Shinji y se comentara que es ella la que va a tomar el trabajo, Hikari se volviera contra ella o le exigiera que fuera a calmar a Asuka. Pero no. Le grita a Shinji que ha hecho llorar a Asuka y que tiene que arreglar la situación.

De verdad, ¿qué demonios?

Rei es invisible, le roban todo el crédito y ni le reconocen el mérito de ser más capaz que Asula. Porque, por supuesto, la culpa siempre es de Shinji. En fin, el chico hace caso y va detrás de Asuka para intentar animarla. Asuka, sin embargo, ya ha pensado por su cuenta y señala que hará lo imposible por restaurar su orgullo herido y demostrarle a Rei y a Misato lo que es capaz. No es la forma más sana, ni tampoco la que da más dignidad a los demás personajes, pero Asuka no es una persona tan rígida ni cruel como se la quiere mostrar. Tiene miedo a que la echen a un lado, pero también sabe que es capaz de hacer todo lo que se propone. Necesitaba esa humillación para poner los pies en la tierra. Y Shinji, sin duda, empieza a sentir un asomo de aprecio por ella con esa sonrisa tan tierna que se le escapa.

Así pues, se ponen a trabajar con intensidad. No hay mucho que comentar de las escenas, aparte de ver cómo van aprendiendo a sincronizarse. Aun así, me gustaría señalar que… ¿Shinji no tiene personalidad? ¿De verdad? Será paciente, pero Asuka lo saca de sus casillas. Es algo interesante de esta dinámica; la relación con Rei es mucho más platónica y tranquila porque ninguno se buscan las costillas. En cambio, Asuka y Shinji son polos opuestos y pueden arrancar al otro tanto lo mejor como lo peor. En otras circunstancias, probablemente habrían podido ser buenos amigos y mantener una relación, del tipo que sea, sana.

Pero esto es Evangelion.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Además Pen Pen se une al reto de sincronización, que ya estaba cumpliendo de antes con Shinji al comer a la vez que él, y demuestra que es el piloto que nos merecemos. Por cierto, GAINAX, estaría genial que dejaras de mostrar la ropa interior de Asuka por enésima vez—.

La escena que viene a continuación es una compleja. Lo primero de todo, agradezco que no se dibujen los pezones ni a Shinji ni a Asuka, por lo que en términos de animación japonesa es como si estuviéramos viendo una transformación de Sailor Moon, que quita la sexualización —por el contrario, en EoE Rei está sexualizada en su forma gigante—. Así, podemos permitirnos más o menos escenas en la que Asuka muestra los senos.

Encantada porque Misato no está en casa, por primera vez en varios días busca dormir aparte. Se va a la habitación de al lado y se pone a cuatro patas para gritarle a Shinji que ni se le ocurra cruzar. Cualquier chica sabe lo que pasa en esa postura, lleves sujetador o no, y Asuka está muy obsesionada por la sexualidad. El hecho de que estén solos (ella misma lo hace sonar al principio como otra cosa) podría ser una llamada de atención para cualquier otro chico. Por eso le espeta esas palabras a Shinji, repletas de desdén.

—Es la hora de que los niños se vayan a la cama.

Niños. ¡Niños! Estos capítulos nos están recordando que nuestros personajes son adolescentes tontorrones a pesar de sus experiencias. Por eso es tan importante y Anno juega bien con estar en la barrera entre querer ser adulto y ser, en realidad, todavía un niño inmaduro en términos de sexualidad y necesidades afectivas. Asuka se presenta como una adulta independiente, pero grita una y otra vez por atención. Quería luchar contra Israfel como su debut; cuando comete un error, no es culpa suya; no tiene problema en exhibirse frente a un público siempre y cuando quede bien.

Y, como ya he comentado y repetiré hasta la saciedad, estas contradicciones son preciosas porque Asuka quiere ser única, ella misma, superior a todos, pero para ello necesita la validación de los demás. Y ahora mismo, quien se la puede dar es Shinji. Por eso espera que él vaya a su cuarto. No lo hace. Es ella quien tiene que salir y se tira en su cama (porque no, dudo mucho que Asuka se pusiera ahí por equivocación y menos situando sus pechos a la altura de la cara de Shinji) en una postura que, bien, habla por sí sola. Si no va él, tendrá que hacer algo cuando ella esté ahí, ¿no?

¡Bienvenidos al despertar sexual de Shinji como tal! Se inclina adelante para darle un beso, como siempre nos han enseñado en todas las series, animes, manga y demases que tiene que pasar. Solo que Asuka se ha quedado dormida y revela una verdad terrible: llama a su madre por la noche. Y ahí se acaba todo, por el momento.

—Tú también eres una cría.

Por cierto, es maravilloso cómo Shinji está entrenado para fingir que duerme. Eso indica que Misato entra más de una vez en su cuarto sin llamar… Como hace Asuka, a pesar de quejarse tanto de la falta de privacidad.

La fachada, la necesidad de ser una persona distinta en la vida privada, también controla a Misato. A pesar de todo lo que ha dicho, cuando la vemos de nuevo es con Kaji. Estoy convencida de que podría librarse de él si quisiera, pero al postura en la que se encuentran no es precisamente una poco forzada. Kaji insiste, ella dice que los van a ver, pero se deja. Más o menos. En cuanto llega a su planta, se aparta de él e insiste en que no hay nada entre ellos, que él no vuelva a hacer nada similar. La respuesta de Kaji es la típica odiosa de cada relación abusiva: tu cuerpo no decía lo mismo.

—Tus labios o tus palabras… ¿A quién debería escuchar?

Con todo, en este caso creo que Kaji está siendo sincero. No es un caballero, pero tampoco asalta sin más. Está planteándole la situación a Misato tal y como él la ve. Es evidente que sí busca algo con ella y que Misato todavía se siente, al menos, atraída sexualmente por él y experimenta cariño si la ayuda o envidia si este abraza demasiado fuerte a Ritsuko. Misato está furiosa por esta pérdida de control; y Kaji luego se lo restriega con voz suave por la cara. Es una forma de mostrarnos que también es un personaje con varias capas de profundidad y que no termina de ponerse de acuerdo consigo misma. Algo que no se deja de resaltar cuando Ritsuko le toma un poco el pelo. Le recomienda que sea más honesta consigo misma —lo cual podría sonar mal, pero cuando sabemos los motivos de Misato para dejar a Kaji, y que seguramente Ritsuko sospecha, cobra más sentido este consejo— pero Misato señala que Kaji es infantil y que no ha cambiado nada. Y se centra de nuevo en su fachada, en lo que ahora es su vida: el trabajo. Que es cierto que tienen el Apocalipsis encima, por lo que no podemos echarle nada en cara.

Pero sí, Kaji debería alejarse si Misato le dice que se vaya a pastar.

La siguiente secuencia no tiene mucho que comentar porque es completamente visual y merecería mucho más la pena un análisis a la par. Israfel se ha regenerado en un único cuerpo, aunque en cuanto le hacen daño se separa de nuevo. Shinji y Asuka están confiados y preparados. Con cada gesto sincronizado, apoyados por la música, resulta evidente que confían más y más en su victoria. Una que, al final, acaban obteniendo gracias al trabajo en equipo y el esfuerzo que han puesto ambos por trabajar juntos.

Siempre me ha llamado la atención que Israfel explote. ¿Quizás no lo mataron del todo sino que intentó llevárselos consigo en un acto suicida como en la primera batalla de Shinji? ¿O solo es una excusa para que las EVA acaben en una postura absurda y graciosa que nos indica que no, que la magia no existe y Shinji y Asuka no van a ser los compañeros perfectos porque sí? Y por supuesto vuelven las peleas y las acusaciones… todo en medio de un cráter ardiente. No creo que sea muy sano, pero visto que Shinji tiene una gran resistencia al calor, ¿por qué no iba a tenerla también Asuka? Y si alguien tiene alguna duda sobre si todo lo del dormitorio fue a propósito, aquí Asuka deja bien claro que se durmió antes de tiempo.

Pero al menos han ganado. Ya es un paso adelante, incluso si se ha dado una regresión. Y todavía habrá que dar muchos más.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Evangelion


Noticias sobre las franquicias Neon Genesis Evangelion, Neogénesis Evangelion y Rebuild of Evangelion por GAINAX y Khara.