Deculture cumple un año, tal que así

Cumplimos un año y aprovechamos para daros las gracias y esas cursiladas que tanto gustan. ¡Nos hacemos mayores!

Madre del amor hermoso, qué estamos haciendo con nuestras vidas, ¡un año! El 12 de febrero del año pasado dábamos pistoletazo de salida a esta nueva aventura en el mundo de la blogosfera del manganime y aquí estamos, no nos ha salido del todo mal la cosa. Según me comenta Google Analytics, 988.542 páginas vistas y 526.208 visitas únicas, lo cual nos llena de orgullo y satisfacción a partes iguales.

No sé qué más decir, la verdad, en esta ocasión no tenemos nada preparado, estamos hasta arriba y los tiempos no acompañan. Llegamos a ser en torno a una decena de personas y a día de hoy, como podréis ver, el numero ha quedado reducido a cantidades ínfimas. Así que no dejaré pasar la oportunidad de abrir nuestro corazón y ofreceros participar en este nuestro blog.

Han cambiado muchas cosas desde que abrimos, demasiadas. No obstante, nuestras ideas siguen siendo las mismas, y más de lo mismo en cuanto a nuestra forma de hacer las cosas. De poco nos sirve tener un blog que rellenar con noticias traducidas que dan poco más que trabajo insatisfactorio y desinterés por nuestra parte. Tampoco nos llena demasiado el chupapollismo editorial, ni los frikis que van a salones con carteles y demás parafernalia hostiable, o que simplemente son frikis que caen mal. Quizás seamos raros dentro de este mundillo, y quizás una parte de nosotros sea reacia a muchas cosas que vemos y leemos relacionadas con él.

Aún así, nos gusta lo que hacemos y cómo lo hacemos, y esperamos seguir en esto mucho más tiempo. Lo cual, valga el tópico, no sería posible si no estuviérais ahí, leyendo las chorraditas que escribimos y tomándonos en serio cuando nos las damos de intelectuales en la materia. Así que ya sabéis lo que toca: gracias, muchas gracias. A todos los que nos leéis, a los que comentáis, a los que contestáis por Twitter, a los que participáis en nuestros sorteos, a los que nos recomendáis a vuestros amigos, a los que nos reconocéis cuando decimos que somos de Deculture en un evento, a los que compartís nuestras noticias y artículos, a los que nos troleáis, a los que nos hacéis copy-paste sin mencionarnos, a los que nos dáis amor cuando lo necesitamos, a los que cada día entráis en el blog esperando encontrar algo de interés, a los que sin encontrarlo nos seguís visitando día a día, a los que un día nos quisísteis y ahora nos odiáis, a los que permanecéis fieles desde el primer día, a los que nos felicitáis por el trabajo bien hecho, y a los que nos corregís cuando la cagamos, a los que en definitiva, hacéis posible esto, sea de una forma u de otra.

También quiero aprovechar para dar las gracias a todas esas personas y entidades que han confiado en nosotros, y que juntos hemos llevado a cabo multitud de proyectos. No es fácil que te tomen en serio con tan poco que ofrecer como es un año de vida, y hay personas que incluso antes de abrir ya estaban ahí apoyándonos y ofreciéndonos la mano. Gracias.

Y bueno, pues nada, creo que eso es todo. Seguiremos dando mandanga allá donde vayamos, fieles a nuestro estilo, ¡nos leemos!

Amigo de lo ajeno y pillado con las manos en la masa, por eso me echaron de aquí.




“Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.”

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.