‘Starbound’, primeros detalles

Chucklefish desvela gran cantidad de información sobre Starbound, descubre los detalles de esta delicia de corte retro.

Starbound ChucklefishRecientemente os presentabamos Starbound, un prometedor videojuego indie de ciencia ficción que está siendo realizado con mucho mimo por los chicos de Chucklefish, entre los que se encuentra Tiyuri, el diseñador jefe de Terraria. Y es Tiyuri quien precisamente comenta que Starbound será un coctel que recoge la esencia de videojuegos como Diablo, Metroid, Castlevania, Terraria, Pokémon, “quizás algo de Borderlands y cosas que no se han hecho nunca antes en la industria de los videojuegos. Esperan que Starbound vea la luz a finales de verano para PC, MAC y Linux.

Hace un par de días, Chucklefish organizó en su canal de chat una intensa sesión de preguntas y respuestas donde dieron respuesta a las preguntas de los fans, las cuales os recopilamos a continuación:

Comencemos por el multijugador. Como ya comentamos, el Universo de Starbound es tan vasto que el número de planetas que podremos encontrar es infinito. Todo este Universo estará disponible tanto en el modo de un jugador como en el online. Chucklefish está pensando en elevar la dificultad del online, pero aparte de ese detalle, no habrá diferencias entre ambos modos de juego.

La historia completa y las misiones estarán disponibles en el modo multijugador, lo que permite al jugador avanzar en el juego con sus amigos si así lo desea. Habrá varios servidores, cada uno con soporte para gran cantidad de usuarios. Comentan que, por ahora, todas las pruebas multijugador están siendo satisfactorias, el servidor para realizar estas pruebas es muy inestable y aún así diez de los testers han jugado sin ningún tipo de problema. La latencia no está dando problemas, se han jugado partidas desde Reino Unido con otra persona de Australia y todo ha ido a las mil maravillas.

Uno de los detalles que más interesa a los jugadores: habrá PvP. Están buscando la manera de realizar Arena-Asteroides, donde el jugador podrá luchar en un modo de juego organizado que incluirá puntuación y otros detalles.

Respecto a los NPCs, pueden formar parte del equipo del jugador tantos como uno quiera, no hay restricciones en cuanto a número. Eso sí, la estación espacial permite albergar un número limitado de NPCs, y cada uno tendrá su propia función dentro de esta. El resto de NPCs pueden ser llevados al planeta natal, donde crearán su propio hogar, tendrán sus necesidades que el jugador deberá satisfacer, y podrán realizar misiones aleatorias que el jugador les encomiende. También se puede desahuciar a los NPCs, aunque por ahora no han dado detalles de cómo hacerlo.

Rescatar a los NPCs es vital para expandir la estación espacial, y habrá ocasiones en las que el jugador tendrá que rescatar de un planeta a varios de ellos, siéndole imposible utilizar ningún tipo de arma. En casos como estos la ayuda de otros jugadores es imprescindible.

Puede que existan distintas facciones: humanoides o similares, aunque estas podrán trabajar codo con codo.

Hablemos ahora del equipo del jugador y la personalización del juego. Starbound cuenta con un sistema de creación aleatorio de objetos. Esto significa que puede haber MILLONES de combinaciones para, por ejemplo, un lanzacohetes. El juego también generará el aspecto gráfico de las armas. Tomando nuevamente como ejemplo al lanzacohetes, uno puede encontrarse por el momento con 21 000 estilos visuales diferentes para este arma. Cuando el juego sea lanzado, habrá muchísimos más estilos para el lanzacohetes, y lo mismo ocurrirá con el resto de armas y objetos.

Las armas pueden obtenerse de los enemigos y usarse libremente, pero la munición de estas solo puede fabricarse si se investiga dicho arma. Habrá armas de una y de dos manos. Si se equipa al personaje con dos armas —una en cada mano— el botón derecho del ratón hará que se ataque con el arma colocada en la mano derecha y el botón izquierdo hará lo propio con la mano izquierda. De este modo, se puede utilizar a la vez una pistola y una espada para realizar ataques de largo y corto alcance.

Los personajes no desarrollarán habilidades o rasgos de personalidad, aunque cada arma sí que posee su propia habilidad, las cuales podrán mejorarse conforme se avance en el juego.

Habrá ranuras reservadas para el equipo del personaje: armadura, gorros, etc. todos visibles sobre el héroe una vez equipados. Para el equipo se aplica el mismo sistema de procesamiento que el que se emplea para los objetos. Hay tantos tipos de armadura como objetos, no en vano ambos comparten el mismo sistema de creación.

Las ranuras reservadas para gadgets e inventos otorgarán ciertas ventajas al personaje, al que se le pueden equipar jetpacks, teletransportadores de corto alcance y otros artículos. Algunos objetos necesitan recargarse de energía, por lo que habrá que tener a mano una reserva de baterías si se quiere hacer un uso prolongado de estos.

Las naves también pueden personalizarse, es probable que el jugador pueda pintarla con distintos colores, sirviéndose para ello de paletas de colores y pegatinas.

Tratemos ahora el tema que tanto gusta a los más creativos: la construcción y destrucción del entorno. Los adictos a Terraria, Minecraft y similares están de enhorabuena, ya que en Starbound se incluye la minería.

El terreno es totalmente moldeable, el jugador puede adentrarse bajo tierra en cualquier planeta. Prometen que la gestión de la ciudad también será muy interesante, pudiendo tener el control sobre casi todo lo que forme parte de ella.

Junto a la casa del jugador habrá un OVNI, el cual puede usarse para repartir los NPCs por todo el planeta natal, así como deformar el terreno bloque por bloque o a gran escala. Algunos NPCs que se rescaten y formen su hogar en su planeta tendrán conocimientos suficientes como para alterar el terreno.

Podrán construirse instalaciones, como por ejemplo una estación de control meteorológico.

En la estación espacial, el jugador puede abrir un laboratorio de investigación que de lugar a un árbol tecnológico. Habrá distintos niveles o grados de creación de objetos y utensilios. La mayor parte de estas creaciones se llevarán a cabo en la fábrica de la estación, mientras que el protagonista podrá hacer cosas sencillas como por ejemplo antorchas.

En la parte de la jugabilidad y el progreso de la aventura, los chicos de Chucklefish aseguran que el juego no será fácil, porque entonces la gente se aburriría. La idea es que el jugador se marque un objetivo, una meta que perseguir, y no ofrecer un simple sandbox.

El juego es un sandbox, podrían haber ofrecido espacio sin límites y vehículos con los que desplazarse a velocidades vertiginosas, pero no es ese el concepto, se busca que el jugador no encuentre fin a la diversión.

Cada planeta tiene un nivel de amenaza de 0 a 100. Los planetas con nivel 100 serán difíciles por muy bueno que sea el equipo del jugador.

Sobre los mechas, están estudiando si implementar un sistema de ensamblaje —a lo Megazord, de los Power Rangers— que permita unir los mechas del jugador y sus amigos. Es todo un desafío técnico, pero los chicos de Chucklefish no se rinden y esperan que esta posibilidad se haga realidad.

Desde un principio se planteó que los vehículos serán necesarios para desplazarse en Starbound, por lo que han invertido mucho tiempo en asegurarse de que el terreno de los planetas esté adaptado a ello y sea sencillo desplazarse de un lado a otro.

Se podrán capturar monstruos, llevarlos a la estación espacial para estudiarlos y entrenarlos para que luchen junto al protagonista —a lo Pokémon, pero sin turnos—. Quieren un sistema bastante sencillo para los monstruos. La mayoría podrán ser entrenados para usar ataques a distancia o cuerpo a cuerpo, aunque a otros se les podrá enseñar a volar y a nadar. Cada criatura tiene sus propias estadísticas, tales como defensa, ataque, velocidad, etc. que irán en aumento conforme a más enemigos derroten.

Para viajar de un planeta a otros e utilizará un mapa estelar. El motor del juego es compatible con planetas de todo tipo de tamaños, incluso algunos serán infinitos. Por supuesto, en cada planeta habrá uno o varios jefes.

El dinero juega un papel muy importante en Starbound, por lo que la muerte puede suponer la pérdida de un porcentaje de las ganancias.

Se puede provocar el impacto de un meteorito sobre un planeta para “limpiar” su superficie.

En cuanto a la minería, habrá diferentes materiales y minerales a extraer que pueden ser utilizados en la fábrica.

Se puede bautizar y renombrar un planeta natal, mientras que otros planetas pueden ser marcados para encontrarlos fácilmente entre la lista de planetas favoritos.

Las misiones marcadas por la historia tienen lugar en planetas prefabricados, realizados por el propio equipo de desarrollo para ofrecer una buena jugabilidad en el plataformeo y los combates. Las misiones secundarias son bastante diferentes, estas tendrán lugar en planeatas aleatorios.

Los combates serán desafiantes, Chucklefish quiere buscar una sensación de juego similar a la de Castlevania, Megaman o Cave Story, donde el jugador ha de fijarse en el comportamiento del enemigo antes de lanzarse a la batalla. Se permite tanto combates cuerpo a cuerpo como a distancia, y esperan poder incluír escudos para poder bloquear los ataques enemigos.

El editor del juego permitirá al jugador crear sus propias misiones, a lo Little Big Planet, que podrán ser compartidas con los amigos. Estas misiones fabricadas por el jugador podrán disfrutarse en el modo online. Lo que no saben es si incluirán el editor junto al lanzamiento del juego o este llegará después.

En el apartado musical, Chucklefish tiene a “un par de músicos increíbles trabajando” para ofrecer un estilo retro acompañado con sintetizadores modernos.

En el apartado visual, la suciedad se desplaza, los monstruos pueden echar arena a los jugadores, y las explosiones hará volar las partículas de tierra por los aires. En cada planeta puede ocurrir cualquier cosa en el momento menos esperado. Por ejemplo, un objeto al azar puede caer del cielo porque sí, procedente del espacio exterior.

Aunque Starbound ni siquiera ha alcanzado la fase beta, en Chucklefish ya están pensando en cómo ampliarán el videojuego una vez este salga a la venta. También aseguran que todavía queda bastante para que el juego entre en fase beta, y están estudiando cómo hacer las pruebas.

Quieren lanzar el juego en Steam, así como en otras plataformas. Si esto ocurre, el lanzamiento en Steam se verá acompañado con soporte, logros, etc.

Esto es todo por ahora, entre la primera entrada y este nuevo artículo, la verdad es que el juego promete y mucho. Seguramente estemos ante uno de los mejores videojuegos indie del 2012.