‘Saint Seiya Omega’: impresiones

Impresiones del anime Saint Seiya Omega, nueva entrada en la franquicia basada en la popular serie clásica de Masami Kurumada.

Saint Seiya Omega ha salido por fin a la luz. Muchos ya hemos podido disfrutar del visionado del primer episodio de este nuevo anime que ha dado tanto que hablar desde que se conocío que Morio Hatano y Yoshihiko Umakoshi estaban tras la dirección del anime y del diseño de los personajes, respectivamente. No pocos hemos realizado alguna que otra broma insinuando un acercamiento de esta célebre franquicia al género Magical Girl, y tras ver el episodio puedo asegurar que los tiros no iban mal encaminados. Tampoco os vayáis a asustar, no es algo tan radical, pero sí que hay ciertos guiños hacia el género. Por ejemplo, ahora los caballeros se equipan la armadura gracias a… una gema. ¿Qué fue de aquellos tiempos en los que los caballeros tenían que cargar sobre sus espaldas todo el peso de las armaduras para merecerlas? ¿Será que los adolescentes de hoy en día tienen menos valores que antaño y hay que darle todo mascado?

Pero el primer episodio no ha estado tan mal como creía. La animación es bastante buena, uno se acostumbra rápidamente a los nuevos diseños —he de reconocer que este diseño de Saori me gusta más que el de la serie original—, y la historia se desarrolla de manera decente, aunque no perfecta. Para los veteranos se guardan varios ases en la manga, como la aparición de personajes clásicos, entre otros detalles.

Todo comienza con Atenea frente a Kouga bebé, el nuevo Caballero de Pegaso, se intercambian un par de miradas y ¡Zas! Aparece Marte, el malo maloso de la historia, quien no puede quedar mal ante los colegas de profesión y, ante la breve charla habitual que todo villano realiza para darle un punto estético al momento, lanza un poderoso ataque que es frenado por, ohsorpresanoloesperaba, el gran héroe de la serie clásica, Seiya de Pegaso, que ahora es el “señoritoCaballero de Sagitario, pues porta una fina y suave al tacto bufanda de seda.

Seiya hace valer su gallardía protegiendo la vida de Saori y del bebé. Para ello lanza su ataque Meteoros de Pegaso, en un nuevo intento de tocar la fibra sensible de los más veteranos. Acto seguido, para acentuar este efecto nostalgia, el episodio da paso al opening de la serie, que tal y como os mostramos, contiene una reinterpretación de Pegasus Fantasy llevada a cabo por Make-up y Shokotan.

Los perros viejos no terminamos de cogerle el punto a esta reinterpretación. Lo primero, porque el tema original es uno de los iconos de la industria del anime, y lo segundo, porque pocas canciones han sabido igualar la fuerza y energía que esta transmite. Pero no nos engañemos con prejuicios, este anime está hecho principalmente para atraer a un nuevo público, un público despreocupado hacia los grandes clásicos que hoy en día se preguntará ¿Qué es eso de que existe otro Pegasus Fantasy? ¿Qué es Saint Seiya? ¿Quién es ese tal Seiya?

Precisamente así es el Kouga adolescente, un chaval totalmente pasota que muestra indiferencia hacia el pasado y que solo da todo de sí mismo si algo le interesa. No obstante, el episodio también nos muestra a un Kouga alegre, detallista y lleno de vida. Si bien el personaje no termina de desligarse totalmente de los estereotipos del héroe de todo anime y manga japonés, al menos han logrado que marque la diferencia. Tampoco es el primero que hace amago de apartarse de los clichés habituales, pero ya logra encasillarse en el lugar de los héroes no tan comunes. Aunque, leída la ficha de personajes, se intuye que tarde o temprano acabará siendo el típico héroe de todo shonen.

Kouga es el nuevo protector de una Atenea que jamás ha visto, o más bien ignora su identidad. En todo momento se muestra próximo a Saori, demostrando que guarda sentimientos muy especiales hacia ella. En parte comprendo a Kouga, ya que esta Saori está hecha toda una MILF, los diseños de Umakoshi le han venido de muerte.

Y no solo ignora que Saori es en realidad Atenea, sino que Kouga también duda de la existencia de ese tal Seiya del que, según dicen, salvó  la vida del joven entregando la suya a cambio. Este detalle es comentado por Shaina de Ofiuco, que se encarga de entrenar al muchacho día tras día para que este haga despertar su cosmos de una vez por todas. Pero él quiere convertirse en caballero con un simple chasquido de dedos, y como así no son las cosas, al final se acaba desesperando. Shaina, atacada por la menopausia, o eso se intuye tras escuchar su voz, logra despertar por primera vez el cosmos de Kouga cuando, tras llamar idiota a Seiya, le provoca un corte producto de un fiero ataque.

Como bien he comentado, Seiya está muerto… jajaja si, ya. Conociendo los estereotipos del género, seguro que tarde o temprano el viejo caballero de bronce vuelve a aparecer en persona, y no como un mero recuerdo o espectro, para lucirse en el momento más álgido de la serie. Se supone que dio la vida por un Kouga que ahora solo piensa en divertirse —sí, el chaval considera que recibir palizas de manos de una cuarentona es la bomba— y en estar junto a Saori, la cual se muestra algo desgastada de salud a causa de una enfermedad provocada por el impacto parcial del ataque de Marte.

Nuevamente, será la historia la que nos demuestre que la menopausia no sirve para el arte de la forja de un caballero de tomo y lomo. Será la propia Saori, al entregarle la gema de Pegaso y confesarle que ella misma es la Atenea a la que ha de proteger, la que logre finalmente que el chaval desate su cosmos y se convierta por fin el el Caballero de Pegaso. Este momento se produce cuando Marte llega de nuevo a la Tierra, hiere gravemente a Shaina y rapta a Atenea para hacerse con el dominio del planeta. Entonces la rabia de Kouga alcanza límites “insospechados”, y tanto la gema como el cosmos del chaval comienzan a brillar, la piedra se descompone y se produce el momento Magical Girl que comienza a vestir al joven con la reluciente armadura del Caballero de Bronce de Pegaso. Al menos, para vuestra salud, he de decir que Seiya aparece totalmente vestido mientras se equipa la armadura. Para rematar la escena, ese Seiya del que había estado pasando Kouga, se le aparece como una ilusión y logra que el nuevo caballero realice por primera vez la famosa técnica Meteoros de Pegaso.

Y así, señoras y señores, termina este primer episodio, que se ve a kilómetros que, además de perseguir atraer la atención de un nuevo público, buscaba despertar la nostalgia de los fans más veteranos, logrando en ocasiones su propósito y pereciendo en el intento en otros momentos. El comienzo del episodio también se desarrolla de una manera tan rápida y acelerada que deja un sabor agridulce. A favor decir que esta vez han logrado mostrar y transmitir una motivación justificada y creíble para que Kouga sea un personaje que lo de todo, incluso la vida si hace falta, por Atenea. no solo por ser la diosa a la que ha de proteger, sino también por una razón de peso como es la de salvar la vida de Saori, que desde que lo encontró lo ha estado criando como si fuera su madre biológica. Otro detalle que me ha llamado la atención es el planteamiento de la crianza de Kouga, quien ha crecido sano, fuerte y con buen corazón gracias a dos mujeres: Saori, que representa a la figura materna que, con su serenidad, le aporta bondad, y Shaina, la otra madre que, con su bravura, le transmite energía y carácter.

Con sus virtudes y defectos, este episodio es un buen aperitivo que deja el listón a una altura lo necesariamente aceptable como para darle una oportunidad. Si eres un veterano fan de la franquicia tendrás tus “peros”, pero te recomiendo que no te la pierdas. Si eres muy puritano la odiarás. Y si aún no te has iniciado en el universo Saint Seiya y deseas hacerlo, no te lo pienses, y apunta Saint Seiya Omega en tu lista de series que hay que ver.

Eso sí, la serie tendrá que dar respuesta a las numerosas preguntas que quedan en el aire con este primer episodio. Quizás la más llamativa e importante de todas sea.. ¿Cómo apareció Kouga ahí, frente a Atenea? ¿Qué es de los orígenes del chaval? Es de esperar que más adelante, con el desarrollo de la historia, se nos vaya ofreciendo más información, pero viendo la mixtura del color de su pelo y la forma del peinado ¿Quién apuesta a que es el querubín de Seiya y Saori? ¿Se habrá estado Kouga tocando por las noches pensando en su madre? Por el amor de Zeus, esto sería una bomba.

Fundador, redactor jefe y editor de Deculture.es. Jugón desde la vieja escuela, amante de JRPGs y SRPGs, a poder ser de estilo clásico. Lector de cómics, amante del manga clásico.

Saint Seiya Omega


Saint Seiya Omega, reseñas, impresiones, noticias e información sobre el anime de Toei Animation.





Redactora de artículos variados (Neon Genesis Evangelion, Utena, Nier Automata, Berserk, D.Gray-man) sobre worldbuilding, personajes o narrativa. De vez en cuando alguno de opinión. Tengo un blog donde hago lo mismo pero con libros.