La portada de ‘Mirai Mikki’ tiene puntos de color naranja

Ivrea desvela a través de su Facebook la portada del primer tomo de Mirai Nikki, ¡no te quedes sin verlo!

Preparad los teclados, porque aquí viene una de esas portadas que harán más de uno decir eso de “pues yo llevaba esperando esta serie desde antes de que el autor empezara a serializarla, pero ahora como la portada es una mierda que la editorial se joda, paso de comprármela”. Y no, no es para nada exagerado esto que os ando diciendo, porque hay gente para todo, y más dentro de este mundillo de fanboys inconformistas con portadas que tienen puntos de color naranja.

Es el dramático caso de la portada de Mirai Nikki, que Ivrea ha colgado en su Facebook y que poco ha tardado en ser criticada por los susodichos puntitos. Así que tenéis dos opciones: quejaros siguiendo el ejemplo de la portada de Fushigi Yugi haciendo movilizaciones ante este intolerable suceso, o bien perdonar al manco del diseñador de Ivrea y haceros con vuestra esperada serie a la que tantas ganas teníais. Yo veo más factible lo segundo, pero eh, quejarse es gratis. Además, Ivrea ha dicho que los puntos irán cambiando de color en cada tomo, ¡así que podéis indignaros cada vez que salga un tomo nuevo! En cualquier caso, tendréis la obra de Sakae Esuno a la venta en tiendas el 15 de junio.

Yuki Amano era originalmente un solitario observador de todo lo que lo rodea, dedicado a escribir cada cosa que veía en un diario personal en su móvil, y en sus momentos de soledad hablar con el dios del tiempo y el espacio. Ahora ese diario de repente empieza a reflejar por adelantado los sucesos de hasta 90 días en el futuro, y a la fuerza Yuki descubre que está obligado a participar en una competición de supervivencia en la vida real. Existen otras once personas con diarios similares al suyo aunque con características diferentes que, así como el de Yuki, otorgan ventajas y desventajas. Quizá las reglas de este “juego del diario” sean simples: los participantes tienen 90 días para encontrar y asesinar a los otros participantes, y quien sobreviva se convertirá en el nuevo dios del tiempo y el espacio. Pero el desarrollo es todo lo contrario: un mundo en el que es muy difícil confiar en el otro, donde cada personaje parece más desquiciado que el otro, donde la desesperación da lugar a acciones bordes.

Fuente: Ivrea

Amigo de lo ajeno y pillado con las manos en la masa, por eso me echaron de aquí.




“Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.”

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.