Maqueta ‘El Castillo Ambulante’ de Ghibli en papercraft

Es bien sabido que el papercraft, o modelo de papel, tiene numerosos seguidores en el mundillo del manga, anime y los videojuegos. Algunos crean, modelos más sencillos, como figuras...

Es bien sabido que el papercraft, o modelo de papel, tiene numerosos seguidores en el mundillo del manga, anime y los videojuegos. Algunos crean, modelos más sencillos, como figuras cúbicas a lo Minecraft; otros, armados de paciencia, realizan trabajos más elaborados y minuciosos como maquetas de mechas y edificios. Este último es el caso que aquí os traemos, El Castillo Ambulante de Howl recreado a escala y con todo lujo de detalles.

Las torretas pueden girar, la boca se abre y se cierra y las ruedas se mueven. Pena que Cálcifer no pueda disfrutar de cerca de este trabajo.

El castillo, construído con papel de 120 gramos, ha sido elaborado en una semana por una sola persona, empleándose de 6 a 7 horas diarias. 49 páginas de tamaño A4 fueron impresas para este proyecto.

No es el primer trabajo de papercraft inspirado en Studio Ghibli que se muestra en la red, pero desde luego el Castillo Ambulante de Howl es de los más impresionantes.

Studio Ghibli realizó la película de animación El Castillo Ambulante en el año 2004, cuenta con guión y dirección de Hayao Miyazaki. La historia se basa en la novela de corte fantástico de Diana Wynne Jones.

La película puede encontrarse a la venta en España de la mano de Aurum Producciones, y está disponible tanto en DVD como en Blu-ray Combo.

Sophie es una joven de 18 años que trabaja en la tienda de sombreros que ha heredado de su padre. Un día, la Bruja de las Landas la maldice y la transforma en anciana. Es entonces cuando Sophie parte en busca del mago Howl, quien vive en un castillo ambulante que se mueve al antojo de su dueño, para que la ayude a romper la maldición.

Fuente: RobinHutchinson

Fundador, redactor jefe y editor de Deculture.es. Jugón desde la vieja escuela, amante de JRPGs y SRPGs, a poder ser de estilo clásico. Lector de cómics, amante del manga clásico.




“Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.”

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.