Fernando Alonso conoce a Hideo Baba, productor de ‘Tales of’

El piloto español de Fórmula 1, Fernando Alonso, conoce en persona a Hideo Baba, productor de la franquicia Tales of y "padre" de Asbel, alias "Tomita".

El 4 de octubre de 2012 tuvo lugar el Gran Premio de Japón. A la cita no podía faltar uno de los pilotos más importantes del mundo: Fernando Alonso, que en el mundillo del manga y el anime es conocido por su afición a la franquicia Tales of gracias a las fotos que hace a su muñeco “Tomita“, que en realidad es de Asbel, protagonista de Tales of Graces y Tales of Graces F.

Durante el evento, el piloto español de Fórmula 1 pudo conocer en persona al mismísimo Hideo Baba, productor de la franquicia Tales of de Namco Bandai. Como era de esperar, tanto productor como piloto no pudieron resistirse a retratar aquel momento para la eternidad.

Dicho encuentro, tal y como comenta Fernando Alonso en su página, se inmortalizó en el garaje de la Scuderia Ferrari del circuito de Suzuka.

Además, a partir del próximo mes, Alonso y Tomita protagonizarán una campaña publicitaria que Kaspersky Lab lanzará.

Tomita” ha acompañado durante los últimos meses a Alonso en sus viajes, siendo retratado por el piloto en numerosas ocasiones, una manía que también tienen otras figuras de la industria como Yoshinori Ono (CAPCOM), e incluso el traductor español Marc Bernabé.

Tales of Graces F ya está a la venta en Europa para PlayStation 3.

Fuente: Namco Bandai, Fernandoalonso

Fundador, redactor jefe y editor de Deculture.es. Jugón desde la vieja escuela, amante de JRPGs y SRPGs, a poder ser de estilo clásico. Lector de cómics, amante del manga clásico.

Hideo Baba


Hideo Baba, productor de Namco Bandai y gerente de marca de la franquicia Tales of





“Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.”

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.