Un japonés obsesionado con el lolicon intenta secuestrar a una niña metiéndola en una bolsa

Un hombre esposó a una niña de 10 años en la ciudad japonesa de Edogawa y la intentó meter en una bolsa de mano con objeto de secuestrarla.
Representación aproximada de los hechos

Representación aproximada de los hechos

Japón no se escapa de los locos, y muestra de ellos es el elemento que os traigo hoy. Y es que un hombre esposó a una niña de 10 años en la ciudad japonesa de Edogawa y la intentó meter en una bolsa de mano con objeto de secuestrarla. Aquí me asaltan varias dudas sobre el tamaño de la bolsa, la fuerza bruta del hombre o cómo pensaba transportar a un bulto moviéndose por mitad de la calle, pero bueno, sigamos.

Por lo visto, este iluminado de 29 años forzó a la chica a meterse en la bolsa para llevársela a casa, esposándola y diciéndole que “si vienes conmigo te devolveré pronto” mientras la amenazaba con un arma blanca. Sin embargo, los gritos y resistencia de la chica le hicieron perder los nervios y huir del lugar —son cutres hasta para secuestrar.

Todo eso pasó en julio de 2013. Ahora, gracias a las investigaciones de la policía, que ha rastreado a los compradores del mismo modelo de esposas que usó para el intento de secuestro, y las muestras analizadas de ADN, han conseguido dar con el responsable de dicha acción.

Tras dar con él, y descubrir en su casa alrededor de 2000 doujinshis con contenido lolicon, éste confesó que su objetivo era llevársela a la casa y hacer “cosas indecentes” con ella, lo que llevó a su rápida detención.

Una perla de hombre, ¿eh?

Amigo de lo ajeno y pillado con las manos en la masa, por eso me echaron de aquí.




“Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.”

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.