‘Yukino Memories’, comedia ecchi a la japonesa creada en Argentina

Yukino Memories es una serie de animación argentina con influencias de la cultura popular japonesa, ofreciendo episodios cortos repletos de humor.

yukino memories

Yukino Memories es una serie de animación argentina que cuenta con claras influencias de Japón, de hecho tanto el título como los personajes y la ambientación beben claramente de la cultura popular del país del sol naciente.

La serie, que cuenta con tintes de comedia, ecchi y slice-of-life, nos muestra las locuras e intereses de cuatro chicas jóvenes en episodios de dos minutos de duración. Además, con la intención de acercarse a la audiencia de España, han doblado la serie al castellano, contando para ello con el estudio de doblaje Altizia Estudio. Quienes deseen también podrán ver la serie con audio original en español latino.

No es un trabajo que vaya a revolucionar el mundo de la animación, pero sin duda acercamientos de este tipo se agradecen, y seguro que a alguno (y alguna) se divertirá con estos breves episodios. De hecho, la serie ya cuenta con su fandom latino y diversos fanarts.

La historia se centra en cuatro jóvenes chicas de interesantes habilidades y sus locuras. La forma en la que nos narran la trama, se diferencia entre capítulos cortos de unos dos minutos que son de comedia principalmente, y otros capítulos más largos de unos siete, que nos narran la trama principal. ¿Qué les depara el destino a estas chicas?

Podéis seguir la actualidad de la serie a través de la página oficial en Facebook de Yukino Memories.

A continuación os dejo con un episodio de muestra:

Fundador, redactor jefe y editor de Deculture.es. Jugón desde la vieja escuela, amante de JRPGs y SRPGs, a poder ser de estilo clásico. Lector de cómics, amante del manga clásico.




“Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.”

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.