Primeras impresiones: ‘Haikyuu!!’

En Haikyuu!! es un anime que no se empeña en contarnos milongas, que va al grano y que se centra en el deporte, en este caso el vóleibol.

Haikyuu

El anuncio de que el manga de vóleibol Haikyuu!! sería llevado al anime hacía pensar, de algún modo, que estábamos frente a otro Free!, y ojo porque no sería de extrañar. Free! ha levantado pasiones, en su periplo por mostrar un anime que le diera una vuelta de tuerca a K-ON!, y eso no era otra cosa que hacer una versión para chicas del típico club de instituto. Es decir, chicos deportistas, musculosos, guapos y que tuvieran oportunidad de quitarse la camiseta con cierta regularidad. Sin embargo, y gracias, ese no es el caso de Haikyuu!!, que tras el estreno del primer capítulo ya se posiciona como una de las grandes para esta temporada de primavera de anime.

Porque una cosa es hacer personajes emotivos, luchadores y llenos de pasión, y otra propiciar desde el minuto uno que los espectadores cuestionen la sexualidad de unos chicos. En Haikyuu!! tenemos personajes contrapuestos, de personalidades y templanzas varias, pero sobretodo tenemos un anime que no se empeña en contarnos milongas, que va al grano y que se centra en el deporte. Sí, también hay sentimentalismos e historias de superación, que son de agradecer siempre y cuando no se conviertan en el eje principal de la serie.

Haikyuu 2

En este sentido hay que agradecer que Production I.G haya sido la encargada de adaptar esta serie al anime. Y ya no solo a la hora de hablar de animación, que es muy buena, o de los diseños, que encajan a la perfección que el tipo de serie, sino de coger un manga y hacer un buen trabajo adaptándolo; que en este caso, se puede decir que se ha hecho.

Hinata, el chico protagonista, descubre un día el vóleibol, un deporte que le cautiva hasta tal punto que pasa sus años posteriores practicándolo día sí y día también. No obstante, tiene un problema: es el único chico del club. Por tanto, y a pesar de que se le permite entrenar en su escuela, se le hace un poco cuesta arriba el hecho de practicar determinados pases, remates y demás técnicas del deporte.

Haikyuu 3

A base de constancia, consigue desarrollar grandes habilidades, en especial en cuanto al salto y remate se refiere, y finalmente, consigue crear un pequeño equipo con algunos compañeros que se prestan para hacer posible el sueño de Hinata. Ese será el foco principal del primer episodio, el equipo compitiendo en su primer campeonato —mientras vemos el progreso de Hinata durante los últimos años en flashbacks—, en el que el destino querrá, para bien o para mal, que el equipo de Hinata se enfrente contra los Kitagawa Daiichi, el equipo favorito del campeonato.

Y debo decir que muy bien, pero que muy bien eso de empezar una serie con el pilar principal del anime, en este caso el vóleibol. En vez de presentarnos un capítulo superficial y meramente introductorio —que a fin de cuentas es lo que es—, se han encargado de empezar la serie con un episodio lleno de acción (en términos del deporte) y emoción, en el que veremos a Hinata dándolo todo frente a un equipo que los supera con creces.

Haikyuu 4

Así que puedo decir que Haikyuu!! ha sido una grata sorpresa de esta temporada. Estoy seguro de que los próximos capítulos estarán llenos de buenos momentos —el primero termina con el acceso de Hinata a bachillerato en un nuevo instituto, donde ya sí hay un equipo de vóleibol serio— y ganas de saber qué le depara el futuro a nuestro protagonista. Y he de decir, que en un deporte como el vóleibol, que es genial jugarlo pero menos verlo jugar, conseguir generar expectación de cara a próximos episodios, es todo un logro. ¡No os la perdáis!

Amigo de lo ajeno y pillado con las manos en la masa, por eso me echaron de aquí.




“Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.”

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.