El final de ‘Naruto’, hablemos de ello

Comienza a forjarse la leyenda

Naruto-color

Nota importante: Como es lógico, el texto aquí presente desvela detalles esenciales sobre el final del manga Naruto, de Masashi Kishimoto. Por lo tanto no se recomienda su lectura a aquellos que aún no hayan podido disfrutar del final y esperen a hacerlo. Se trata de un texto destinado a aquellos que sí lo hayan leído, que quiere generar un lugar de debate, para comentar nuestras impresiones. Y qué mejor que estrenar este espacio dejando las mías propias a modo de inauguración.

10 de noviembre. Esa es la fecha en la que se publica el último capítulo de unos de los 3 pilares de éxito de la Shonen Jump: Naruto. Durante 15 años, los lectores del semanario han ido siguiendo las aventuras del joven ninja vestido de naranja hasta su conclusión. En el momento de escribir estas líneas todavía no es 10 de Noviembre, no obstante, la magia (y la piratería) de internet, han permitido a los internautas poder leer antes que los propios japoneses. No os voy a engañar, yo me incluyo entre estos internautas, y seguro que muchos de los lectores de Deculture también. Para ello, hemos creído conveniente crear una entrada de opinión para que podáis explicar qué os ha parecido, qué os supone y qué ha sido para vosotros Naruto.

Antes de ir directamente a por el final, merece la pena comentar por encima la serie en general. Han sido 15 años, 72 tomos y 700 capítulos en general. Yo sinceramente esperaba que fueran más tomos, pero me alegro que hayan dejado a Kishimoto acabarla cuando quisiera y con una longitud razonable. 220 episodios de anime en su primera parte y 385 episodios de momento en su segunda parte Shippuden, la cual obviamente no ha finalizado aún. Muchas muchas sagas, desde la batalla en el puente con Zabuza, hasta la Guerra Ninja, pasando por el examen de Chuunin, la lucha contra Orochimaru y la lucha contra los Akatsuki. Si paramos a pensar, como conjunto, este viaje de 15 años no ha estado tan mal. Desde mi punto de vista personal, si miro la serie como conjunto, pese a sus altibajos el bagaje es positivo.

Naruto sasuke brazos rotos

Hay otra cosa que no le podemos negar a Naruto, y esa es la repercusión que ha tenido en el mundo del manganime en general. Ya no hablo de Japón únicamente, si no también en nuestro país, España. Aunque nos duela reconocerlo, muchos estamos aquí hoy en este mundillo gracias a Naruto. El boom del manga en España ha sido gracias a Naruto. No hay más que echar la vista atrás y ver como en cada evento o Salón del Manga veías infinidad de cosplays de los diferentes personajes de Naruto (ahora han evolucionado a cosplays del League of Legends), mucho merchandising (chino o no) y mucho aficionado al manga novel. Como comentaba el otro día en twitter, ha habido diferentes fases de este fenómeno en nuestro país. Primero hubo esa primera fase que llego a hurtadillas, con la licencia del manga en nuestro país, acompañada de unos primeros capítulos del anime, que en aquellos tiempos bajaban a una velocidad irrisoria. El boca a boca, internet y los DVDs vírgenes hicieron la magia. Era la época que el anime de Naruto no estaba licenciado (llovió mucho hasta que eso pasó) y el aficionado que quería ver a su ninja favorito en movimiento tenía que buscarse la vida recurriendo a colegas con mejor conexión a internet o con grabadora para plasmarlo. Yo estaba en ese grupo que no tenía ni uno ni otro, y tenía que recurrir a amigos para mi ración. Después llegó el boom, a medida que avanzaba el anime y seguía la publicación del manga, los fans crecían más y más, si no habías leído el último, no estabas al día. Si no habías visto el último, lo mismo. Naruto era LA SERIE. Y además tiene la ventaja que es una serie que es fácil que guste si la recomiendas. Vas a llegar a convencer antes a un no-aficionado al manga a que vea Naruto a que vea, qué se yo, Space Dandy. Pero llegaron otras series, llegó Bleach, despertó One Piece, vino y se fue Death Note y muchos de aquellos fans originales, echando la culpa a una bajada en la calidad de la serie, decidieron echar pestes de ella y pasarse a otras cosas. Muchos lo hicimos. Pero otros muchos la hemos seguido hasta ver como acababa porque ya forma parte de nuestra rutina semanal o mensual, hasta que el momento del fin ha llegado. La hora de decirle adiós a Naruto.

Naruto-Sasuke-699

Hablemos, ahora sí, de esta parte final del manga. Ha costado llegar. Cualquiera que la haya seguido coincidirá que esta parte final se ha hecho tosca, como si no quisiera llegar nunca, aunque ganas no le faltaran. Naruto, aunque haya habido trama de por medio, siempre ha sido Naruto contra Sasuke. Era el desenlace lógico, un combate final entre ambos protagonistas tras llegar al final de la Guerra Ninja. Del despropósito que ha sido todo el final de esta guerra, no voy a entrar en mucho detalle: esos cambios de villano, esos sinsentidos uno tras otro, son cosas que hacen emborronar lo que podría haber sido una buena saga final. Vayamos al final propiamente dicho. No entiendo tantas quejas por parte de la gente, yo soy de ese grupo al que le ha gustado el final. Muchas series cuando hacen este tipo de final, le dedican 4 páginas y lo dejan todo así, porque sí. Aquí tenemos un capítulo entero, a color y donde más o menos nos enteramos de qué hace la mayoría de personajes. Habían pocas opciones antes de la conclusión: muere Sasuke, muere Naruto, mueren los dos, o no muere ninguno de los dos, como ha sido el caso. Aunque les haya tenido que amputar un brazo a ambos para darle más dramatismo (que después les han puesto nosequé células y vuelven a tener mano ambos). Y tras esto, el clásico fastforward de rigor, típico donde se muestra a los personajes pasado un tiempo X de los hechos del combate final. Vemos a un Naruto por fin Hokage, con retoños (y de rebote cumple el objetivo de Hinata de toda la serie, que era estar con Naruto), a un Sasuke buscando la verdad, a una Sakura que ha conseguido también su objetivo de toda la serie, que era estar con Sasuke, y tener hijos con él, Kakashi se convierte en el sexto Hokage y deja de serlo… Y vemos que todos han tenido descendencia, y que se parecen a los padres. Pero lo que más se ve en el capítulo es la historia de Bolt. Es la analogía con el primer capítulo del manga. Bolt pintando a los Hokages como lo hizo su padre en el primer capítulo y siendo perseguido por el Hokage, Sarutobi en el original, y su propio padre, Naruto, en la versión del final. Es un final típico, sí, pero al menos Kishimoto ha tenido la dignidad de mostrarnos algo más que las últimas páginas del capítulo deprisa y corriendo. A mí me ha gustado. Y sobre todo esa página final, donde la historia del mundo de los ninjas, esa leyenda que se les contaba a los niños sobre un zorro de nueve colas que aterró la Aldea de la Hoja en la antigüedad, ha pasado a ser la leyenda del joven ninja que soñaba con ser Hokage y que en una ocasión salvó a todo el mundo de su destrucción con la ayuda de ese mismo zorro de nueve colas. Esos detalles, a los que hemos ido siguiendo la serie desde sus inicios, gustan. Es más o menos discutible el “pairing” que hace Kishimoto con sus personajes, pero eso son libertades que quien si no el autor puede permitirse. Siempre va a haber alguien que no esté de acuerdo. Y se hablará de ello. En parte, esto también es lo que debía estar buscando Kishimoto, que se pueda hablar de Naruto aún habiendo acabado. Y yo creo que se va a hablar durante años de Naruto.

La gente hará y deshará teorías sobre todo, sobre el final de la serie, sobre las parejas, sobre porqué no aparecen según qué personajes… Pero de todas ellas, yo me quedo con una que elaboró el tío de un amigo mío que trabaja para Kishimoto (no es una excusa, no soy yo el autor) y que considero muy original y a la que os invito, además del resto de la serie, a debatir en los comentarios. ¿Y si la Guerra Ninja no era más que una excusa para matar a Neji? Pensadlo bien, es un chico de una familia que tiene bastante poder en la Villa Oculta de la Hoja. Con una esvástica en la frente. ¿Véis por donde voy? Antes de la guerra ninja, no hay ninguna persona de color en toda la Villa, después del flashforward sí, incluso se casa con Chouji y tienen hijos. ¿Y si realmente Neji era el heredero de una estirpe racista y su muerte estaba planeada por un grupo en la sombra para que volviera la multiracialidad a Konoha? Y para ello montaron toda la parafernalia de la guerra ninja para que nadie sospechara. Pensadlo…

Naruto-fin




“Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.”

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.