David Hernando, editor de Planeta Cómic: «Nadie supo prever que el mercado colapsaría»

Pasado, presente y futuro de la editorial

David Hernando no es un desconocido para el mercado del cómic de España.  Empezó a dejar su huella en 2001 cuando comenzó a colaborar para la revista Dolmen. Más tarde trabajaría como articulista en Norma Editorial, con la línea de DC Comics y Vertigo. Por el camino ha ido publicando varios libros dedicados al mundo del cómic, como CSI: Confidencial,Spider- Man: Historia de una araña, En Primera Persona: Frank Miller, Batman: El resto es silencio, Superman: La creación de un superhéroe o Batman: Serenata nocturna.

Tras su paso por Panini Cómics y puestos externos en Planeta DeAgostini Cómics, en 2006 ocupó el cargo de editor en el área de cómics de Planeta, hoy Planeta Cómic, de la que es director editorial desde 2011. Es la editorial sobre la que charlamos con él durante el pasado XX Salón del Manga de Barcelona, en una charla distendida en la que David nos dejó muy claro su potencial como editor y conocedor de la industria.

Le sometimos a una especie de tercer grado con el que buscamos, principalmente, dar respuesta a las muchas dudas que se sostenían sobre la etapa de crisis del manga sufrida por la editorial hace unos años, aún hoy presente. Preguntas bastantes concretas que todos teníamos pendientes desde hace ya bastante tiempo y que una vez pudimos sentarnos a charlar, David respondió de muy buena gana y sin tapujos.

Algunas cosas han quedado bastante claras, otras más o menos, pero en general quedó una conversación bastante maja en la que también tratamos el tema de los elevados precios de la editorial, fórmulas de mercado y otras cuantas cosas que darían para una clase magistral (a ver si se anima).

Entremos un poco en materia. ¿Cuál es la situación actual de Planeta Cómic a nivel de ventas y funcionamiento? ¿Se ha estabilizado la situación con respecto a la crisis que sufrió la editorial hace unos años?

La situación del mercado en general, es decir, manga, cómic y libros, como sabéis cae cada año, y el mercado del cómic cae menos que el del libro, pero sigue cayendo a un ritmo un poco preocupante. Con respecto a nuestra situación en concreto, hemos conseguido en los últimos años mantenernos estables, situándonos a nivel de ventas y de cuota de mercado en una posición líder, tanto en unidades vendidas como en valor editorial. Dadas las licencias que ostentamos, como Naruto, Dragon Ball y One Piece y todas las que ya conocéis, nos permite tener una cierta base dentro del mercado, no solo especializado sino también general.

Es algo que hemos peleado mucho desde 2011, que es abrir el mercado de canal general a través de las grandes librerías y grandes superficies, donde a día de hoy encontramos nuevos lectores. Ya no están en el quiosco, un canal que murió hace un tiempo ya, y ahora además de mantener las tiendas especializadas, que son nuestro sustento, intentamos crear nuevo público a través de esas vías. Eso nos ha llevado a diversificar todo nuestro catálogo y es lo que ha permitido sostenernos.

Es curioso, porque en 2012 los informes económicos decían que el mercado del cómic y el manga era de los pocos que crecían dentro de la crisis. 

Estos informes salen única y exclusivamente de datos de canal general, no tienen en cuenta las vías especializadas, dado que es un canal opaco. El canal especializado ha sufrido bastante durante este tiempo, y el canal general es el que ha ido aumentando mientras otras líneas han ido cayendo.

Es lo que ha provocado que el canal general se sustente sobre todo de cómic para llenar esos huecos. Huecos que vienen generados por las guías de viaje, los mapas, etc… una tipología de libro que ha caído en picado. No es que crean de golpe en el cómic, es que tienen que llenar ese hueco con algo. Ven que todas las ventas están cayendo más o menos igual, así que se preguntan “¿con qué lo lleno?”. El cómic es una nueva oportunidad que desde hace tres o cuatro años ha llegado en masa a espacios como El Corte Inglés o Casa del Libro. De ahí salen esos datos, da la sensación de crecimiento porque veníamos de datos muy bajos y de una presencia muy reducida a lo que tenemos hoy en ese canal de venta, pero ya digo, si miras a nivel de canal especializado, y sumas toda la cantidad de editoriales pequeñas que no tienen en cuenta el canal general, se nota más la caída.

Recuperando el tema de esa sonada crisis de Planeta Cómic, es inevitable hablar de todas esas series manga que se pararon. Y que aún se vienen arrastrando.

En los últimos cuatro años no hemos parado ninguna colección, es nuestro compromiso firme: colección que empezamos, colección que seguimos. No se para ninguna, se mantienen todas y se mantiene la estabilidad. Pueden abrirse o cerrarse periodicidades a la que una colección funciona más o menos, y sabemos y nos duele el hecho de tener constantemente presente en nuestra cabeza las series que se pararon en su día, pero tenemos que ir enfocándolo de la manera más rentable posible. Esto es, una a cada vez. Hemos empezado con Reborn, que esperamos que acabe en los próximos meses y a partir de ahí seguir rescatando. Es esto lo que nos ha facilitado salir de esta crisis interna que mencionabais y poder volver a enfocar la situación.

Esas series de las que hablábamos fueron fruto de una tendencia a licenciar manga “a lo loco”. ¿A nadie se le ocurrió que eso explotaría?

No (risas). Cuando lanzamos todas estas series que sufrieron la paralización fue justo cuando el mercado del quiosco estaba a punto de morir, cosa que no supimos prever. Nuestra intención era precisamente llegar a ese mercado de quiosco con series como Bobobo a 5€ en tiradas masivas. Se produjo una sobreproducción que el mercado no podía absorber, en un momento en el que todas las editoriales estábamos al ataque de buscar los siguientes grandes éxitos. Entonces llega la crisis económica y la crisis del libro, y todo este tipo de situaciones que hizo, como decís, que colapsara.

 

«Se produjo una sobreproducción que el mercado no podía absorber, en un momento en el que todas las editoriales estábamos al ataque de buscar los siguientes grandes éxitos»

 

No supimos prever esto, creo que ni nosotros ni nadie en el mercado. Es algo que siempre digo, sobre todo con Panini, que solemos comentar mucho esto: el que diga que conoce el mercado miente, porque al mercado le afectamos todos, e incluso aunque te abstraigas un poco e intentes ver cómo va, es imposible saberlo. Afectas al mercado mientras estás lanzando títulos, afectas al mercado cuando piensas qué vas a publicar el año que viene, y lo haces mientras no has terminado de editar lo del 2014 y a la vez que tienes que empezar a planificar el 2016. Llega un momento en el que puedes intentar verlo globalmente, pero de aquí a seis meses habrá vuelto a cambiar. Porque ahora viene Norma y hace una cosa, o viene Panini e inventa algo que no habías pensado, y te lo vuelve a cambiar. Es un trabajo complicado en ese sentido.

Además de las series que se pararon, también se cancelaron otras como Team Medical Dragon o Gaku. Con respecto a esto cabe remarcar cómo la información de esas cancelaciones salía a cuentagotas y de forma poco clara. ¿Por qué ese secretismo y falta de información contundente?

Se debía principalmente a la situación que teníamos con los propietarios japoneses. Había momentos en los que no sabíamos ni siquiera la situación de determinadas series.

Cuando les decíamos a los japoneses que alguna serie estaba parada, que no sabíamos cómo continuarla y que su situación era complicada, nos preguntaban si podían hablar con otros editores para seguirla, como es el caso de Hanzo.

Es complicado, porque entonces ellos se ponen a hablar, pero nos piden que no digamos nada. Había multitud de factores que nos obligaban a decirlo pero sin decirlo, o decirlo de una manera que el lector entienda que no, pero sin propiciar que se filtrara la información al editor japonés pidiendo explicaciones cuando nos habían dicho que no podíamos decir nada al respecto.

Sin embargo, lo cierto es que a día de hoy el aficionado sigue sin saber si algunas de las series que empezó hace años van a continuar. Habéis retomado Reborn y has comentado que entra en vuestros planes ir haciendo lo mismo con otras series. Pero, ¿cuáles son, como quien dice, con nombres y apellidos, esas series que aún tienen posibilidad de terminar de editarse por vuestra parte?

No sabría decir, porque las estudiamos caso a caso. Y las estudiamos caso a caso en el sentido también de que las podemos haber estudiado en el momento en que decidimos retomar Reborn, y estaban todas en estudio de rentabilidad y viabilidad. Eso fue hace dos años. Bueno, dos años y medio desde el proceso de negociación con Shueisha.

Cuando actualicemos ese estudio para decidir cuáles de las colecciones podemos seguir, igual ha cambiado la situación. Estas cosas mejor con los datos delante, actualizados y con todos los frentes cerrados. ¡Si ahora te digo una serie y al final no es esa, me crujís!

O sea, que se pueden producir nuevas cancelaciones.

Cancelaciones de las series en curso, ninguna. Y las otras están paradas. Sé que quizá no os responde la pregunta, pero es lo que comentaba antes, es complicado y entran en juego los propietarios y multitud de factores. Ojalá pudiera decir tajantemente sí o no y pasar a otro tema para tranquilidad vuestra y de los lectores.

Hablando de esos estudios de rentabilidad. ¿Cómo planteáis la “reinserción” en el mercado de determinadas series? Entiendo que retomar Reborn en el tomo 19 debe ser complicado a la hora de reenganchar al lector.

Muchísimo, sí. De forma muy genérica, lo que hacemos básicamente es contactar con los comerciales y las librerías, ver el histórico de ventas que tenían, aplicar un porcentaje menor debido al tiempo que ha estado parada la serie para ponernos también en la peor situación y ver entonces si es viable. Luego empezamos a ajustar costes, de licencia, de producción, de edición, de impresión. Todos los costes posibles para que al menos la colección no dé pérdida. No da beneficio, pero esperamos que al menos no nos castigue en la cuenta de resultados y nos permita cumplir y seguir con otra.

Y quedar bien.

Exacto. Quedas bien con licencia, quedas bien con los libreros porque acaban la colección y quedas bien con los lectores porque pueden comprar su serie hasta el final. Y luego, a por la siguiente.

Que hubo una publicación masiva de series manga está claro, ¿pero no crees que también hubo una promoción muy escasa con respecto a lo que esas colecciones necesitaban?

Sí, y hemos ido aprendiendo de nuestros errores. Un ejemplo es la promoción del Salón del Manga en la que ofrecemos diez series shonen a 1.95€, persiguiendo generar un impacto suficiente en la gente. Es algo que hemos ido viendo en lectores que entran en el stand, lectores que no son especializados y compran manga. Y hay gente que entra y que incluso se lleva las diez. Una a lo mejor la siguen, y eso ya es para nosotros un éxito.

Es algo que estamos tratando de potenciar bastante, no ya decirles “qué buena es esta serie, dale una oportunidad”, sino el hecho de hacer las series más accesibles. Creemos que ahí el esfuerzo de promoción a día de hoy, tal y como está la situación económica en España, es el más idóneo. Siguiendo con la pregunta anterior, retomar una serie en el tomo 19, como decíais, es complicado, pero por eso se incluyó Reborn en esta promoción, por ejemplo.

Hablando de otros tipos de promoción, editoriales nuevas como Milky Way o Tomodomo han implementado un sistema de venta directa online, en consonancia con la distribución a tiendas, que parece estar dando muy buenos frutos, a la par que ofrece una gran interacción y repercusión en redes sociales.

Esto aunque sea bueno para editoriales como Milky Way o Tomodomo, no lo sería para un grupo como Planeta. No puedo hacer una venta directa y automática al lector, porque estoy perjudicando a mi librero. Nosotros hemos de pensar en el librero y en el lector, porque nos dan de comer los dos. No podemos decirle al librero que va a recibir una parte, y que la otra son 100% ingresos míos, porque lo hago yo por mi web, porque se nos echarían encima. Si se nos echan encima eso no afecta solo a cómic sino a los otros cincuenta sellos editoriales del grupo.

Por lo tanto lo importante es fijarnos en cosas que sí podemos hacer nosotros con nuestros medios para ver qué caminos tomar de cara a venta y promoción. Por ejemplo, quizá si Milky Way o Tomodomo lanzaran varias colecciones al mismo tiempo no podrían asumir la inversión que supone lanzar diez series a 1.95€ cada una, pero eso es algo que nosotros sí, igual que nosotros no podríamos asumir ese tipo de promociones a menor escala en la que ellos son buenos. Y digo menor escala sin ninguna intencionalidad, sino en el sentido de que tienen más métodos. Más maneras de hacer, de ser ágiles y dinámicos, algo que no está a nuestro alcance siempre.

En 2011 entrásteis a formar parte de la oferta de Grupo Planeta, cambiando de nombre de Planeta DeAgostini Cómics a simplemente Planeta Cómic. ¿Está relacionado de alguna forma con un lavado de cara editorial?

No, esto se debe a que nosotros en 2011 dejamos Planeta DeAgostini y pasamos a depender de Editorial Planeta. Os intento explicar un poco lo que es Planeta internamente: hay varios grupos editoriales, y nosotros estábamos en el grupo Planeta DeAgostini, que pertenece a Planeta. Ahí están coleccionables y cosas por el estilo. Y estábamos ahí porque cómics nació en 1982 con el foco puesto en el canal quiosco, pero como ya he dicho, el canal quiosco lleva varios años muriéndose, con el cataclismo entre 2008 y 2010, lo que provocó que desde Editorial Planeta, que a su vez está dentro del Grupo Planeta, decidieran adquirir Cómics y convertirlo en un sello editorial más, tipo Destino, Seix Barral, Timun Mas o Minotauro.

Hacen esa adquisición y en 2011 entramos. Ocurre que entre 2011 y 2014 seguía un poco la participación entre el grupo DeAgostini y el grupo Planeta. Esto en 2015 termina, pasamos a entrar totalmente en Planeta y eso nos abre también más posibilidades de canal. De ahí el cambio de nombre ahora y no antes.

Ese mismo año perdíais el catálogo de DC Cómics. ¿Qué supone para una editorial perder un pilar tan importante de publicación?

Fue un momento de crisis bastante grande. Una situación de reestructuración absoluta a nivel interno, donde hubo varios cambios, y externo, donde habréis visto un mayor apoyo a manga y al independiente americano. Tenemos en menor medida el BD, pero americano y manga forman el 80% de la edición. Para 2015 tenemos previstos unos 200 títulos, de los cuales unos 120 son manga.

Es hacia donde nos hemos ido, afianzando a su vez nuestras relaciones con los propietarios, de forma que a día de hoy no tenemos un único pilar como era DC. Podría hablarse de Shueisha, con Dragon Ball, Naruto o One Piece, pero al mismo tiempo tenemos Shogakukan con Detective Conan, Inazuma Eleven, Urasawa y ahora hemos abierto todavía más la veda con Kodansha con Vinland Saga, con La abuela y su gato gordo, con Chi, La espada del inmortal… Y luego los títulos añadidos como Fénix, la obra de Satoshi Kon, etc. Intentamos diversificarnos lo máximo posible para, como decía, no depender de un único pilar.

De depender de un único pilar tiene mucho que ver lo que pasó en 2012: Glénat perdía el catálogo de Shueisha. Desde la perspectiva de fuera, ¿qué pensáis al enteraros de algo así?

Nos apenó mucho, la verdad. Que una editorial acabe desapareciendo del mercado no es bueno. Así como antes mencionabais a Milky Way y Tomodomo, y es bueno que salgan editoriales pequeñitas que vayan apostando por cosas que igual a las grandes se nos escapan o que no podemos asumir por nuestra estructura, es una lástima que una editorial con la historia y la tradición del manga que ha tenido en este país como ha sido Glénat desaparezca. Nos apenó mucho, sinceramente. Luego ya, a partir de ahí, entró el enfriamiento y el hablar y negociar con los editores japoneses para darle salida a esas series en el mercado.

Con respecto a Naruto, una de las series que repescásteis de Glénat, nos comentaba hace algún tiempo Joan Navarro en tono jocoso que además de venderos la licencia, os habían hecho continuar la edición en catalán, que decía, tenían unas ventas pésimas.

Nosotros más que obligarnos, lo propusimos más en el sentido de acabar la colección. Dijimos, ya que hacemos el castellano, recogemos también el catalán y la intentamos acabar sabiendo que tenemos el castellano como base para poder terminarla. No puedo dar cifras de ventas pero es muy muy poquito.

Ahora sumáis más series ex-Glénat/EDT a vuestro catálogo, como Ranma ½, Chii o La espada del inmortal. Pero decís que, en principio, las publicaréis solamente a partir del tomo en el que se quedaron en la edición de EDT. ¿Cómo es esto?

Es un caso distinto al de Saint Seiya o Naruto, en los que hicimos una compra de stock de todo lo que tenía EDT en ese mismo instante. Lo compramos y lo empezamos a gestionar, también porque entendíamos que Naruto, por ejemplo, tiene una cantidad de tomos inmensa y era necesario poder proporcionarlos. Además porque el nivel de ventas era alto y había mucho público.

 

«Me da la sensación de que en nuestro país estamos dejando de apreciar el ámbito de lo que cuestan las cosas»

 

Estas otras colecciones tienen otro tipo de situación, porque no ha sido inmediato. No fue en el momento en el que Shueisha deja EDT y nosotros pudimos pasar a negociar y quedarnos el stock. En este tiempo, dos años, el distribuidor de EDT y la misma EDT han podido hacer saldos (tanto directos a lector como a canal) y quemar más el stock. Es una situación distinta y así también se lo hemos explicado a los japoneses cuando llamaban a la puerta. Nos daba miedo comprar todo el stock o hacer la colección de cero teniendo en cuenta que esos tomos ya estaban el mercado.

Entonces vamos a sacar desde donde se quedó EDT. Veremos la reacción, veremos si hay pedidos de las librerías que piden el fondo porque no lo tienen o porque no lo encuentran, y entonces pasaremos a negociar los tomos antiguos.

Hablando de novedades recientes, llama la atención La abuela y su gato gordo, de la misma autora de Chii, que ha salido a un precio de 9.95€, tratándose de un formato normal y corriente. ¿A qué se debe este precio?

En este caso la licencia de Konami Kanata va en esa línea de precios a raíz de los 12€ de Chi, que obviamente era a color. Por tanto, a la hora de hacernos con la licencia bajamos el precio con respecto a Chi, al ser en blanco y negro, pero decidimos no irnos más abajo por cuestiones de la negociación.

Si ‘el gato gordo’ ya chirría, el tema estrella del salón del manga ha sido el precio de Vinland Saga, a un precio de 12.95€ por una kanzenban, además, inventada por vosotros.

Al inicio de las conversaciones con Kodansha lo que ellos hicieron fue ofrecernos la edición americana, en una edición kanzenban de dos-tomos-en-uno con tapa dura. Hicimos cuentas y nos íbamos a unos 25€ o 30€ por tomo. Hemos de entender también el tipo de licencia que es, que a nosotros nos encanta, pero es un autor desconocido, pese a que se editara Planetes. No tiene animación, no tiene videojuego. No es como un Tales of, por ejemplo, que puede apoyarse más en otros medios.

Eso nos llevó a una negociación en la cual hay que tener en cuenta que Vinland tenía muchas novias, con una contratación costosa. Con respecto al formato kanzenban, viene de la propuesta inicial de Kodansha de hacerla en dicho tamaño para que los dibujos del autor quedaran más vistosos. Nos gustó la idea y decidimos intentar sacarla en ese formato, si bien aparcamos la opción de dos-en-uno. Y el dibujo luce muchísimo a ese tamaño, la verdad es que ahí Kodansha tenía razón.

Entendemos las quejas y entendemos que haya gente que no le guste. Sí que entendemos también que es su precio. Mucha gente dice que Dragon Ball cuesta menos. Sí, pero Dragon Ball es la kanzenban más barata que existe a día de hoy en España. Cuesta 8.95€, y es una kanzenban con sus páginas a color, con su papel offset, que lleva publicándose desde 2005.

Nuestras otras kanzenban tienen otros valores de producción (papel estucado, serigrafías, películas, estampaciones, algunas con hoja vegetal), como Monster, Happy! o Master Keaton. Ya que la menciono, sinceramente, creo que se habla poco deMaster Keaton con lo buena que es. Y ya que estoy, así como os digo que la kanzenban de Fullmetal Alchemist me gusta mucho, creo que la de Master Keaton es la kanzenban más bonita que se ha editado en España (¡argumento totalmente subjetivo que, como los gustos, cada uno tendrá el suyo!).

Volviendo al hilo, que me disperso, tenemos kanzenban a lo Master Keaton, a 14,95 euros, y luego tenemos la kanzenban estilo Dragon Ball que vale 8.95€. Vinland Saga en valores de producción, se sitúa por papel y formato con la de Dragon Ball, pero al no ser Dragon Ball, se sitúa en un pvp de 12.95€. No lo vemos un precio desorbitado para el tipo de formato y de licencia que estamos ofreciendo.

Entonces, ¿dirías que los precios están justificados?

Me da la sensación de que en nuestro país estamos dejando de apreciar el ámbito de lo que cuestan las cosas. Y ya no sólo en cómic o manga, sino en todo lo relacionado con el ocio, sea música, cine o TV. Entiendo que alguien diga que algo no le gusta, y que aunque pueda no esté dispuesto a comprarlo a ese precio, eso por descontado. Pero hay un tipo de ediciones que se están llevando a cabo en Planeta, y en el resto de editoriales, a un nivel de calidad muy bueno. Te compras una novela que acaba de salir, te vale 25€ o 30€, y es papel poroso y en blanco y negro. Tenemos nuestros costes, nuestras tiradas que cada vez son más pequeñas por la caída del mercado… Siempre intentamos poner el precio que de verdad creemos más acorde al título y la licencia. Nos podemos equivocar, por descontado, y eso en parte nos lo demostrarán las ventas y vuestros comentarios. Si un título no ha acabado de funcionar, o no gusta el precio, lo notaremos y sabremos que no lo hemos hecho bien.

Podemos descartar, pues, que Planeta esté intentando imponer una nueva política de precios.

No, no queremos instaurar una política de precios desorbitada, ni mucho menos. Se ha dado la casualidad de que en Vinland Saga creemos en ese formato a ese precio, sumadas las condiciones de negociación mencionadas antes. Y con La abuela lo mismo. Pero ya digo, al mismo tiempo que estamos lanzando esto, estamos lanzando diez números 1 a dos euros cada uno. Es algo que tampoco está haciendo nadie. Por veinte euros te puedes llevar diez tomos.

Además, miras nuestros precios en general y están en torno a 7.95€ para las tankoubon normalitas, y las tankoubon tipo Tales of a 8.95€. One Piece, que vale 6.95€ y se sigue manteniendo en 6.95€. Hay cosas en las que a veces no atinamos, pero no entendemos tampoco la sensación continua de que somos caros.

Por ejemplo, mira Dragon Ball Color. Creo que es la novedad del salón que tiene mejor relación calidad-precio. 240 páginas a color y una postal inclusive troquelada, por 12.95€.

Hombre, choca bastante el precio con el de Vinland, que cuesta un euro menos y el coste de producción es mucho menor con respecto a una edición a todo color.

Claro, es que uno es Dragon Ball, y otro es Vinland Saga. Uno está empezando y el otro está más que consolidado. Entiendo que ahí alguien diga que si está empezando hay que ponerlo más barato, que lo vas a vender más, pero es que no puedo primero, porque el mercado no lo conocemos ninguno cómo se va a comportar, como decíamos antes. Y luego porque estoy empezando la licencia, tengo que amortizar lo prometido al editor japonés, tengo que entrar de lleno con un precio con el que tampoco “se me vaya la olla”, para entendernos. Porque claro, si lo pongo a 20€, tal y como está ahora, lo mismo vendo menos y gano más, pero no es ese el plan que queremos seguir ni mucho menos. El plan es continuar adelante y no pasarnos con los precios. Es algo que tenemos muy mentalizado.

Siguiendo el hilo de poner series más baratas para ver si vendemos más, las promociones de 1,95 las hacemos porque esto es algo que podemos hacer una vez la colección tiene muchos tomos en el mercado. Con Toriko lo hicimos con el 1 y el 2 como oferta de lanzamiento a 9.90€, no eran los dos al mismo precio, sino que aplicábamos un descuento nada más salir para captar lectores. Luego hicimos con One Piece y con Inazuma lo de poner sus primeros tomos a 1.95€, antes de hacerlo con los diez con los que lo hemos hecho ahora. Pero es una promoción con la que si vendemos todos los tomos a 1.95€ no ganamos ni un duro. Una vez se ha hecho la pérdida con ese número 1 a 1.95€ lo que interesa es que de esos miles de personas que se han comprado ese número, un 5% o un 10% se enganchen a la colección y la arrastren. Si hacemos la promoción de partida, cuando no hay serie, no generamos ningún tipo de enganche, y la motivación de esa operación de marketing se convierte en un muerto que va pesando sobre toda la colección.

Siguiendo por ahí te iba a preguntar por Nausicaä y la edición de los cien euros. Imagino que no me puedes hablar de margen de beneficio, así que simplemente y muy rápido, ¿valía los cien euros la edición?

Seguramente haya un lector que diga que vale cien euros, y otro que diga que no vale cien euros ni de coña. Es algo que depende de la percepción de cada uno. Igual que cuando teníamos DC Comics hacíamos de vez en cuando alguna edición especial tipo Predicador y 100 Balas, de 100 y 150 euros, limitadas (100 Balas en maletín porque tenía que ver con la historia, y Predicador en un cofre), nos hemos ido decantando por este tipo de productos que salen una vez al año, como mucho, para títulos muy concretos y muy específicos.

Vimos en Nausicaä la posibilidad de hacerlo por la edición japonesa que había de dos tomos y estuvimos dándole vueltas. Le dimos más vueltas todavía, pensamos en hacer una tirada masiva y vimos que los costes eran desproporcionados, estuvimos viendo el feedback que recibíamos, y finalmente nos decantamos por hacerla limitada y numerada. Y no hacer más. Y ahí sí entendemos que haya gente a la que le guste y gente a la que no.

¿Seguirán llegando estas ediciones?

Sí, pero estudiándolas muy caso a caso. Nausicaä solo hay una, y es algo que preferimos atinar y estudiar. Estamos dándole vueltas a algo para el año que viene, pero es americano. Es algo que se hace también por intentar diversificar más en cuanto a ideas y formatos. Sé que a veces hay lectores a los que no les gusta nada que hagamos nada nuevo (risas), pero a nosotros sí que nos motiva el hecho de poder ir haciendo de vez en cuando algo que dé un meneo al mercado. Nos ha funcionado bien en este caso pero incluso si nos hubiera salido fatal, pues bueno, la habríamos cagado pero habría valido la pena que alguien arriesgase y diera un paso al frente para hacerlo, como cuando Glenat arriesgó y lanzó el tankobon, o como cuando se han lanzado los primeros manga kanzenban o en cartoné en nuestro mercado. Innovar o hacer cosas nuevas no es malo.

¿Crees que el aficionado al manga es más reacio a estas ediciones que el lector de cómic americano, que quizás sí está dispuesto a pagar esos precios?

De entrada sí porque está menos acostumbrado a que haya habido este tipo de ediciones, el cómic americano tiene más tradición en nuestro mercado. Hay muchísimos más lectores de cómic que consumen americano en nuestro país, sobre todo de superhéroes Marvel, y esa diversificación masiva de público te permite acceder ahí. Pero a nosotros nos interesaba, bien o mal, en cuanto a fallar o acertar, el hecho de poder probarlo con el manga. Creíamos que tras veinte años de publicación de manga, el mercado era lo suficientemente maduro como para tener una edición así.

Supongo que esta “anchura de miras” en la edición de manga es un poco lo que buscáis editando títulos dentro de la colección Trazado.

Exacto, con Adolf en su día y ahora con Fénix. Es una colección en la que entendemos que no hay frontera, para aquel que quiera leer cómic venga de donde venga. Es lo que nos permite darles ese plus, además de que son obras que están en Trazado por su repercusión, por haber marcado un antes y un después en el medio, y así creemos que lo hizo tanto Tezuka en su día como Taniguchi más recientemente. En manga para Trazado ahora mismo no tenemos nada más programado para lanzar, hay alguna en estudio como la nueva edición de Buda que han sacado en Japón, pero no saldrá nada nuevo hasta que terminemos de lanzar Fénix a finales de 2015.

¿Qué tal funcionan estas series?

Fénix está funcionando muy poco a poco, pero ya contábamos con ello. Ya las ediciones que tuvo previas se pararon por esa razón, por desgracia. No funciona como Adolf, que es increíble el éxito que tiene. También es que el tema de Adolf engancha mucho más al público general, de ahí también que tenga ese sentido de lectura occidental, que nos permite entrar en masa en librerías generales.

 

«Llevamos cuatro años sin parar de nada, y esperamos que si bien no se olvide, sí se haya perdonado un poco aquella etapa»

 

Hay muchísimos lectores de narrativa histórica y narrativa en general, que no ha leído un manga en su vida y se compra Adolf. Eso para nosotros es un éxito. O sea, alguien que no ha leído jamás un manga, o un cómic, coge y se compra Adolf… Sabemos que es una obra maestra y si alguien la lee y le gusta va a querer más. Y ya no digo de nosotros, sino de cualquiera de los editores que estamos aquí en el Salón. Esa puerta de entrada a público nuevo es algo que necesitamos como el comer, y son ese tipo de ediciones las que a veces nos permiten abrir más mercado.

¿Es tanto el sentido de lectura el que condiciona las ventas?

En público general masivo sí, público más adulto, más de novela gráfica, podríamos decir. En niños ya no. En niños hicimos la prueba con la nueva edición de Detective Conan y con Inazuma Eleven, que los dos los lanzamos a la vez, uno en occidental y el otro en oriental. La diferencia es nula, las ventas han sido igual de buenas en ambas. Ahí vemos que los niños entran de pleno sea sentido de lectura oriental u occidental.

Con todo esto que nos comentas, ¿hacia dónde se dirigen los planes de futuro de Planeta Cómic?

Primero hemos de seguir enmendando. Como ya he comentado, llevamos cuatro años sin parar nada, y esperamos que si bien no se olvide, sí se haya perdonado un poco aquella etapa. Además hemos ampliado y diversificado el catálogo, que es tan importante para nosotros como para el mercado, llegando a todo tipo de lectores. Y el futuro acabará pasando por lo digital, que es algo que tiene que acabar llegando sí o sí. Es algo que llevamos año y medio negociando con los japoneses, y aunque de momento no ha llegado a nada, pero es un lugar en el que tenemos que estar. Sabemos que tarde o temprano el mercado digital tiene que llegar.

Amigo de lo ajeno y pillado con las manos en la masa, por eso me echaron de aquí.



  • Kei00

    Dicen que Vinland no es cara, y que somos los lectores los que no “apreciamos el ámbito de lo que cuestan las cosas”. Ni falta que hace, ya que Vindlan comparte estante con otros mangas… y sigue siendo apreciativamente caro. Y el ámbito del manga en España es ya de por sí caro.

    Lo de que la edición tenga “un nivel de calidad muy bueno” es muy matizable, pero si realmente no están seguros de que vaya a cuajar, ¿por qué se arriesgan con una kanzenban? Porque se trata de “un autor desconocido” que no “tiene animación, no tiene videojuego”, y las kanzenban (hasta ahora) son reediciones de mangas o autores que han vendido muy bien.

    Y lo que ya me termina de descolocar del todo es cuando reconocen que “si lo pones más barato vas a vender más”, pero que no lo hacen porque “el mercado no lo conocemos ninguno cómo se va a comportar”… Pues razón de más para no arriesgarse con un precio elevado, que lo único que hará es reducir el número de posibles lectores. Y todos sabemos que si hay que reducir el presupuesto de manga, lo primero que se sacrifica son las ediciones caras.

    • Juan

      La elección de tamaño kanzenban ya la explica. Y lo de ediciones caras depende del bolsillo de cada uno, para mí Vinland y Fénix no son caros para lo que me ofrecen. Y lo que dices de que el mercado manga en España en general es caro, tampoco me lo parece. La media es 8 euros por 200 páginas. A ver quién te da eso en relación a otro hobby.
      Y no dice que los lectores no aprecien lo que cuestan las cosas, dice todo. Y ahora no seamos papistas que es verdad. Yo mismo paso de comprarme series que me gustan porque las veo gratis en internet. Y pelis. Y cuando salen sí pienso que son caras. Comparado con salirme gratis, lo son. Y soy el primero que no aprecia lo que costará hacerlos. Por lo que dice se refiere a eso, haciendo extensión al cómic. Y más razón que un santo, me he visto reflejado.

      Una entrevista muy interesante.

      • _-H-_

        Claro, ahora resulta que todo se debe a estar justificando la piratería.

        Que estas series se publiquen a un precio al cambio bastate más asequible no tendrá que ver…

      • Kei00

        Buenas, Juan. Tengo la kanzenban de Monster, y no me parece cara para lo que ofrece en comparación a la de Vinland. Y no leo manga gratis, por lo que solo comparo con lo que compro… Si no comprase manga, ¿para qué me iba a molestar en razonar si es caro o barato? XD ¿Comparado con otros “hobbies”? Pues depende del caso. Pero como bien dices, la media son 8€ (menos cuando empecé) y Vinland no está en la media.

        Lo de ser más papista que el Papa… Hombre, lo que se licencie, cuándo, cómo y por qué, atañe tanto editores como a lectores (tú y yo incluidos). Y no te voy a negar que esta serie me interesaba, pero mi presupuesto es limitado y he tenido que pasar. Pero vamos, eso no tiene nada que ver con mi crítica a la política editorial de Planeta.

        Coincido contigo en que la entrevista ha sido interesante, y que Manu ha elegido muy bien las preguntas. Saludos.

      • TaichoXela

        El problema es que un Dragon Ball, una obra de Urasawa o un Fullmetal Alchemist, tiene muchos más seguidores, es más conocido, más mercado y más posibilidades de venta.
        Viendolo fríamente, casi nadie conocerá Planetes, pocos lo asociarán con Vinland Saga, poca gente conocerá la obra y le gustará, y aún menos la comprará.
        Todo depende de las expectativas de venta o precedentes, y así puedes poner un precio u otro, más otras premisas que no conocemos las cifras: tienen que ganar un beneficio la editorial, pagar los costos de producción, traducción y sobre todo cuanto les ha costado la licencia japonesa. La licencia japonesa es siempre diferente y eso influye mucho en el precio final ya que a partir de ello tienes que calcular un precio que te de después de todo beneficios.
        A mi dolería más, si me gustara, una edición a 7 euros como es la de One Piece, que una a 12 como la de Vinland Saga. Si, siempre preferiré una edición más barata, quien dijera que no es rico o es tonto, pero si una cosa me interesa no me cierro en banda totalmente.

      • Vhsephi Kamiya

        claro… es decir… es justificado que una película valga 19€ en su lanzamiento en DVD y 22€ en BD? Es justificado que un libro nada más salir valga 22 – 24 euros cuando, directamente podrían lanzarlo en formato bolsillo por 9 – 11 euros como hacen a los pocos meses? Es justificado que un disco de música, que suele ser un popurri con canciones que el cantante ya había puesto, cueste 19 pavos? Es justificado que una entrada de cine cueste más de 8€?

        Lo que no es justificado es que vivimos en un país en donde solo traen dos cosas: los super booms en USA y luego las mierdas que vienen con los super booms al comprarlas en packs.

        Pero en cambio, ey, no verás que traigan otras series americanas que tienen un menor público pero aún así están bastante bien, pero claro, como no han sido un superboom, ¿para qué sacarlas a la venta? O series que han puesto en TV, pongamos series infantiles, ¿cuántas has visto tú que pongan a la venta y de que manera?

        Te voy a decir lo que yo he leído en esta entrevista: hipocresía pura y dura. Simplemente tiene la fuerte convicción de que lo que han hecho con subir precios de mangas a precios desorbitados está bien, cuando no es así.

        Yo no sé que tipos de mangas compras tú, ni si trabajas ni cuanto cobras al mes, pero que me digas que comprar un tomo, por 25€, te parece bueno, pues que quieres que te diga, no me extraña que el mercado esté como está cuando tanta gente es capaz de pagar ese pastizal por algo que realmente no vale ni diez pavos

  • Vhsephi Kamiya

    que no han parado ninguna serie en los últimos cuatro años? entonces lo que sufrió yugioh con su regreso en 2011 y parado de nuevo en 2012 acompañado de una subida de precio que fue XD?

    Y a mi que no me fastidien… “no apreciamos el ámbito de que cuestan las cosas”, es como decir “subimos los precios porque nos sale del nabo”.

    Ya se ha dicho muchas veces que en Francia, Inglaterra o USA el manga es muchísimo más barato. No hace falta que un tomo tenga una calidad de la ostia para valer la pena así que… si ponen esos precios es porque les sale de las narices. No me creo yo que poniendo unos tomos que puede que a ellos les custe producirlos 20 a 14.95€ siendo dobles no sacarán tajada enseguida

    • sh1ku

      La piratería. Siempre se le puede echar la culpa a la piratería, no te preocupes. Los consumidores somos los malos aquí xD

    • shin

      En Francia y EEUU los precios son más baratos y siempre lo serán porque, ¡oh sorpresa! se venden muchos tebeos. Aquí te sorprenderías de la cantidad de comics que consiguen ventas de 400 ejemplares o similares… Eso en Francia NI POR ASOMO lo verás. Si es un Naruto y en Francia vende 2 o 3 veces más que aquí…

  • Manu-G

    Vinland es caro en el momento que deciden inventarse una edición porque les sale de los huevos. Yo no quería una edición “más grande porque sí”, quería el manga. Y lo voy a tener, importado de USA.
    Yo lo que leo es “licenciamos un montón y casi la cagamos. Subamos los precios de algunas licencias para recuperar aquel batacazo”.

    • En USA está parada la edición…

      • TaichoXela

        En que tomo?

    • TaichoXela

      Tengo ambas versiones, y pese al precio, prefiero un tomo tipo kanzeban que no sea un ladrillo, y que además no pierda caratulas. Para publicaciones grandes ya tengo los libros normales.
      Y si encima son los japoneses que te proponen hacer estas cosas…

  • Kipik

    Y a esto se le llama “no tener vergüenza”

  • Micky Alvarez Aranda

    Vinland no me parece barato… pero tampoco rematadamente caro. Son 13 euros que pago sin que me duela demasiado. Porque hace casi 20 años, y se dice pronto, pagaba CASI lo mismo solo que en pesetas (entre 1500 y 1800, osea, 9 y 11 euros) por tomos de Norma en papel culero y a los que se les caían las páginas (Formato Gran Volumen, como RG Veda, Legend of Lenmear, etc, para ser más exactos)

    Así que pagar 13 por un manga en Kanzenban no me parece tan disparatado.

    • sh1ku

      El problema es que no estamos en el siglo XX xD. Dejando de lado si es caro, o barato, lo que nunca se debería hacer es empezar a comparar precios de manga/anime de hace 15/20+ años, a los de ahora, en mi opinión (cosa que mucha gente hace), sencillamente por el hecho de que los tiempos cambian, y no se puede comparar el consumo de cultura en España de hoy en día con el de hace décadas.

  • Nobi

    Ya que nombra Adolf, he de darle las gracias a los responsables de Planeta por la cuidada edición de la obra, que le aporta cierto valor cómico a la misma al espejar la viñetas y lograr que los nazis saluden con la zurda.

  • nacho

    Sobre los canales de distribución, me gustaria expresar mi opinión.

    Vivo en Terrassa, una ciudad de 215.000 habitantes, a 30 kms de Barcelona. Aqui se pueden comprar cómics en tres sitios: en una tienda especializada, en la casa del libro y en un Abacus.

    El pasado 3 de febrero salieron las novedades manga del mes de Planeta. Hoy ya es 9 de febrero, ha pasado una semana desde que aparecieron esas novedades, y en mi ciudad a día de hoy no se pueden comprar dichos cómics. Y no es que no se puedan comprar porque estén agotados, sino porque no han llegado todavia.
    Siete días después de ponerse a la venta, la furgoneta de Planeta no ha pasado todavia a surtir de novedades a una de las cinco ciudades más importantes de Catalunya, que para más inri está apenas a 30 kms. de la imprenta.

    La única manera de conseguir las novedades cuándo salen, es acercarme a Barcelona (que es un gasto) y perder toda la tarde para comprar tres tebeos o pedirlos por correo a alguna libreria especializada de Barcelona ciudad (que tambien es un gasto por el envio)
    Existen tambien empresas cómo Amazon o Fnac.es en las que puedes
    adquirir los productos con envío gratuito y realmente rápido. Pero ahí
    tampoco funciona correctamente la distribución, a día de hoy no se pueden comprar las novedades de Planeta de la semana pasada, ni en amazon ni en fnac. Inexplicablemente (almenos para el consumidor final, o sea yo) las novedades van con un par de semanas de retraso en ambas webs.

    Si tanta preocupación hay por los libreros, de los 100€ (dependiendo del mes) que me dejo en Planeta, mi librero habitual no acostumbra a ver ni uno. Si algún día cierra la única tienda especializada que hay en mi ciudad me sabrá muy mal. Pero es que cómo consumidor final que soy, en un mercado saturado de novedades, hay que ponerme las cosas muy fáciles. Ya que voy a acabar teniendo las novedades con retraso, pues prefiero que me las traigan a casa, que es más cómodo, así que mi dinero se lo acaba llevando Amazon normalmente, que tributará sus impuestos dónde crea conveniente y el beneficio acabará repercutiendo dónde menos falta hace. Y asi nos van las cosas.

    Y no tengo ni idea de cómo funciona la distribución de cómics, pero lo que reparte Norma o SD, normalmente si llega al día (poca cantidad, se agota rápido, asi que mejor reservar. Pero llega).

    Sinceramente, no voy a decir que vaya a dejar de comprar manga a tal editorial porque me cuesta encontrar sus novedades, pero llegará el día en que me canse de perder el tiempo y hacer viajes en balde a las tiendas. Si me ha de generar una molestia comprar los productos de tal empresa, apaga y vámonos. El mercado es muy grande y hay otras empresas (cómo la citada Milky Way) que ponen todas las facilidades del mundo para que adquieras sus productos.

    Creo que hay errores importantes en tema de distribución (no sólo en Planeta, sino en general). Si no vives en Madrid o Barcelona capital o en cuatro sitios más en los que haya Fnac, estás bastante jodido para seguir tus series sin problemas. Eso genera molestias en el cliente que ya se tiene en el bote. Y el cliente potencial, si no tiene disponible un producto, pues obviamente no lo va a poder comprar.

    Me parece muy bien que se abra mercado y se venda manga en el Mediamarkt o el Corte Inglés. El día que me tenga que comprar una lavadora, ya aprovecho y me llevo las novedades, pero eso es muy de vez en cuando. Las ciudades que tienen Mediamarkt y Fnac y Corte Inglés normalmete tienen un montón de librerias especializadas en cómics, asi que no hay problema para adquirir las novedades.
    En ciudades cómo la mia (que son 215.000 habitantes, que no hablamos de un pueblo), ser aficionado al cómic es un auténtico coñazo.

    Estoy seguro que en toda España debe haber cómo mínimo unas 10 o 15 ciudades de población similar a la de la mia, en la misma situación de desamparo en temas de distribución de cómics. Si sumamos la población de esas ciudades, el público objetivo es el mismo que en Barcelona o Madrid. Pero es un público en situación, cómo ya os digo, de desamparo total.

    Hace 15 años cuando queria comprar los 3×3 ojos o los Alitas, solo tenía que acercarme al quiosco de la esquina y comprarlos sin más preocupación…

  • Becky

    Sinceramente, Planeta Comic es la peor editorial que tenemos, yo sé muchas cosas de ellos, en especial, de como trabajan realmente y desde mi punto de vista son muy cochinos, no se curran sus mangas, qué quiero decir, pues muy sencillo, les dices que los mangas tienen fallos y les da igual porque aún sabiéndolo ellos lo sacan a la venta. Tienen su propia imprenta que trabaja fatal, ya que no son capaces de colocar bien las hojas para cortarlo luego con la guadaña, vamos que todo son ganancias para ellos para que luego se quejen. Hoy mismo me he ido a comprar el 4º tomo de Tales of Xillia y viene un diálogo cortado y no es la primera vez que me pasa ya me ha sucedido con muchos mangas de ellos. Sinceramente, son unos sinvergüenza respecto a calidad y precio. Para que luego cuenten todo esto, venga hombre que engañen a otros.

    • _-H-_

      En One Piece me he encontrado con cosas así.

      O por ejemplo, el la Ultimate Edition de Draagon Ball, con la doble página del torneo de Cell invertida, los “Colunga” y los “Kilo-Ho”, las “ondas de expansiva”…

    • TaichoXela

      Si coleccionas mangas de varias editoriales y desde hace tiempo, uno se encuentra con esos errores y muchos otros, con toda. Ninguna se salva. Podría hacer una montaña de mangas con errores de todo tipo: mala encuadernación, paginas mal colocadas, falta de paginas, paginas mal cortadas, paginas inclinadas, bocadillos intercambiados, bocadillos vacíos, impresión doble o difuminado, logotipo que falta, portadas del mismo color cuando deberían ser diferentes, faltas de ortografía, malas traducciones etc etc…
      Por desgracia no hay ninguna que se salve en un momento u otro.
      Nunca ha sido una de mis editoriales favoritas Planeta, y me jodió mucho la “paralización-cancelación” de tantas series en su momento, pero no el demonio en persona, o por lo menos el único.

  • Nuku Nuku Natsume Mishima

    El tema de si es caro o no comparado con, no hace falta comparar nada, simplemente hay que mirar la capacidad economica del publico al que pretendes llegar, y ese mercado considera que 12 o 13 euros es mucha pasta por un manga, ¿que un integral de superheroes o un albun europeo a color es tanto o mas caro?, lo se de sobras, pero su publico objetivo de media es menos joven y tienen una capacidad economica mucho mayor. A dia de hoy, en plena crisis, cuando la media de los otakus debe estar entre los 15 o 16 años pedirles que se gasten 13 euros en un manga es una locura sea por que no pueden al no tener esa pasta, sea por que al final para gastarse 13 euros en un manga prefieren gastarselo en otra cosa.

    Se ha demostrado que bajar los precios a 4 o 5 euros aqui no funciona por que nuestro mercado es muy especialito, pero pasar de “mangas edicion mierder baratos” a “manas edicion normal o “de lujo” a precio de lujo” solo hara que muchos no compremos, y menos si ahora con internet se pueden comprar las ediciones en ingles con 2 cliks.

    Yo mismo no he podido comprar ni Bastard, ni la nueva de Nausica por que no podia gastarme esa pasta en unos mangas, o al menos no podia sin sacrificar otras cosas que preferia antes, lo mismo con este manga.

    • TaichoXela

      Creo que con el publico objetivo y sociedad actual, es más difícil pedirle a un joven que compre un cómic en ingles a que se gaste 12-13 euros en un manga.

"Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip ex ea commodo consequat. Duis aute irure dolor in reprehenderit in voluptate velit esse cillum dolore eu fugiat nulla pariatur. Excepteur sint occaecat cupidatat non proident, sunt in culpa qui officia deserunt mollit anim id est laborum."