Análisis: ‘Xenoblade Chronicles’

I'm really feeling it!

En 2010, el fantástico Xenoblade Chronicles para Wii apareció en las tiendas de todo el país del sol naciente, tras un desarrollo lleno de vaivenes (¿saldrá en occidente? ¿No saldrá? ¿Qué fue de ese Monado: Beginning of the World que se mostró en aquel E3 de 2009?) logramos verlo en el continente europeo en 2011. América tuvo que realizar una campaña de firmas mediática conocida como Operation Rainfall, para ver el título en las estanterías en 2012.

Vaya, sí que ha cambiado el tema hoy día. Tenemos a su protagonista Shulk en el último Smash Bros., un rerelease programado para New 3DS a principios de abril de este mismo año, una psedosecuela en Wii U… ¡Incluso carcasas con motivos de la Monado!

Como el título no llegó a muchas manos dada su nefasta distribución y la casi nula publicidad que tuvo,  y la llegada el 2 de abril de la versión 3D para New Nintendo 3DS, vamos a rendirle un merecido homenaje a este título de igual modo que ya hicimos con Final Fantasy: Type-0.

Mi primera experiencia con el título fue reciente. Si bien tuve ganas de probarlo desde que fue anunciado en Europa, la falta de tiempo asociada a la universidad y el estado en ese momento de la blanquita de Nintendo evitó que pudiera darle una oportunidad. Así que este último verano, gracias a estar algo más libre y al hype de Super Smash Bros., me puse manos a la obra.

Evité cualquier tipo de spoiler o predisposición hacia el juego. Me resultó imposible, puesto que mi entorno no dejaba de especular con la aparición del protagonista en el juego de lucha y, ya de paso, comentaban las bondades del juego de forma constante. No obstante, llegué a iniciar el juego y me recibió una de las pantallas de inicio más minimalistas del mundillo de los JRPG, ¡si hasta había que pulsar un botón para ver el menú!. Y me gustó lo que veía: un escenario imponente, una espada roja clavada en el suelo y una maravillosa tonadilla. Y se hacía de noche. Y todo era maravilloso.

Tardé un rato en dar comienzo a la partida. ¿Cómo entrar directamente teniendo esa pantalla de inicio? pero finalmente me decidí a crear una nueva partida y a empezar a oír la historia del título. Dos titanes, uno orgánico, Bionis, y otro mecanizado, Mekonis, en lucha. Tras muchos años, se empezó a desarrollar vida en ambos.

Habimaru juega senobleid

Servidor tras jugar a Xenoblade Chronicles (autora)

Y vemos una guerra. A un héroe de pelo largo y espada roja que… Eh, no es el prota que nos habían prometido. Pero me da igual y sigo adelante lanzando espadazos láser hasta que acaba el prólogo. Y nos cuentan más. Y vemos finalmente a Shulk, el protagonista.

Y hasta aquí lo que os quiero contar de la historia, pues es de gran interés y no quiero revelaros nada para que os llevéis en vuestras carnes la misma sensación de sorpresa constante. De lo que sí que quiero hablar es de lo orgánica y bien contada que está, integrando algunas de las misiones secundarias al lore. Por ejemplo, una serie de misiones nos contará la guerra de las Arañas contra los Gigantes y otra nos llevará al centro de una trama de corrupción.

Los personajes, que como veis arriba (¡y esos sólo son los que puedo no catalogar de spoiler!) son muchos y variados, aunque en ocasiones nos dará la sensación de que no están tan bien trabajados como deberían, pues se da mayor importancia a la historia subyacente que al desarrollo de estos. Y como imaginaréis, todo lo que pase a ser terciario es meramente anecdótico. Tampoco es que podamos pedirle más, porque el número de NPC es estratosférico, al menos dispondremos de un diagrama de relaciones con todos los que tienen nombre.

Pero centrémonos en el grupo principal, porque si no, me daría para escribir tanto análisis que tendría que publicarlo en cuatro discos, como los RPG de la primera PlayStation.

Shulk, ya sabéis, el I’m really feeling it, un personaje que sorprende por inclinarse más hacia el lado nerdy que al “mirad el puto amo instantáneo que soy“, algo que se ve en la jugabilidad (sus movimientos con la Monado están lejos de ser propios de alguien ducho) pero no lo suficiente en la historia (alguna referencia allí y allá, pero poco más). Reyn, el clásico amiguete, que compartirá el puesto de tanque con el “mentor” que es Dunban, la criatura adorable de turno (aquí la raza cuqui serán los Nopon) que a veces nos servirá de navaja multiusos (e incluso balón de vóleibol) Riki, la médica de combate y señorita fanservice residente Sharla, la adorable elementalista Éntida Melia (que suma puntos por ser de la realeza) y un último personaje del que no hablaré para no desvelaros sorpresas. Un equipo completo que, si bien está repleto de estereotipos habituales en cualquier juego de rol nipón, conseguirá encariñarnos.

Bueno, ya que os he vendido un poco de qué va el juego, vamos a lo interesante: ¿cómo es? Saquemos el diario de nuevo:

Cuando pude tener control amplio sobre el rubiales protagonista y, tras otro breve tutorial, llegué a Colonia 9, la primera ciudad del juego. Aunque podría no haberlo hecho, puesto que el mapeado es tan extenso como permitía la distancia de renderizado (si bien podría tener algún que otro problema de popping, especialmente con los enemigos) y casi todo lo que podía ver lo podía pisar. ¡Y eso es sólo una sección! ¡No podía imaginar que hubiera decenas como ella!

Y no dejaba de ver cosas por hacer. Grupos de diversos enemigos (¡algunos a demasiado nivel para un novato!), misiones variadas, infinidad de personajes para darme conversación. ¡Se me hizo de noche antes de llegar al primer marcador obligatorio! ¡Y al hacerse de noche había otros personajes por la calle con nuevas misiones!

Menuda locura al límite que lleva Monolith Soft el espacio en disco. Como ya he adelantado, la zona inicial era sólo una pequeña parte de la geografía del titán sobre el que viven los personajes. ¡Y conforme avanzaba no dejaba de conocer sitios de los más variopintos! ¡Y qué bonitos eran de día! ¡Y de noche! Normal que haya gente que haya tardado cientos de horas para una aventura que te da unas 60 horas de juego yendo al grano.

Vale, sí: el hardware de Wii daba de sí para todas esas fantásticas localizaciones, que se mostraban lo más perfectas que permitía la consola. Un trabajazo de diseño algo truncado por las capacidad, pero que no deja de quitar el hipo.

Y no hablemos de la maravillosa banda sonora, compuesta por grandes artistas de la talla de Yoko Shimomura (Kingdom Hearts, Mario & Luigi), Yasunori Mitsuda (Chrono Trigger) o los novatos Manami Kiyota y el trío ACE+, que son capaces de presentarnos piezas musicales que están a la altura de la de los veteranos que nos dejarán con la boca abierta.

Pero no es la única sorpresa que nos dará el departamento de sonido, ya que contamos con un doblaje perfecto en ambas versiones. Cabe destacar que la localización a inglés se realizó en Europa, dándonos un equipo de doblaje con una mayoría de voces británicas, con actores de la talla de Adam Howden (Dragon Age, Shulk) o Jenna-Louise Coleman (Doctor Who, Melia), que hacen un gran trabajo manteniendo la atmósfera y sensaciones originales.

El sistema de combate se basa en el uso de habilidades denominadas artes. Realizaremos ataques físicos automáticos de forma continua (habremos de posicionarnos en algunos casos para poder impactar) y podremos seleccionar dichas habilidades manualmente, que variarán entre algún tipo de ataque físico, magia, apoyo e incluso preparaciones para combos. Al ser usadas, entrarán en periodo de enfriamiento, por lo que hay que pensarse bien cuándo y dónde hacerlo.

En ocasiones, se nos presentará un comando de reacción que servirá para dar apoyo a nuestros compañeros y contribuir al rellenado de la barra de equipo, que nos permitirá encadenar nuestros ataques con los de los dos compañeros de equipo permitiéndonos elegir cómo y de qué forma, con importantes bonificaciones si se cumplen las condiciones (mismo color, por ejemplo).

Lo que en primera instancia puede parecer un sistema algo simple se complementa con la extensa personalización de los personajes. Armas y armaduras variadas (que tendrán distintos modelos y colores), engastes de gemas mágicas que nos permitirán una subida de estadísticas o efectos varios y una importante diversidad de artes entre las que elegir.

Por lo general, este sistema, a caballo entre el RPG clásico y el de acción se nos hará dinámico y divertido, si bien puede cansar un poco cuando hemos de lanzarnos a por cantidades enemigos del mismo tipo, ya que nos terminaremos centrando en “pegarles muy fuerte con todas las artes hasta que caigan”. Por suerte, las “cacerías” no suelen ser obligatorias.

Y no dejan de aparecer cosas que hacer. Recolección, trueques, un sistema de gestión de una ciudad, monstruos notorios que nos supondrán un reto extra… Xenoblade Chronicles tiene todo lo que se le puede pedir a un juego de rol, y eso me encanta. Especialmente cuando no te lo meten por la garganta y a la fuerza, como en otros títulos. Sería muy fácil un “ya que hemos creado esto te obligamos a hacerlo de vez en cuando para avanzar”. Aquí no. Simplemente vas a querer hacerlo por los incentivos. O a tirarte adelante con la maravillosa historia.

Aunque, para ser sinceros, es un poco difícil encontrar el punto de ruptura entre “es muy difícil ir a este nivel” y “he hecho tantas misiones secundarias que me estoy pasando a los jefes de tres golpes”. Prueba y error, supongo.

En resumen, hablamos de un título totalmente sólido, con una historia que atrapa y una factura técnica de impresión. La localización al castellano acompaña y todo es maravilloso de principio a fin. ¿Que tiene un par de fallos? Vale. ¿Que las caras son feas hasta para los estándares de Wii? Vale. Pero juega a Xenoblade.

Es una pena que Xenoblade Chronicles nos llegara en mal momento y de esa forma. Es una verdadera alegría que Nintendo sepa fomentar la saga como está haciendo. No dejéis de probarlo si tenéis la oportunidad. Es una gran experiencia que hay que vivir en primera persona y pronto tendremos otra oportunidad de hacerlo.

"Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip ex ea commodo consequat. Duis aute irure dolor in reprehenderit in voluptate velit esse cillum dolore eu fugiat nulla pariatur. Excepteur sint occaecat cupidatat non proident, sunt in culpa qui officia deserunt mollit anim id est laborum."
10
Xenoblade Chronicles (Wii, Wii U, 3DS)
Lo mejor
  • Escenarios preciosos, amplios y llenos de vida
  • Una historia que atrapa
  • Una genial banda sonora, un genial doblaje
  • Maravillosa localización al castellano
  • Infinidad de cosas que hacer
Lo peor
  • Pésima distribución y abastecimiento del juego en Europa
  • ¿Qué haces leyendo esta columna? ¡Ve a jugar a Xenoblade!



  • Zael

    Quise jugar a este juego en la Wii desde el primer trailer. Me encantó lo vasto que era el mundo, las incontables horas para conseguir el 100% del juego y el abanico de posibilidades que daba.

    El problema era hacerse con el juego. Si bien hace algunos años no se conseguía en tiendas, en segunda mano ni me lo he planteado, en Amazon lo he visto casi al mismo precio con stock de 2,3 unidades. Llevo un tiempo pensando en que si van a sacar el Xenoblade Chronicles X para WiiU y relanzan el primero para New 3DS podrían sacar la edición digital para Wii como han hecho con el Metroid o el Super Mario Galaxy 2, que a 10€ de entrada sería casi un regalo, aunque no estoy del todo convencido de que lo hagan.

    Otra duda es, ¿Xenoblade Chronicles para Wii (o WiiU) o merece tanto la pena como para vender la 3DS XL e irte a por la New sólo por el juego?

    • iPruch

      Te remito al final:

      ¿Qué haces leyendo esta columna? ¡Ve a jugar a Xenoblade!

      ;D

      • Zael

        ¿Sobremesa o portátil?

      • Habimaru

        El que buenamente puedas. Opino que es un juego que se disfruta mucho más en la pantalla grande, pero no le hago feos a la otra.

      • Iván Morales Asenjo

        Se va a disfrutar mejor sí o sí en Wii, ya que los mandos se agarran mejor y tiene mayor resolución, por lo que no te dejas los ojos intentando apreciar detalles ni los dedos como en New 3DS.

  • iPruch

    No puedo estar más de acuerdo con ese 10 :)

    Me encanta que le estén dando otra oportunidad a este gran juego eclipsado por la mala distribución. Para mí es el mejor RPG de los últimos 15 años o más, y se ha convertido en uno de mis juegos favoritos.

    Cuando Monolith Soft dijo que trabajaba en dos nuevos RPG, uno para Wii U y otro para 3DS, me “hypeé” deseando que al menos uno de ellos fuese del mismo estilo que Xenoblade. Y ahora sabemos que hay un juego nuevo (el de Wii U) y un port del anterior (el de 3DS), y me encanta pensar en que voy a poder tanto disfrutar de una aventura nueva (y parece que mucho más vasta y épica si cabe) como de revivir la anterior en portátil, algo que siempre me ha gustado hacer. Ojalá Monolith Soft siga en esta línea y Nintendo les dé más apoyo cada vez (como hemos visto al meter a Shulk en Super Smash Bros. por ejemplo)

    • Habimaru

      Ojo, el de 3DS no es Xenoblade Chronicles 3D. El port es obra de Monster Games si no me falla la memoria.

      Monolith tiene un proyecto en 3DS sin anunciar.

"Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris nisi ut aliquip ex ea commodo consequat. Duis aute irure dolor in reprehenderit in voluptate velit esse cillum dolore eu fugiat nulla pariatur. Excepteur sint occaecat cupidatat non proident, sunt in culpa qui officia deserunt mollit anim id est laborum."