Así es el sistema de llamamiento en ‘Luminous Arc Infinity’

Nuevos detalles sobre el sistema de combate

Desde Marvelous! nos traen nuevos detalles relacionados con Luminous Arc Infinity, título en desarrollo para PS Vita. En esta ocasión se nos presenta nueva información sobre el sistema de combate, y entre ellos se nos explica el sistema de llamamiento.

Sistema de llamamiento: Cantar canciones durante el combate permite producir lo que se conoce como “llamamiento”. Los personajes situados en el aura circular de un llamamiento verán fortalecidos sus ataques normales y efectos de Artes, algo muy útil para dar con la llave de la victoria en las batallas decisivas. Se pueden crear varias auras circulares para que se solapen entre sí y provoquen una resonancia. De este modo los personajes se verán aún más fortalecidos. Estos efectos multiplicados adquieren los nombres de Solo, Dueto, Trío y Cuarteto, en función de las auras activadas y solapadas.

Estallidos (sonoros) Lapis: Al recargar por completo sus reservas mágicas, las protagonistas de Luminous Arc Inifinity pueden cantar como vía para liberar el poder de sus Estallidos Lapis, un Arte sonoro muy poderoso. Cada protagonista tiene su propio Estallido Lapis, cada uno con diferentes propiedades, y usarlos en conjunto con sus armas preferidas servirá de gran ayuda para las batallas difíciles.

Competición entre aliadas: La manera en la que las protagonistas suben de nivel dependen de cómo estas participan en el combate. En términos prácticos, esto significa que las protagonistas enviadas al combate pueden recibir experiencia adicional dependiendo en su rendimiento final.

Fundador, redactor jefe y editor de Deculture.es. Jugón desde la vieja escuela, amante de JRPGs y SRPGs, a poder ser de estilo clásico. Lector de cómics, amante del manga clásico.




“Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.”

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.