Expositores oficiales para las ‘amiibo’

Diseño sencillo y elegante para proteger tus figuras

Si eres de los que se preocupa por el factor estético de las figuras amiibo estás de enhorabuena, ya que la compañía Hori ha abierto reservas de dos modelos de expositor exclusivos para estas figuras inteligentes. Dicho artículo cuenta con licencia oficial de Nintendo.

Su diseño es sencillo y elegante, evitando así quitarles protagonismo a las figuras y dándoles una base más atractiva.

La compañía ofrece dos modelos distintos, uno normal a 626 yenes (unos 5 euros) y otro grande a 734 yenes (unos 6 euros).

El modelo normal es hasta la fecha compatible con 17 tipos de amiibo: Mario (Smash Bros. y Super Mario), Luigi (Smash Bros.), Peach (Smash Bros.), Yoshi (Smash Bros. y Super Mario), Fox, Pikachu, Aldeano (Villager), Kirby, Marth, Luigi, Zelda, Little Mac, Lucario, Shulk y Toad.

El modelo grande es hasta la fecha compatible con 15 tipos de amiibo: Donkey Kong, Link; Samus, Entrenadora WiiFit, Pit, Captain Falcon, Estela y Destello, Bowser (Smash Bros. y Super Mario), Ike, Meta Knight, Diddy Kong, Rey Dedede, Luigi (Super Mario) y Peach (Super Mario).

Ambos saldrán a la venta a finales de mayo, pero ya se pueden reservar a través de tiendas de importación.

Fundador, redactor jefe y editor de Deculture.es. Jugón desde la vieja escuela, amante de JRPGs y SRPGs, a poder ser de estilo clásico. Lector de cómics, amante del manga clásico.




  • Manu-G

    Van a haber mas expositores en el mercado que amiibos.

  • misterarrowkey

    todos a gastarse dinero por una cajita oficial, lo veo venir… para guardar otra cosa aún más chorra

    • chibisake

      En realidad no es tan chorra, forma parte del coleccionismo de exposición y su uso tiene décadas.

  • Adrián Pérez

    Que asco me da la fiebre amiibo por Dios…

“Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.”

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.