Reseña: ‘Hideout’

Terror de la mano de Masasumi Kakizaki

Masasumi Kakizaki por fin llega a España. Lo hace de la mano de Milky Way Ediciones y con un tomo único que no deja demasiado tiempo a introducir al japonés — podremos hacerlo con Green Blood, la nueva licencia de la editorial que llegará en unas semanas. Mientras, y desde hace unos meses, tenemos a la venta Hideout, un tomo de terror poco común en nuestras estanterías que a través de un tenebroso y detallado grafismo, sumerge al lector en su mundo de nerviosismo temperamental.

Hideout es la materialización del odio, del sentimiento de resquemor constante capaz de echar por tierra toda aspiración de las personas. Kakizaki se ensaña con el género humano y sus carencias, concentrado en doscientas páginas de claroscuros. La oscuridad de los personajes acaba por devorarlos por dentro y convertirlos en aquello que tanto les repulsaba: el mundo de ahí fuera, la dificultad de hacerle frente; o la comodidad suscitada por el miedo y la debacle personal.

Kakizaki traza en Hideout una serie de objetivos que trata de ir explorando sin mucho éxito. Cuando llegamos al final, parece quedar claro cuál era el mensaje que quería vendernos con su cómic, sin embargo, el medio utilizado para ello no parece el idóneo.

Quizá por su corta extensión, Hideout no termina de consolidarse a nivel de guión; en forma de flashbacks entremezclados con el presente, la historia va dando saltos hacia un desenlace que permita explicar el cómo y por qué.

Y como decía, lo consigue, pero echando la vista atrás, la única sensación que queda es la de viñetas de gran calidad artística colocadas sin ton ni son para dar forma a una historia de venganza, desengaño y vueltas de tuerca que chirrían bastante a la hora de sostenerse como pilares del cuento de terror. Un cuento que sigue muy bien las pautas del género, pero que falla en su construcción.

Podemos ver la desesperación y el miedo en el ambiente, en las caras de los personajes. El artista nipón cumple con creces a la hora de recrear la situacionalidad de la historia con sus dibujos, mientras que el contexto parece danzar en otra dirección para encontrarse en algunos momentos del tomo, que como pequeños chispazos, permiten a la historia avanzar con un rumbo más o menos fijo.

El resultado no es malo, pero queda algo lejos de lo que cabría esperar de una buena historia de terror, que partiendo de una buena premisa, no ha sabido desarrollarse en las mejores condiciones.

Hideout
Lo mejor
  • Los diseños de Kakizaki son muy buenos.
  • Igualmente, logra introducirte muy bien en la oscuridad de sus pasajes.
Lo peor
  • Tomo atropellado que salvo una idea general, no aporta nada al género.
  • La trama y los derroteros que toma son poco acertados.



“Mi título dice que soy Ingeniero en Telecomunicaciones. Mi puesto de trabajo, que soy desarrollador de software. Pero mi corazón me hace creativo.”

Y es que no podía comenzar a escribir estas líneas sin parafrasear la célebre cita de Satoru Iwata que tan bien define mi dualidad y, ya de paso, mi amor por el mundo del videojuego.