Análisis: ‘Lost Dimension’

Encuentros en la dimensión perdida

De vez en cuando se nos presenta la oportunidad de probar juegos un tanto diferentes, que intentan incluir y combinar nuevas ideas y mecánicas con otras ya conocidas para intentar traer un soplo de aire fresco a nuestras consolas. ATLUS y Lancarse se lanzan a intentarlo con Lost Dimension (ロストディメンション), un RPG táctico, que como ya mencioné en mis primeras impresiones, mezcla elementos de algunos juegos y franquicias ya conocidas, como DanganRonpa, Valkyria Chronicles o Etrian Odyssey, añadiendo nuevas mecánicas y una narrativa bastante interesante. De primeras me pareció bastante curioso, así que ¿por qué no darle una oportunidad? A ver si me convencen de que este no es un RPG cualquiera.

La verdad es que a primera vista parece funcionar bastante bien, desde luego las ideas, la narrativa y sus premisas son bastante buenas. Pero según fui jugando, empecé a encontrarme con ciertas cosas que no me gustaron mucho, y que poco a poco se fueron acumulando y acabaron por emborronar un poco mi experiencia con el juego. Así que vamos a echarle un vistazo. Comencemos el viaje por Lost Dimension.

Inicialmente el panorama que se encuentran nuestros protagonistas es bastante típico: el mundo está al borde de la destrucción y nosotros somos los encargados de salvarlo. Para ello tendremos que infiltrarnos en un misterioso pilar aparecido en medio de la ciudad y subir hasta lo más alto para detener a The End, un tipo siniestro y malvado que dice ser el artífice de todo esto.
Concretamente, el protagonista de esta aventura es Sho Kasugai, uno de los miembros de SEALED, grupo de once personas con poderes especiales —Gifts en el juego— encargadas de acabar con el villano.

Personajes de Lost Dimension

No será tarea fácil, porque The End nos contará que hay una serie de traidores entre nosotros, y que para subir por los diferentes estratos del pilar, además de luchar contra los enemigos que encontremos, deberemos intentar adivinar quiénes son esos traidores y eliminarlos en una especie de juicios o votaciones. Y encima, para complicar aún más las cosas, hemos perdido todo recuerdo de antes de haber entrado al pilar.

¿Dónde estamos exactamente? ¿De dónde ha salido este pilar? ¿Por qué The End quiere destruir el mundo?

Quizás todas estas preguntas se vean respondidas una vez ascendamos a lo más alto de dicha estructura…

Lo primero que nos encontramos al entrar al pilar es la zona en la que más tiempo vamos a echar de todo el juego: el lobby. Esta sala será el centro neurálgico de nuestra aventura. Aquí podremos conversar con nuestros compañeros para ganarnos su confianza, podremos subir de nivel nuestras habilidades, equiparnos y comprar nuevas armas y gadgets, y acceder a las diferentes misiones que encontremos en nuestro ascenso por el pilar.

Lost Dimension se apoya en dos pilares fundamentales para intentar marcar la diferencia con el resto de JRPGs, el sistema de combate y el sistema de confianza entre los miembros de SEALED. Así que vamos a ir por partes y analicemos cada uno de ellos.

Empecemos hablando del sistema de conversaciones y confianza. Podríamos decir que es un poco la parte más novela visual del juego. De hecho, si no fuera por la parte narrativa y todas las mecánicas relacionadas con el grupo, la confianza y los traidores, Lost Dimension caería en el saco de los RPG tácticos del montón. Es realmente el punto en el que apuesta fuerte para intentar diferenciarse de los demás juegos, más que con el combate.

Combate Lost Dimension

La temática en sí es interesante. Toca temas como la confianza, la traición, la mentira… En definitiva: la moral. Entre misión y misión podremos aprovechar para conversar con nuestros compañeros de equipo y así conocerles más a fondo: sus metas, sus miedos… Aumentar nuestro vínculo con ellos nos desbloqueará misiones adicionales, y además nos servirá a la hora de combatir, ya que será más probable que hagan un ataque en cadena con nosotros, aunque ya entraremos en detalles con el combate más adelante. Gran parte de las conversaciones están dobladas, y hay que decir que el doblaje –solo está disponible en inglés— es bastante bueno y ayuda a reforzar la personalidad de los personajes, porque lo que es el arte no ayuda mucho. En general el diseño artístico de personajes peca de simple, dejando algunos de ellos un poco que desear.

Todo esto, junto con la habilidad especial de Sho –llamada Deep Vision–, que le permite ver los más profundos pensamientos de sus compañeros para intentar saber sus verdaderas intenciones, culmina en la Sala del juicio, donde deberemos tomar la importante e irreversible decisión de eliminar a uno de nuestros compañeros. Y entonces llega el dilema, porque todos los personajes tienen sus habilidades y estilo propios, y claro, algunos nos gustarán más que otros…

Sé que este personaje es el traidor, pero es que le tengo tan entrenado… ¿Merecería la pena dejarle con vida pese a ser el traidor? ¿Y a quién elimino entonces? ¿Habré elegido bien?

Y os puedo asegurar, que todas estas decisiones, incluso el vínculo que tengamos con nuestros compañeros, tienen un impacto bien importante en el final del juego.

No podemos olvidar que varios integrantes del grupo son unos traidores, y el hecho de tener que reforzar nuestro vínculo con ellos, que nos podamos encariñar con ese personaje, y la toma de decisiones sobre quién debe ser eliminado o no, son pequeños detalles que crean una historia y narrativa bastante atractivas. Para más inri, el juego no permite guardar en un nuevo slot, siempre sobrescribe el mismo archivo, así que el juego esté plagado de situaciones «¿y qué hubiera pasado si…?«

Si ahora le añadimos al juego la existencia de varios finales, y que le elección de los traidores en cada partida sea aleatoria, todo apunta a una cosa: rejugabilidad. Más adelante le dedicaré unas líneas a este apartado, porque me parece bastante importante.

Traidores de Lost Dimension

A primera vista, el sistema de combates puede parecer el típico de un RPG táctico. Combate por turnos, un porrón de misiones, puntos de experiencia, árboles de habilidades… Vamos, lo típico. Hasta que decidimos pillar el mando y empezar a jugar. Entonces nos daremos cuenta de varios elementos que son algo particulares.

Lo primero de todo es el movimiento. Para cada combate elegiremos a 6 integrantes de SEALED, y les moveremos por un entorno tridimensional con total libertad de movimiento –dentro de su rango de movilidad, claro– algo que se parece a lo ya visto en Valkyria Chronicles. Con esto conseguiremos sacar todo el potencial del grupo, gracias a los Assist attacks. La idea detrás de estos ataque es muy sencilla: si cuando atacas a un enemigo tienes algún compañero cerca y entre vosotros hay un vínculo de confianza, tu compañero atacará contigo y haréis una especie de cadena de ataques. Y esto se puede hacer con todos los compañeros del grupo. Otra funcionalidad curiosa es que cada personaje del grupo puede renunciar a su acción en el turno para dársela a otro compañero, por lo que si queremos podremos atacar siempre con la misma unidad, hasta 6 veces en un turno.

Para atacar, podemos utilizar el arma que tengamos equipada en ese momento o bien utilizar los Gifts que posean nuestros personajes. Cada integrante del grupo tiene sus propias habilidades, únicas y diferentes a las de los demás, y podremos mejorarlas y aprender nuevas a través de un árbol de habilidades muy variado y que parece sacado directamente de un Etrian Odyssey. El uso de estas habilidades tiene un coste que no se queda en el simple medidor de magia o puntos especiales, también afectará a la salud mental del personaje. Si este medidor llega a cero, el personaje se volverá temporalmente incontrolable, pudiendo incluso atacarnos, aunque también se volverá mucho más fuerte. Pasados unos turnos volverá a estar fresco como una lechuga.

Todas estas mecánicas también puede usarlas el enemigo, aunque esto en parte es algo negativo, porque muchas veces el combate queda reducido a hacer pequeños grupitos y a intercambiar palizas de ataques en cadena

Estos aspectos del combate nos intentan traen un poco de aire fresco sobre una fórmula bastante machacada en el género, pero tras unas cuantas horas de juego nos daremos cuenta de ciertos errores en el sistema que hacen que todos estos esfuerzos por ofrecer algo nuevo sean en vano.

Lost Dimension matar al traidor

Los escenarios son repetitivos, algunas texturas bastante pobres, hay bajones de frames, los enemigos también se repiten y siempre usan los mismos ataques, la IA en ciertos momentos es pésima, la cámara se vuelve loca durante algunos turnos enemigos. Pero los más graves para mi son las pantallas de carga que aparecen cuando se usa cualquier Gift –algunas duran milésimas, otras llegan a durar segundos–, que rompen totalmente el ritmo del combate, y que en ciertas partes pueden hacer frustrante y aburrido el juego. Porque todo es muy bonito hasta que llegamos a una misión cuyo objetivo es llegar a X zona o acabar con Y unidad enemiga, mientras que los demás enemigos van reapareciendo sin control. No veáis las risas –y el aburrimiento– que se echa uno cada vez que aparecen ingentes cantidades de enemigos que a cada turno realizan ataques en cadena.

Hay que decir que para este análisis se ha utilizado la versión de PlayStation 3 del juego, pero tras probar algunas misiones, pude comprobar que la versión de PS Vita también sufre todos estos problemas de texturas, bajones de frames, etc. Incluso me atrevería a decir que va en general algo peor que la versión de sobremesa.

Mana de Lost Dimension

El juego tiene varios finales, lo que invita a rejugarlo para intentar sacarlos todos, aunque más bien se podría decir que obliga a hacerlo –se necesita jugarlo mínimo dos veces para el final verdadero–, porque cualquier otro final que no sea el verdadero no dice absolutamente nada sobre el desenlace de la historia. Corta de improvisto, a lo bruto, y sin aclarar nada. Y viendo los errores que sufre el juego… a uno se le quitan un poco las ganas de repetirlo todo. Ni aún teniendo disponible el típico modo New Game +.

En definitiva, Lost Dimension intenta escapar de ser el típico RPG táctico utilizando algunas buenas ideas y una narrativa interesantes, pero todos estos esfuerzos caen un poco en saco roto cuando tras varias horas de juego empezamos a encontrar algunos fallos importantes que se dan especialmente durante los combates. La historia toca temas interesantes, como la moral, la toma de decisiones, la traición y la confianza. Hay buenas ideas e intenciones, pero la acumulación de errores que he encontrado son cosas que no se pueden dejar pasar. El juego tiene potencial, pero también tiene, y nunca mejor dicho, varios traidores. Unos traidores que consiguen emborronar una historia interesante y que podría haber conseguido hacer del juego una experiencia mucho más profunda y entretenida.

Lost Dimension ha sido desarrollado para PlayStation 3 y PS Vita, estando a la venta desde el 28 de julio de 2015 en Norteamérica, de la mano de ATLUS, y el 28 de agosto en Europa, de la mano de NISABandai Namco en España—. Para esta análisis se ha empleado la versión americana del juego para PlayStation 3.

7
Lost Dimension (PS3, PS Vita)
Lo mejor
  • La historia, interesante
  • Que los traidores sean aleatorios en cada partida
  • La banda sonora y el doblaje
Lo peor
  • Los bajones de FPS y las pantallas de carga en combate
  • Que te obliguen a rejugarlo varias veces si quieres saber el desenlace de la historia
  • Se puede llegar a completar en algo menos de 20 horas



Redactora de artículos variados (Neon Genesis Evangelion, Utena, Nier Automata, Berserk, D.Gray-man) sobre worldbuilding, personajes o narrativa. De vez en cuando alguno de opinión. Tengo un blog donde hago lo mismo pero con libros.